La clave del éxito del Diablito Echeverri: cómo hizo para sobrellevar la presión mediática desde los 11 años

La estrella de la selección argentina Sub 17 es viral desde muy pequeño gracias a sus destacadas jugadas y cuenta con miles de seguidores en las redes sociales

Compartir
Compartir articulo
El diablito Echeverri sobre la presión de la gente

“Estoy muy tranquilo. Ayer hablé con mi familia sobre este tema porque me pasan muchas cosas siendo tan chico. Como que siento mucha presión de la gente y tengo que convivir con eso. A veces me estresa o me cansa, por así decirlo. Tengo que tratar de convivir con esto que la verdad que es un montón, pero estoy muy bien acompañado. Estoy muy contento también. Ayer estaba un poco bajón por ese tema, porque hay mucha expectativa hacia mí, porque uno se pone a pensar y dice ‘tengo que dar lo mejor para que la gente piense todo lo que se habla de mí’, pero una vez que entro a la cancha trato de olvidarme y darle lo mejor al equipo”. Con esas palabras, Claudio Diablito Echeverri expresó luego de la victoria ante Venezuela cómo trata de asimilar la presión del público.

El caso de Echeverri no es como el de la mayoría de sus compañeros de equipo en la selección argentina Sub 17. El chaqueño, incluso antes de iniciar su camino en las juveniles, ya era viral en las redes sociales, cuenta más de 300 mil seguidores en Instagram y varios simpatizantes de River Plate depositaron todas sus esperanzas en este habilidoso futbolista. Llegó a Núñez en 2017 proveniente de Deportivo Luján, y en menos de un semestre se convirtió en viral por sus goles a los equipos más poderosos de Europa durante un torneo disputado en Italia. Uno de sus primeros highlights en hacerse conocido fue cuando tenía 11 años y le marcó cuatro goles a la Juventus en el Venice Champions Trophy.

Martín Pellegrino, quien fuera uno de sus entrenadores en Novena División, en diálogo con Infobae explicó que incluso los rivales se preparaban de una manera especial para enfrentar al Diablito. “Desde chico tuvo esa posibilidad de destacarse. Y los rivales, a medida que fueron creciendo y pasando los años, se preocuparon por enfrentar a un rival de la categoría de Claudio, de tomar recaudos. No es lo mismo Infantiles que fútbol amateur. Le fueron haciendo una marca diferente. Tuvo que aprender de diferentes obstáculos, aprender a jugar al fútbol, no tanto a la pelota, entender los espacios, jugar en equipo, esto es un deporte en equipo, en el que los compañeros lo ayudan a él y él a sus compañeros, Es muy inteligente y eso lo supo entender e incorporar rápidamente”.

Ante este escenario, ¿cómo hace un futbolista tan joven para asimilar esa “presión”? “Primero, con la palabra, hablando mucho con los chicos. Tratamos de explicarles que los elogios son lindos, hacen bien, pero que muchas veces confunden, sobre todo cuando vienen de parte de las redes sociales, de gente que no está en el día a día con él. Él tiene que escuchar a sus entrenadores, sus padres, su entorno íntimo, esos son los que realmente lo quieren y quieren lo mejor para él. Y tratar de abstraerse de los elogios de la gente, de las redes sociales, que son cosas lindas pero que muchas veces son ficticias y no marcan la realidad. Tratamos de hacerle ver esa realidad. Claudio es un chico muy inteligente, muy buena persona y lo pudo sobrellevar”, explicó el ahora entrenador de la Octava División.

“Son tratados como profesionales y son chicos. Algunos son niños y otros adolescentes. La diferencia con el profesional es que el profesional cobra, pero ellos se entrenan de lunes a viernes, van al gimnasio, viven la misma vida que un profesional, con las exigencias parecidas a las de un profesional, pero con las problemáticas de un adolescente . Desde ese lado tratamos de abordarlos, explicarles y entenderlos también. De los errores que pueden llegar a cometer, que son normales, y los acompañamos en ese proceso, para que cuando lleguen a Primera lo puedan hacer bien formados y comentan la menor cantidad de errores posibles”, concluyó.

Pablo Fernández, su otro entrenador en Novena División -ahora también lo tiene en Reserva al ser el ayudante de campo de Marcelo Escudero-, también ponderó su fortaleza mental y formación para acomodarse de la mejor manera a esta situación. “Una clave es la personalidad de él. El pibe tiene una personalidad muy particular. Es muy humilde, trabajador. Hay muchos jugadores que sacaban mucha diferencia en fútbol infantil y cuando llegan a juveniles y uno los trata a todos por igual sienten que ya no son la estrella, ponen caras, dicen cosas. Este chico nunca fue así, nunca puso cara si le tocó salir. Es muy centrado, muy humilde. El primer mérito es de él mismo, por ser de esa forma. Es un chico muy educado”, comenzó su relato con este sitio.

El Diablito Echeverri se sacó una foto con Lionel Messi tras realizar una práctica con los dirigidos por Lionel Scaloni
El Diablito Echeverri se sacó una foto con Lionel Messi tras realizar una práctica con los dirigidos por Lionel Scaloni

“Siempre fue muy humilde en su forma de manejarse. Después de parte nuestra, la mejor forma, desde Novena, que fue cuando me tocó recibirlo por primera vez… Lamentablemente nos tocó la pandemia. Pero en esos meses el secreto máximo fue que tratamos a todos los chicos por igual. Desde el 1 hasta el 35. Eso también les pone los pies sobre la tierra, no hay trato preferencial. No es que entrena dos días menos y juega igual, o ‘vení que sos un fenómeno’ o ‘el equipo es Claudio más 10′. Nunca vi que se lo ponga en un lugar diferente al del resto de los compañeros, y eso hace que tenga los pies sobre la tierra. Creo que el club tampoco se apuró en hacerle el contrato, se lo hizo cuando ya no pudo sostenerlo más. A fines del año pasado, con lo de la Selección, comenzó como un nuevo envío de la parte pública. Sumado a que debutó en Reserva con un gol. Cuando volvieron de las vacaciones firmó el contrato. Ahora se potenció un poco más con el Sudamericano”, esbozó el asistente de la Reserva. Actualmente su cláusula de salida es de 25 millones de euros, pero ante la gran cantidad de clubes poderosos de Europa interesados en contratarlo desde River Plate informaron que buscarán elevar su precio hasta los 50 millones mediante un nuevo vínculo.

Otro factor que pudo influir en esta historia es que River Plate le consiguió una vivienda para que el Diablito Echeverri dejara la pensión y pudiera estar junto a sus padres para atravesar todo este proceso. “Él se pudo desarrollar acá con la familia. Tiene valores de humildad, de trabajar, entiendo que al estar acá con los padres ayudó en esa formación. El no sufrió tanto el desarraigo. Tiene una forma muy particular, siempre con la cabeza abierta para recibir indicaciones y sugerencias”, cerró Fernández.

Seguir leyendo: