La ruta del talento: los ancestros italianos de Manu, Messi y Scaloni vivían en pueblitos vecinos en 50 kilómetros a la redonda

En la región de Las Marcas (Le Marche), en las provincias de Macerata y Fermo, se encuentran las raíces familiares de los tres grandes campeones argentinos. Cómo se descubrió la coincidencia y el aporte del autor para cerrar el círculo

Guardar

Nuevo

Ginóbili, Messi y Scaloni, figuras del deporte mundial, cuyas familias llegaron a la Argentina desde una acotado región italiana
Ginóbili, Messi y Scaloni, figuras del deporte mundial, cuyas familias llegaron a la Argentina desde una acotado región italiana

Para definir la cercanía entre lugares, un antiguo aforismo italiano la define como “l´abbaio di un cane” (el ladrido de un perro). Esa escasa distancia es el lazo invisible que hoy sale a la luz y que une las historias de Leo Messi, Manu Ginóbili y Lionel Scaloni. Una notable particularidad dada la increíble historia que atraviesa generaciones pero que tiene una raíz común: los pueblos de Italia de los que son oriundos sus antepasados, tan cercanos que determina que las tres familias vivían a unos escasos 30 kilómetros uno de otro. La región del milagro: Las Marcas. Las provincias: Macerata y Fermo. Allí, de tres pequeños pueblos vecinos, cuna de un talento insospechado entonces, partieron sus ancestros hacia la Argentina a comienzos del siglo XX cuando la hambruna asolaba a la península y el sueño de muchos de “hacer la América” se mezclaba con el dolor de dejar su tierra y sus afectos pero con la esperanza de un futuro mejor. Una historia común a muchos argentinos, pero que en este caso adquiere una mayor relevancia con ribetes insospechados dada la magnitud de estos bisnietos notables que lograron superar los sueños de sus antepasados y, más que “hacer la América”, conquistaron al mundo.

En una pequeña región de Italia -Las Marcas-, vivían las familias originales de tres deportistas que harían historia en la Argentina, país receptor de las grandes oleadas de inmigrantes de 1900
En una pequeña región de Italia -Las Marcas-, vivían las familias originales de tres deportistas que harían historia en la Argentina, país receptor de las grandes oleadas de inmigrantes de 1900

Como tantos otros miles, los Messi-Cuccitini (Coccettini originalmente), los Ginóbili-Maccari, los Scaloni, dejaron su Italia natal en el 1900 arrastrando la incertidumbre, el desgarro por el desarraigo, dejando atrás a padres, hermanos e hijos, con una mano atrás y otra adelante y guiados por un gran espíritu emprendedor. Como tantos miles hicieron la travesía en carreta desde sus pueblos, por lo general hasta Génova, el puerto desde donde partían la mayoría de los inmigrantes. Treinta días de viaje a bordo de un barco con pasajes de tercera clase para finalmente arribar a Buenos Aires, con el temor a lo desconocido pero abrazados a un nuevo horizonte en la tierra prometida. Lejos estaban de saber aquellos inmigrantes que un siglo después sus descendientes iban a ser artífices de enormes logros y generadores de alegrías colectivas sin precedentes. Uno se iba a convertir en el más grande futbolista del mundo; otro en el mejor basquetbolista de la historia de la Argentina y uno de los mejores extranjeros de la NBA, y el tercero, en el mentor de “La Scaloneta” y consagrado director técnico de la selección argentina de fútbol campeona del mundo. “La ruta del talento” bien podría definirse ahora al corredor que une a las tres pequeñas localidades de Las Marcas, en la Italia central, una de las veinte regiones de la península. San Severino Marche (Messi-Cuccittini), a 37 kilómetros de Corridonia (Ginóbili) y Magliano Di Tenna (Scaloni), a 21 kilómetros de la anterior. Un total de 58 kilómetros hoy vinculados por el legado de sus hijos pródigos a base de inteligencia, mentalidad ganadora y una decisión inconmovible de triunfar.

El sociólogo italiano Fiorenzo Santini, un especialista en la emigración marchigiana a la Argentina, fue clave a la hora de desentrañar esta historia. Su perseverancia le permitió en 2022 confirmar la hipótesis de los orígenes italianos de Leo Messi. Tras una ardua investigación de tres años, confirmó que la abuela materna del 10, Celia Oliveira Cuccittini -Coccettini-, nació y se crió en la localidad de San Severino Marche. Estaba casada con Antonio Cuccitini y con él tuvo una hija, Celia María Cuccittini, la madre de Lionel Andrés Messi Cuccittini. “El padre de Lionel -afirma con orgullo Santini- una vez me preguntó sobre la ciudadanía de su esposa, pero el apellido Cuccittini no existe en Italia. Al final tuve la intuición de que el nombre podía haber sido mal registrado. Efectivamente así fue. El nombre original de la familia Cuccittini era de hecho Coccettini y provenía de San Severino Marche. Encontré el certificado histórico de la familia que emigró primero a Brasil y luego a Argentina y este certificado encaja perfectamente con otro argentino de un primo de la madre de Lionel”, señala el investigador.

Con esta constancia el municipio reconoció a Messi en 2022 como “ciudadano honorario”. Los orígenes de Leo son así pura cepa de Macerata ya que también se había podido constatar que el tatarabuelo de Leo, Angelo Messi, emigró a la Argentina en 1883 desde la localidad de Recanati, cercana a San Severino Marche. Sin embargo, el inquieto Santini quería ir por más. Sabedor del origen “marchigiano” de Ginóbili se propuso años atrás comprobarlo fehacientemente. Pero no le fue fácil. Santini había encontrado en los Archivos Estatales de la provincia de Macerata un documento que luego sería imprescindible: la matrícula de un tal Antonio Ginóbili, hijo de Luigi Ginóbili y Rosa Lattanzi, de Pausula (hoy Corridonia). Sin embargo, Santini no lograba vincular a Antonio con la familia del cuatro veces campeón de la NBA. Incluso dudaba acerca del pueblo de donde eran oriundos. Los datos obtenidos eran contradictorios y estaba limitada a las localidades de Massa Fermana, Mogliano, Corridonia y Petriolo. Estaba a punto de cerrar su investigación cuando un mes atrás dio con un ejemplar de “Manu. El cielo con las manos”, la biografía de Ginòbili que escribí, en la que hice una minuciosa investigación sobre los orígenes italianos de Manu.

Entre los socios de la Sociedad Italiana de Bahía Blanca, el autor encontró a los hermanos Antonio y David(e) Ginobili, dato que sirvió a un especialista italiano para ubicarlo como originarios de Corridonia
Entre los socios de la Sociedad Italiana de Bahía Blanca, el autor encontró a los hermanos Antonio y David(e) Ginobili, dato que sirvió a un especialista italiano para ubicarlo como originarios de Corridonia

En el libro, y en base a distintos documentos que pude obtener, reconstruí el árbol genealógico de los Ginóbili, encabezado por Luigi Ginóbili y Rosa Lattanzi, padres de David Nazareno, el bisabuelo de Manu que llegó a Bahía Blanca en el 1900. Pero David Nazareno no arribó sólo. En 1905 llegó a la Argentina su hermano Antonio y en 2007 su otro hermano Giuseppe. Incluso, David y Antonio, según pude corroborar tras buscar por largas horas en los archivos de la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos e Instrucción de Bahía Blanca, que ambos figuran en el libro 120 del listado de socios. Antonio con el número 849 y David con el 850. En el libro 121, el de la “lista electorale”, también de 1921 figuran ambos, uno detrás del otro, con la salvedad de su nombre escrito en italiano (Davide).

Santini pudo confirmar así que David Nazareno y Antonio eran hermanos. La coincidencia en los nombres de los padres de Antonio -Luigi Ginóbili y Rosa Lattanzi - que había obtenido de los archivos de Macerata con los de David Nazareno obtenidos de mi investigación fueron la luz al final del túnel. Por fin pudo confirmar que la familia proviene de Corridonia, que en 1900 tenía tan solo 8.950 habitantes, algunos de ellos los antepasados directos de Manu. Tanto es así que las autoridades de la localidad tramitan declarar al múltiple campeón de la NBA como ciudadano honorario. La investigación de Santini, incluso, permitió corroborar las raíces marchigianas de los Maccari, la rama materna de Manu, originarios de Pollenza, muy cercana a Corridonia. El sociólogo pudo así cerrar un capítulo, y de los grandes, en su intento por descubrir las raíces de celebridades que tienen su origen en la provincia de Macerata.

Magliano di Tenna hoy, el pueblito donde nació el bisabuelo de Lionel Scaloni, Enrico, quien en 1900 viajó a la Argentina
Magliano di Tenna hoy, el pueblito donde nació el bisabuelo de Lionel Scaloni, Enrico, quien en 1900 viajó a la Argentina

La confirmación de la localidad exacta de donde son oriundos los antepasados de Manu Ginóbili (Corridonia) más la anterior que había hecho con la de Messi (San Severino Marche), me llevaron a consultar a Santini acerca de la distancia existente entre ambas localidades: 37 kilómetros, corroboró Santini ante mi consulta. “L´abbaio di un cane” (el ladrido de un perro), me dijo para ejemplificar esa cercanía. Increíble pero real. Pero había más para hacer más potente esta increíble historia de lazos ancestrales, cercanía y devenir en común. A la luz del campeonato del mundo obtenido por la Argentina en diciembre de 2022, el sociólogo Santini, conocedor de la raíz “marchigiana” de Lionel Scaloni, se propuso dar con la localidad de orígen de sus ancestros. Decidido no tardó en confirmar hace pocos días, con la documentación pertinente, que el bisabuelo de Scaloni, Enrico, emigró en 1900 a la Argentina desde Magliano di Tenna, que entonces no pasaba de los 1.300 habitantes, y como el bisabuelo de Ginóbili se afincó en Bahía Blanca aunque luego se trasladó a Pujato, Santa Fe, otro de los destinos preferidos por los inmigrantes italianos.

En 1978 nace Lionel Scaloni, hijo de Ángel y bisnieto de Enrico. El punto máximo de las coincidencias es que la distancia entre Magliano di Tenna, lugar de origen de los Scaloni, y San Severino Marche, la de Messi, es de 51 kilómetros. En el camino, casi en el medio, se encuentra Corridonia, la de Manu. Sus ancestros respiraron el mismo aire, transitaron los mismos caminos y con los mismos miedos pero plenos de coraje hicieron la misma travesía que los dejó en un destino común: la Argentina. Cien años después sus descendientes, imbuidos por ese espíritu emprendedor, saltando obstáculos a fuerza de empuje y talento, quedaron unidos para siempre en el corazón de todos.

Leo, Manu y Lionel. Messi, Ginóbili, Scaloni. De Las Marcas a la Argentina. De la Argentina al mundo.

* es autor del libro Manu, El cielo con las manos

Seguir leyendo:

Ver más

Últimas Noticias