El dilema del aguinaldo, consumo o pago de deudas
El dilema del aguinaldo, consumo o pago de deudas

¿Pago de deudas, ahorro o consumo atrasados? ¿A dónde destinarán el dinero del aguinaldo y del bono del fin de año los argentinos que recibirán esos extras durante diciembre? En un contexto de alta inflación y caída del poder adquistivo, el margen del dinero que se dirigirá al consumo será más limitado que años anteriores, según estiman los economistas.

Para Gerardo García Oro, investigador en IERAL de la Fundación Mediterránea, el impacto del bono se verá reducido porque una parte se pagará en febrero, con el sueldo de enero. "Lo que sí es claro es que la masa salarial perdió un 9% en términos interanuales al cierre de este año. Los salarios perdieron fuertemente contra la inflación", destacó el economista.

Es previsible que durante las fiestas el consumo se mantenga en niveles bajos

La masa salarial es el resultado del producto de dos variables: empleos por haberes y retribuciones laborales. Por lo tanto, es previsible que durante las fiestas el consumo se mantenga en niveles bajos.

En el caso de los trabajadores informales, puede también haber algún tipo incentivo por alguna negociación particular y, en ese caso, lo más probable que ese dinero vaya directamente a consumo o al pago de deudas acumuladas de las familias. "La situación del aumento de las tarifas seguramente haga que parte de ese bono tienda a paliar esos compromisos", destacó García Oro.

Los especialistas aseguran que el impacto de aguinaldo y bonos en el consumo será limitado
Los especialistas aseguran que el impacto de aguinaldo y bonos en el consumo será limitado

El especialista recordó que en la Argentina, hay 4,4 millones de asalariados en la informalidad que no necesariamente reciben alguna retribución y otros 3,2 millones de cuentapropistas no profesionales que también están en una situación de más fragilidad.

Con todo, los niveles de deuda de los consumidores argentinos aun se mantienen en niveles moderados. "No vemos que los niveles de irregularidad del crédito al sector privado sean alarmantes, según los últimos datos provistos por el BCRA, que son de septiembre; lo que no quita que exista una tendencia alcista dada la profundización de la caída en la actividad y la aceleración de la inflación de los últimos meses", explicó Nicolás Crespo, analista económico de la consultora Elypsis.

Con todo, los niveles de deuda de los consumidores argentinos aun se mantienen en niveles moderados

Según el último informe de bancos del BCRA, que corresponde a septiembre, la morosidad de los préstamos a las familias se incrementó, en promedio, ligeramente hasta 3,6% de la cartera. En el caso de las líneas al consumo, que incluyen a las tarjetas de crédito, el porcentaje ascendió a 4 por ciento.

"De esta forma, el aguinaldo, el bono al sector privado registrado, el bono al sector público y los aumentos por movilidad social a jubilados, pensionados y asignaciones ayudarían a apaciguar el clima de tensión social hasta que comience la verdadera recomposición del poder adquisitivo, con la entrada en vigencia de los acuerdos paritarios de 2019 que apuntarían a aumentos mayores a la inflación esperada como compensación por lo ocurrido este año", añadió Crespo.

Las promociones serán clave para lograr mover la aguja del consumo
Las promociones serán clave para lograr mover la aguja del consumo

Esto, claro, siempre que se cumpla con la condición de que la inflación continúe una trayectoria descendente, como comenzó a suceder desde el pico de septiembre.

Para que el dinero de aguinaldo y bono llegue a tener impacto en el consumo, coinciden los especialistas, deberá haber tranquilidad en dos variables: cotización del dólar e inflación. "Son los temas que pueden poner más nerviosos a los consumidores. Dicho eso, sin dudas, el bono y el aguinaldo son paliativos que van a permitir atemperar un contexto per se complejo", destacó Gustavo Oliveto, fundador de la consultora W.

El bono y el aguinaldo son paliativos que van a permitir atemperar un contexto per se complejo

Según su visión, será una Navidad con un consumidor "austero recargado", que va a comprar buscando la mejor oportunidad. Por eso, los estímulos que pueda generar el mercado van a estar siendo seguidos con mucha atención y ya se prevén que haya varias promociones de alto impacto, al estilo "sale" americano.

"Para mover la aguja esta Navidad, tenés que ser capaz de llamar la atención", advirtió Oliveto. Un ejemplo fue el reciente Black Friday, con descuentos que permitieron a las marcas crecimiento de 40% en facturación y 22% más de tickets que el año pasado.

Nivel de irregularidad de créditos

Fuente: BCRA
Fuente: BCRA

Para Oliveto, el panorama de consumo para este fin de año se puede comparar con 2009. "La diferencia es que este año la caída es más marcada en el cuarto trimestre y llegás a la llegas a la Navidad en el punto más frío del año", explicó. Además, hoy le quita dinamismo al consumo la falta de financiamiento o el financiamiento muy caro.

Juan Manuel Primbas, manager director de la consultora especializada en consumo masivo Kantar Worldpanel, estos adicionales al salario van a tener un impacto relativamente bajo en el conjunto. Entre otras razones, porque no alcanzará a todos los asalariados y el pago será diferido en dos cuotas. "Es una ayuda de corto plazo, para pasar las Fiestas, pero no creo que tenga un alto impacto", dijo. Para la recuperación del consumo, según su visión, tiene un impacto más positivo la desacelaración de los precios.

Seguí leyendo: