Conferencia de Rodolfo D'Onofrio sobre el cambio de sede de la final de la Libertadores

Luego de que Alejandro Domínguez, el presidente de la Conmebol, confirmara a la ciudad de Lima, Perú, como sede de la final de la Copa Libertadores entre River y Flamengo, Rodolfo D’Onofrio lamentó tener que mudarse de Santiago a Lima, aunque aseguró que es una “buena elección” la que determinó el órgano rector del fútbol sudamericano.

“Creo que es una buena elección la ciudad de Lima, aunque lamentamos muchísimo no poder ir a Santiago. Entiendo a todos los argentinos y brasileños que han comprado pasajes, pero las entradas se las van a devolver y los pasajes le encontraremos una solución. Es una pena no poder ir a Santiago, pero es parte de la realidad”, afirmó el presidente de River. Y agregó: “Bienvenida Lima, a disfrutar y vivir esta final única, que es algo extraordinario. Siento el orgullo por River de enfrentar a Flamengo en Lima donde seguramente será una gran fiesta”.

Ante la consulta de las similitudes en el cambio de sede respecto a la edición pasada disputada ante Boca, que terminó disputándose en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid, D’Onofrio contestó: “Es un poquito más cerca esta vez. Son contingencias que ocurren, no previstas, pero todos hemos consensuado y nos hemos puesto de acuerdo ante la oferta que ha hecho Lima y Perú. Creo que da la tranquilidad y la seguridad como para tener un evento como el que deseamos. Bienvenida Lima”.

Claudio Tapia y Rodolfo D'Onofrio, durante la conferencia de prensa en la que se anunció el cambio de sede de la final de la Copa Libertadores (REUTERS/Jorge Adorno)
Claudio Tapia y Rodolfo D'Onofrio, durante la conferencia de prensa en la que se anunció el cambio de sede de la final de la Copa Libertadores (REUTERS/Jorge Adorno)

Conmebol tomó la drástica decisión de cambiar la sede de la final de la Copa Libertadores, que disputarán River y Flamengo el sábado 23 de noviembre, a raíz de los conflictos en Chile. La definición se hizo pública luego de la reunión llevada a cabo en la sede de la Confederación Sudamericana en Luque, de la que formaron parte autoridades de la Conmebol, Rodolfo D’Onofrio, presidente del Millonario, y su par del club de Río de Janeiro; Claudio Tapia, titular de la AFA, y representantes de la Confederación Brasileña de Fútbol y de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional de Chile. El cónclave duró más de cinco horas y en el mismo pujaron varias posturas.

“Consenso hubo, rápido no fue. Venimos trabajando sobre una ciudad desde hace más de un año y tuvimos que encontrar la ciudad más viable. Ambos clubes están haciendo un esfuerzo enorme. Estamos en una situación de fuerza mayor. Buscamos la mejor alternativa”, explicó Alejandro Domínguez, titular de la Conmebol.

El partido que definirá la sexagésima edición del torneo más importante del continente debía desarrollarse en Santiago de Chile, pero el estallido social que se inició el 18 de octubre pasado obligó a discutir la decisión. La Conmebol había ratificado en primera instancia ese sitio, pero en las últimas horas citó a los clubes involucrados a una reunión de emergencia y optó por trasladar el encuentro a Lima, al Estadio Monumental, en el que hace de local Universitario.

Si bien se barajaron otras tres opciones como posibles variantes, finalmente triunfó la propuesta de Lima. El Monumental tiene espacio para casi 80 mil espectadores; en consecuencia, dispone de más localidades que el Nacional de Santiago. El Nacional orilla las 50.000 plazas. “Tenemos dos escenarios, el Monumental y el Nacional. Entendiendo la alta demanda, queremos encontrar el mejor estadio. Con los presidentes estamos evaluando en cuál de los dos estadios se jugará el partido”, apuntó el presidente de la Confederación. Finalmente, se confirmó el Monumental, que se jugará a las 15 hora local (17 horario argentino).

Cabe destacar que este será el primer año en el que habrá una final única en la Libertadores. Conmebol ya había anunciado en junio del 2018 que la fecha sería el sábado 23 de noviembre de este año y dos meses más tarde confirmó a Santiago como sede, por encima de otras opciones como Lima o Montevideo. La definición de la edición 2020, en tanto, se jugará en el estadio Maracaná, de Río de Janeiro, Brasil.

El estadio Monumental, candidato a albergar la gran definición (Google Street View)
El estadio Monumental, candidato a albergar la gran definición (Google Street View)

Ante la situación en el país trasandino se pensó la posibilidad de realizar una final ida y vuelta en Argentina y Brasil, pero la proximidad de las fechas del Mundial de Clubes (se inicia el 11 de diciembre) y la sanción al Millonario que lo obliga a disputar un partido a puertas cerradas echaron por tierra esta idea. También pesan dos antecedentes recientes: la violenta estadía que vivieron los hinchas Independiente en Brasil para disputar la final de la Sudamericana contra Flamengo en 2016 y la agresión al micro de Boca en la definición de la Libertadores del año pasado.

Desde Conmebol le explicaron a Infobae que buscaron “priorizar la seguridad” de los espectadores e intentarán cumplir lo pactado con los clubes en relación al tema de la división de entradas. “Estamos dispuestos a dar las garantías para la final", subrayó Enrique de la Rosa, encargado de la seguridad deportiva de Perú, en diálogo con TyC Sports. Lima viene de albergar con éxito los Juegos Panamericanos.

¿Por qué Lima en principio había quedado relegada como sede y ahora vuelve a cobijar River-Flamengo? “En su momento ocurrieron hechos de público conocimiento en Perú, un cambio de gobierno y cambio de presidencia en la federación, y eso nos imposibilitó saber con quién trabajar. La propia FIFA, a través de nuestra propuesta, le volvió a otorgar a Perú la sede del Mundial Sub 17. Hoy está todo totalmente reestablecido”, se explayó Domínguez.

El directivo de la entidad que rige el fútbol en el continente detalló que se devolverá el dinero de las entradas adquiridas hasta el momento y luego volverán a ponerse a la venta con la disposición de la nueva sede, dándoles prioridad a aquellos que compraron en primera instancia. También la Conmebol trabajará para que los que invirtieron su dinero en pasajes o paquetes turísticos en Chile tengan facilidades en Lima.

EL COMUNICADO DE CONMEBOL

Nuevas circunstancias de fuerza mayor y orden público, analizadas y evaluadas con prudencia, considerando la seguridad de los jugadores, del público y de las delegaciones, motivaron la decisión de llevar la final de la Copa CONMEBOL Libertadores 2019 a Lima, Perú, y mantener la fecha del 23 de noviembre.

La elección del nuevo escenario se apoya en el ofrecimiento del gobierno del Perú, y en las garantías de seguridad que ha dado.

La decisión fue consensuada con los presidentes de los clubes Flamengo y River, de las asociaciones de Argentina, Brasil y Chile y se sustentó asimismo en la política de realizar cada una de las finales únicas en diferentes países.

CONMEBOL agradece vivamente al gobierno de Chile la activa colaboración que prestaron las diversas reparticiones públicas para la correcta organización de la Final Única de la CONMEBOL Libertadores 2019. Deseamos al pueblo chileno y sus autoridades paz y buena voluntad.

Seguí leyendo: