Luego de 23 años, Boca podría cambiar de marca de indumentaria. La pipa que estuvo presente desde antes de la época dorada de Carlos Bianchi como entrenador tiene chances de ser desplazada por las tres tiras.

Nunca antes el club había demorado tanto en llegar a un acuerdo con Nike, que se encarga de la producción de la ropa azul y oro desde 1996. La última vez que fue renovado el vínculo entre las partes fue en 2012, cuando Daniel Angelici ya era presidente de la institución. En aquella oportunidad, la empresa norteamericana ofreció casi 6 millones de dólares por temporada en efectivo más el pago de otra porción con la propia indumentaria. Así, Boca ingresó a sus arcas 60 millones de dólares en los últimos ocho años.

Pero desde la cúpula dirigencial entienden que en los tiempos que corren el número debería ser mejorado notablemente para extender el contrato que vence el 31 de diciembre. La propuesta formal de la compañía estadounidense dentro de los parámetros esperados jamás se efectuó y por eso desde la entidad de la Ribera se decidieron a convocar a un concurso privado para que las principales marcas del ámbito del deporte entren en pugna. Por el momento, Adidas le saca ventaja al resto y Boca encamina las negociaciones.

A fines del mes pasado se llamó a licitación a las marcas de primer nivel que estén en condiciones de abastecer el mercado interno y externo para esponsorear a Boca. "Se busca optimizar el rendimiento de sus contratos, a través de procesos comerciales transparentes que redunden en los mejores beneficios para la institución", pregonaron desde la CD.

Este podría ser el último diseño alternativo de Nike en Boca (@EleteTSC)
Este podría ser el último diseño alternativo de Nike en Boca (@EleteTSC)

Fuentes del club le confiaron a Infobae que habrá novedades de forma inminente: en el mes de agosto, casi con seguridad, se firmará el acuerdo comercial; entre septiembre y octubre se iniciará la producción de la ropa que tendrá que estar lista para el 1° de enero de 2020.

Existen otras firmas que aspiran a vestir a Boca a partir del año que viene: la alemana Puma, y las estadounidenses Under Armour y New Balance. No obstante, alguna otra marca podría acercar una oferta superadora que hiciera la diferencia, tal como sucedió con Olympikus en el momento en que finalmente se quedó con Racing de Avellaneda (2010).

LOS PASOS A SEGUIR Y LA VENTAJA DE NIKE

La asamblea de representantes tendrá lugar en Boca el 29 de julio, fecha en la cual se aprobará la mejor propuesta del concurso. A partir de entonces, Nike tendrá 15 días para ejecutar la cláusula de first refusal. ¿Qué significa? Si equipara el monto ofertado por su competencia, entonces se asegurará mantener a uno de los dos gigantes del fútbol nacional.

Adidas, que viste a River y la selección argentina, se quedaría con el monopolio de los tres grandes símbolos del país en caso de llegar a un acuerdo. Por eso apostará fuerte en los números e incluiría una serie de cláusulas que beneficiarán en lo económico al club: 1) el desarrollo y la potenciación de las camisetas línea dama e infantil; 2) ampliar la venta de los productos a nivel internacional. Obviamente se contemplará la cobertura del fútbol profesional (masculino y femenino), las divisiones inferiores, el básquet y otras disciplinas amateurs.

Antes de despedirse de la presidencia, Angelici firmará el contrato con la nueva marca de indumentaria en el club (EFE/Andrés Cristaldo)
Antes de despedirse de la presidencia, Angelici firmará el contrato con la nueva marca de indumentaria en el club (EFE/Andrés Cristaldo)

Para tener un parámetro, la empresa alemana de las tres tiras firmó un contrato de seis años con River (vencerá en 2021) a cambio de 10 millones de dólares por temporada. Y la oferta para Boca no bajaría de ese monto, lo que le significaría un incremento de aproximadamente un 80% con respecto al último vínculo que lo une con Nike (en Argentina también viste a San Lorenzo).

Los directivos pretenden que ese porcentaje sea la base del aumento: es decir que la entidad xeneize embolsaría entre 10 y 12 millones de dólares por año hasta 2026 (se estima que el vínculo será por un período no menor a los cinco años).

Al mismo tiempo que Nike trabaja en la presentación oficial de las nuevas camisetas (titular y alternativa) que Boca utilizará en la segunda mitad de 2019, también hace números para no caerse del pedestal y cederle el poder completo a su principal competidor.

SEGUÍ LEYENDO