Martín Palermo lagrimeó tras clasificar a Platense a la final de la Copa de la Liga y explicó los motivos detrás de su emoción

El DT del Calamar expresó sus sensaciones luego de la victoria por penales del Calamar ante Godoy Cruz

Compartir
Compartir articulo

Platense dio el golpe y se metió en la final de la Copa de la Liga: el conjunto que dirige Martín Palermo venció por penales a Godoy Cruz en San Nicolás (tras igualar 1-1 en los 90 minutos), con un Ramiro Macagno imperial, dado que atajó cuatro disparos desde los 12 pasos.

El Titán, que arribó Vicente López con la misión de conseguir la permanencia del Marrón en Primera, terminó llevándolo a una final, que se jugará el próximo sábado 16 de diciembre, y todo indica que será en el estadio Madre de Ciudades de Santiago del Estero. Apenas finalizado el partido, tuvo un buen gesto con el plantel rival: se acercó uno a uno de los representantes del Tomba y los saludó y felicitó, pese al doloroso momento que atravesaban.

Luego, montado en la algarabía, se arrimó a la popular rebosante de fanáticos de Platense y soltó varias lágrimas, mientras hacía visera con sus manos y señalaba algún sector de las gradas que correspondieron a los fanáticos del vencedor. Antes, vivió con intensidad el partido, en el que su equipo supo estar en ventaja gracias a la conquista de Ronaldo Martínez. Incluso, tuvo una actitud controvertida, cuando “rechazó” una pelota cuando llegó a su sector, para evitar que el rival sacara rápido. El árbitro no lo sancionó como correspondía.

Ya más calmo y con el pasaje al partido por la gloria, el ex delantero, contó qué lo llevó a quebrarse en los festejos. “Soy más sensible que la mierda, me habrán visto mariconear en la cancha. Fue por ver a mi familia, a la gente de Platense. Si no te modifica todo esto, es porque no sentís la pasión por todo esto”, se explayó.

Luego, ensalzó a sus orientados, que le dieron una satisfacción tal vez impensada al inicio de la temporada: “Es una alegría inmensa. Estoy agradecido y orgulloso del plantel que tengo, estos jugadores no dejan de sorprenderme, de demostrar que tienen un hambre increíble por conseguir cosas importantes y quedar en la historia de Platense. Es lo que se vio del equipo a lo largo del campeonato. Gracias a eso, a que no se conformaron con el objetivo de salvarnos del descenso, sabíamos que podíamos ir por más. Ver a toda la gente tan feliz, mucha gente grande que se acercó hasta acá, darle esta alegría... Ojalá cerremos el campeonato como todos queremos”, describió.

Instantánea con Palermo tras el hito del Calamar
Instantánea con Palermo tras el hito del Calamar

“A los muchachos les digo: disfruten. Cuando asumimos, era un desafío muy grande para mí y el cuerpo técnico, por dónde estaba Platense. Era confiar, que hubiera una complicidad muy grande entre todos. Vivimos momentos muy duros, pero me sentí siempre muy protegido y acompañado por los jugadores. Eso te da la gratificación de que podés superar situaciones, nos unimos más que nunca, estamos más fuertes que nunca y hoy disfrutamos algo histórico para el club. Confiamos en que la gente nos acompañe y siga apoyando como en el día de hoy. Habrá que ir a Santiago del Estero con toda la fe y la confianza”, continuó el ex Estudiantes y Boca.

“Uno sufre como si estuviera adentro de la cancha, pero ya no podemos hacerlo. En los clubes donde me tocó estar me involucro, para aportar mi conocimiento y experiencia, he crecido como DT, aprendí a tomar decisiones que en otra época me hubieran afectado”, confesó. Y ese crecimiento lo llevó a una definición soñada para todo Vicente López.

* La “avivada” de Palermo en pleno partido