La increíble historia detrás del robo al banco de Nápoles en el que Maradona perdió uno de sus tesoros más preciados

En 1989, Diego fue una de las víctimas del famoso atraco al Banco Provincia de Nápoles, en el que le sustrajeron varios objetos de valor, entre ellos, el Balón de Oro recibido como mejor jugador del Mundial de México

Guillermo Cóppola fue el representante de Diego Armando Maradona (de 1985 a 1991 y de 1995 a 2004), pero también supo convertirse en más que eso. Fue el hombre que acompañó al astro de Villa Fiorito durante su esplendor como futbolista y quien lo secundó en sus días más oscuros de adicción. Fue -o es- una de las personas que más tiempo compartió con el Diez, lo que lo transforma en una biografía viviente cada vez que saca del arcón de los recuerdos una anécdota o una vivencia junto al mejor jugador de todos los tiempos.

La historia no es inédita. Aunque tampoco es como aquellas que tiene en su repertorio principal y que en cada entrevista, show o cena le piden que repita sin cansancio. Sin embargo, el tinte que le da su narrador hace que sea imposible no atenderla. El modo, sumado a los datos exactos que solo él puede aportar, hacen que un simple hecho se convierta en una obra de arte.

Año 1989, Diego ya era Dios en Nápoles, en Argentina y en todo el mundo. En sus vitrinas ya brillaban el Mundial de México conseguido con la Selección y el primer Scudetto con el Gli Azzurri. Maradona gozaba de una fama global de la que ya era preso, al igual que lo era de la cocaína. Entre sus penumbras, se asomaba una supuesta relación con la camorra napolitana, encabezada por el clan Giuliano. Y en medio de ese contexto, un hecho: el famoso robo al Banco della Provincia.

“Cuando entraron al Banco Nápoles, me llama el gerente y me dice ‘Coppola, han robado todas las cajas’. Le pregunté qué cajas y me dijo que habían robado las cajas de seguridad del banco. Se lo comenté a Diego y no se preocupó, estaba tranquilo. Al rato me pregunta ‘¿y qué teníamos?’. Le conté que yo tenía una con un reloj que me había regalado el Rey de Arabia, valía 10 o 15 lucas... y ahí Claudia se preocupó porque le dijo que tenía todo: medallas, copas, la cimitarra que le había regalado el Rey Fahd”, reveló Guillote en diálogo con el canal América.

En 1989, Maradona fue una de las víctimas que sufrió el robo al Banco Provincia de Nápoles (AP Photo/Massimo Sambucetti, File )
En 1989, Maradona fue una de las víctimas que sufrió el robo al Banco Provincia de Nápoles (AP Photo/Massimo Sambucetti, File )

Aquí, el propio Coppola hizo una aclaración. Con el objetivo de explicar de dónde salió esa famosa espada obsequiada por el Rey Fahd bin Abdulaziz de Arabia Saudita, el empresario de 72 años se remontó a 1987, cuando Maradona y toda su familia viajaron al Medio Oriente para disputar un partido de exhibición a cambio de 500.000 dólares. “Esa espada nos la había regalado el Rey de Arabia, que cuando lo fuimos a visitar nos hizo una ceremonia larguísima en la que nos dio un montón de regalos, entre ellos la espada. Y ahí Fahd, que ya estaba viejo, vino con un traductor, nos la dio y Diego la clavó en el piso de tierra. Fahd preguntó si no le gustó el regalo, estaba preocupado. Y le dije que sí, que le había encantado y que clavarla en el piso era un símbolo de hermandad”, explicó entre risas por su ocurrencia para zafar del incómodo momento.

Y detalló: “Le pregunté a Diego por qué había hecho eso, si estaba loco. ‘Me dijiste que me iban a regalar relojes, pulseras, joyas y me regalan esta espada de mierda’, me dice. Con el mango de la espada creo que hoy compramos un Rolls Royce. Solo con el mango, eh”.

A los dos días, se me acerca uno en el entrenamiento del Napoli y me dice que tenía un mensaje de Carmine Giuliano, el jefe de la Camorra. Cuando nos vamos le conté a Diego quién había venido y me dijo que no le diera bola. Cuando llegamos para almorzar Claudia nos avisa que quizá eso tiene alguna relación con el robo. El tipo viene al otro día y le pregunto si tenía que ver con el robo. ‘Sí', me respondió. Ahí fuimos a la casa, tenía arresto domiciliario Carmine, vivía en el Palacio de Versalles. Para llegar tuvimos que tomarnos dos autos diferentes y una moto, todo de noche. Parecía la película ‘El Padrino’. Llegamos y estaban todas nuestras cosas arriba de la mesa, menos la cimitarra. Esa no la robaron. Pero faltaba la copa de oro, la que le habían dado en México 1986. Recuperamos todo menos eso, que la habían fundido en oro y lo habían vendido”, retomó Guillote sobre lo que ocurrió con el atraco.

Maradona fue galardonado con el Balón de Oro de la FIFA al mejor jugador del Mundial de 1986 
Foto: EFE/Ra Archivo
Maradona fue galardonado con el Balón de Oro de la FIFA al mejor jugador del Mundial de 1986 Foto: EFE/Ra Archivo

Ese trofeo de oro al que hace mención se trataba nada menos del Balón de Oro (no el de la revista France Football, sino el entregado por la FIFA como el mejor jugador de la Copa del Mundo de 1986), galardón que se ganó al liderar a la Albiceleste de punta a punta durante ese torneo en el que gritó campeón, además de acumular cinco goles y cinco asistencias.

Lo sucedido con la copa recién se supo en 2011, cuando se hicieron públicas las actas de declaraciones de Salvatore Lo Russo, el jefe de Miano, un barrio del norte de Nápoles, y quien fue colaborador de la justicia italiana. En una de sus tantas confesiones, aseguró que fue uno de los encargados de ayudar a Maradona y su entorno a recuperar algunos de los objetos que habías sido sustraídos en el famoso robo, pero que nada se pudo hacer con el premio.

“No fue posible recuperarlo porque ya lo habían derretido. También envié al lugar una suma de 15 millones de liras, pero me las devolvieron porque el trofeo ya se había ido. También recuerdo que entre los relojes que me enviaron había uno que no pertenecía a Maradona”, expresó según el relato que publicó el diario italiano Corriere della Sera en ese entonces. El astro argentino terminó rechazando el reloj tras confirmar que no era el que le habían robado.

Lejos de la reacción que uno se espera por parte del Diez tras haber perdido su único Balón de Oro -aunque luego en 1995 la revista francesa le iba a conceder el Balón de Oro Honorífico por su trayectoria-, Coppola remató: “Diego estaba resignado, porque era un robo. Después nos quedamos con Carmine e hicimos un Lollapalooza, ja. Teníamos arresto domiciliario... que venga a sacarnos la Policía”.

Seguí leyendo:

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS