Desalojaron el estadio de Gimnasia por una amenaza de bomba en la previa del clásico ante Estudiantes

A menos de cuatro horas del partido entre el Lobo y el Pincha, las autoridades policiales debieron intervenir debido a un llamado anónimo que habían recibido al 911

Compartir
Compartir articulo
(Aglaplata)
(Aglaplata)

Una situación insólita se vivió en la Ciudad de las Diagonales. A poco más de 4 horas del horario previsto para el inicio del clásico platense entre Gimnasia y Estudiantes, la policía provincial desalojó esta tarde el estadio del ‘Lobo’ en el Bosque, solicitándole a las personas que se hallaban trabajando en el interior del escenario que abandonen el lugar.

Los efectivos de la Policía platense recorrieron las instalaciones de 60 y 118 y conminaron a los pocos simpatizantes de del Tripero que se encontraban en el lugar colgando sus respectivas banderas que dejen el estadio debido a un posible atentado. La amenaza anónima de haber colocado un artefacto explosivo se recibió pasadas las 14 y las puertas del Juan Carmelo Zerillo tenían previsto abrirse a las 16:30, es decir, tres horas antes del horario pautado para el arranque de este cotejo válido por la séptima fecha de la Copa de la Liga Profesional (LPF). Según las primeras informaciones, el resultado de las pericias fue negativo y no existe peligro, por lo que no corre riesgo el clásico platense.

El Lobo recibirá al Pincha, en un nuevo derby que dividirá a la ciudad. El horario del partido estaba pautado para las 19:30, con arbitraje de Pablo Dóvalo en el campo y Silvio Trucco en el VAR.

El conjunto local llegará con 9 puntos en la Zona A del torneo doméstico, mientras que el combinado de Eduardo Domínguez cuenta con 14 unidades en la Zona B. El cuerpo técnico de Leonardo Madelón dispuso que el juvenil Sánchez le ganara la pulseada a Federico Milo, al tiempo que Gustavo Canto seguirá en el lateral izquierdo. Es decir que el DT resolvió sacar a Cabral del once inicial, algo que ya había decidido en el segundo tiempo frente a Rosario Central. En tanto, el ingreso de Rodríguez por Colmán, que aún no está recuperado al ciento por ciento de su molestia muscular, determina por parte del entrenador un cambio de sistema. De no haber sorpresas en el último ensayo, el estratega con pasado en Unión de Santa Fe apostará a un doble cinco con más marca y presión con la intención de cortar el juego interno de Estudiantes. De esta manera, Pablo De Blasis jugará más adelantado, mientras que el tridente de ataque lo conformarán Matías Abaldo, Ivo Mammini y Benjamín Domínguez. En principio el dibujo táctico sería un 4-2-3-1.

El León, por su parte, contará con el regreso de Enzo Pérez, emblema del equipo, en la zona media, por Fernando Zuqui en la mitad de la cancha y el entrenador mantendrá la dupla de ataque de Javier Correa y Mauro Méndez. El interrogante está en el lateral izquierdo, donde Gastón Benedetti (tiene más chances) y Eric Meza pelean por ese lugar. Domínguez también probó con Zuqui por el chileno Javier Altamirano, aunque más pensando en una alternativa para usar en el desarrollo del partido que desde el arranque.