Las automotrices, preocupadas por una demora en la aprobación de la reforma tributaria

En la reunión de fin de año con los medios, los directivos de Asociación de Fabricantes de Automotores de Argentina  (ADEFA) informaron acerca del desarrollo de la industria automotriz este año, de las expectativas para 2018 y de las inversiones por unos USD 5.000 millones que las terminales invertirán en la Argentina relacionadas con el Plan 1 Millón firmado con el Gobierno en abril de este año. Con respecto al futuro, los directivos anticiparon un crecimiento de la producción de 10%, llegando a unas 520.000 unidades en 2018, mientras las exportaciones crecerían un 20% por la recuperación de Brasil, para así llegar a unas 245.000 unidades.

La reunión se desarrolló en la sede de la institución y participaron su presidente Luis Fernando Gamboa (Renaul Argentina), el vice presidente Cesar Ramirez Rojas (Scania Argentina), el secretario Rodrigo Perez Graziano (Peugeot), y el Director Ejecutivo Fernando Rodriguez Canedo. Los empresarios se mostraron muy a favor de la política instrumentada por el presidente Mauricio Macri. En ese aspecto, Gamboa puntualizó que "este es un Gobierno que muestra credibilidad y ha tomado medidas que van a favor de las empresas y de la gente, por ese motivo nuestro sector está dispuesto a invertir unos USS 5.000 millones en la Argentina.

Fuente: ADEFA

Además, Gamboa agrego que mas allá de la coyuntura actual, espera que el Gobierno logre la aprobación de las tres reformas que están en el Congreso.

Con respecto de una de ellas, la impositiva, los empresarios manifestaron que en caso de no aprobarse antes de fin de año, el Gobierno debería firmar un decreto para que la reducción del impuesto interno que se aplica a los autos de $ 380.000 a $ 800.000 deje de aplicarse luego del 31 de diciembre. "Esta reducción del impuesto interno forma parte de la reforma impositiva por lo tanto, de no aprobarse, el Gobierno debería promover un decreto para sacar ese impuesto ya que hay empresas que importaron los autos y ya están comercializando los mismo sin considerar ese gravamen", manifestaron desde ADEFA.

En la actualidad el impuesto interno a los autos grava con un 10% (la tasa efectiva es de 11,1%) los autos de $380.000 o más, y con un 20% (25% efectiva) para los vehículos de más de $800.000. El impuesto interno no afecta la exportación y se cobra en terreno comercial (se suma al precio con los gastos y rentabilidad de las concesionarias). Hoy lo pagan algunas versiones de los modelos SW4 (Toyota), Vito (Mercedes), HR-V (Honda), Focus III (Ford), Fluence (Renault), C4Lounge (Citröen), 308 (Peugeot) y el Cruze II (Chevrolet). La prórroga de julio pasado vence en el 31 de diciembre. En caso de no aprobarse la reforma impositiva que incluye la eliminación de ese impuesto para esa fecha, el Gobierno tendrá que decidir qué hacer. En la presentación que el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne hizo en el Congreso mostró que se elimina la carga para los autos de entre $380.000 y $800.000 pero no se sabe que pasará con los más caros.

"Lo importante es que las ventas de autos se convirtieron este año en la gran noticia ya que los patentamientos llegaran a unas 900.000 unidades con un aumento del 27%" manifestó el presidente de ADEFA  Fernando Gamboa y agrego que "en el caso de la producción, la recuperación ha sido más lenta y solo crecerá un 2%, mientras que en exportaciones esperamos llegar al 10%".

Fuente: ADEFA

"Estos números presentan dos aspectos positivos: por un lado, de continuar el crecimiento sostenido en producción, se podrá cumplir con el Plan 1 Millón que se acordó con el Gobierno al inicio de año, en el cual se prevé fabricar esa cantidad de unidades en 2023. Por otro lado, esto está alineado con la recuperación de Brasil y con la posibilidad de seguir ganando mercados, los cuales ya se ampliaron este año como México Y Colombia. Un 65% de los autos nacionales van a Brasil y otro 35% a mercados como Colombia, Chile, Uruguay y África, entre otros nuevos países que se fueron sumando", manifestó Gamboa, quien destacó también la necesidad de mejorar la competitividad, bajar los costos logísticos y los costos laborales no salariales de la industria y ayudar a la reconversión de la industria de autopartes.

Gamboa se refirió también a los futuros acuerdos de libre comercio del Mercosur con México, un tema que se trató recientemente en el encuentro de la OMC. "Se necesita tiempo para ponerlos en marcha, porque hoy generarían un impacto en la actividad y por ahora nuestra industria no está preparada para el libre comercio y las que más lo sufriría sería la industria autopartista.

LEA MAS

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS