Las dos caras del triunfo de Djokovic en Roland Garros: del enojo por el grito de un fanático al maravilloso punto que desató una ovación

El serbio dejó en el camino al español Carballés Baena con un 6-4, 6-1 y 6-2 y se clasificó a la tercera ronda del Grand Slam

Guardar

Nuevo

Novak Djokovic sigue demostrando que corre en su interior la llama del desafío: volvió a mostrar un sólido nivel en la segunda ronda de Roland Garros para dejar en el camino al español Roberto Carballés Baena con un 6-4, 6-1 y 6-2 en dos horas de actividad en el Court Philippe-Chatrier.

El serbio de 37 años arribó al Grand Slam francés como número 1 del mundo y campeón defensor, pero arrastrando una temporada completamente agridulce sin registrar finales y con incidentes llamativos como el botellazo involuntario que recibió en la cabeza o el mareo que padeció semanas atrás.

Sin embargo, su rumbo hasta el momento en París es sin vacilaciones tras imponerse también en tres sets al local Pierre-Hugues Herbert en el estreno (6-4, 7-6 y 6-4), quien había desembarcado en el main draw tras recibir un wild card de la organización.

Independientemente del buen nivel que mostró en esta segunda fase contra el actual 63 del planeta, Nole tuvo dos momentos especiales con el público como protagonista. Cuando el duelo estaba 5-4 a su favor y buscaba cerrar el primer parcial durante el saque del español, Djokovic vivió una escena singular en la bola que lo dejó 15 iguales con su rival. Un exquisito drop shot parecía dejar el tanteador 0-30 a su favor, pero Carballés Baena corrió a toda velocidad al mismo tiempo que la gente convertía el murmullo en un grito.

Tras la definición de su contrincante, el ganador de 24 títulos Grand Slam miró a la tribuna y se dirigió directamente ante el juez Nico Helwerth para exponer su queja, al mismo tiempo que se empezaba a escuchar un abucheo desde las gradas. El árbitro alemán se dio vuelta inmediatamente y lanzó una advertencia rumbo al fanático que parecía ser destinatario del momento de furia del serbio.

Pero ese momento de incomodidad se terminó por completo cuando uno de los mejores jugadores de la historia soltó toda su magia sobre el court para iniciar el tercer set. La balanza ya estaba de su lado con un 6-4 y 6-1 mientras Carballés Baena buscaba iniciar el parcial con su servicio de buen modo. El español estaba 30-0 arriba, pero Nole –tras un intercambio de alto nivel– finalizó la jugada definiendo por el costado de la red y desatando el delirio de los presentes.

Ese maravilloso acierto se transformó en energía, ya que ganó todas las bolas siguientes para quebrar el saque de su contrincante a punto tal incluso de finiquitar ese set con un 6-2 en el primer match point que cayó de su lado.

“Muchas gracias, lo echaba mucho de menos. Gracias por estar ahí, por el apoyo. Sé que los últimos 2 o 3 días han sido difíciles para el público porque ha llovido mucho”, dijo Djokovic tras el juego.

Luego de sumar su tercera victoria en el historial ante el español, Djokovic ahora deberá esperar en tercera ronda por el vencedor del choque entre el local Gael Monfils y el italiano Lorenzo Musetti.

El clima lluvioso de los últimos días en territorio francés retrasó la agenda del torneo y en la jornada del jueves se definirán varios partidos para dar mayor claridad al cuadro de la tercera ronda. Hasta el momento, el ruso Andrey Rublev chocará en esa instancia con el italiano Matteo Arnaldi, el español Carlos Alcaraz irá con el norteamericano Sebastian Korda, el canadiense Denis Shapovalov frente al polaco Hubert Hurkacz, el búlgaro Grigor Dimitrov contra el belga Zizou Bergs, el italiano Jannik Sinner se topará con el ruso Pavel Kotov y el alemán Alexander Zverev con el neerlandés Tallon Griekspoor.

Guardar

Nuevo

Ver más

Últimas Noticias