El atacante, de 31 años, se sacó la frustración frente al SPAL (Foto: Marco BERTORELLO / AFP)
El atacante, de 31 años, se sacó la frustración frente al SPAL (Foto: Marco BERTORELLO / AFP)

Para un goleador, dos meses sin gritos es una eternidad. El último gol de Gonzalo Higuaín databa del 28 de octubre pasado, cuando su equipo, el Milan, se impuso 3-2 ante Sampadoria. Pues bien, ayer el Pipita volvió a sonreír: anotó el 2-1 del Rossonero ante SPAL, lo que propició que el elenco que conduce Gennaro Gattuso se ubique en el quinto puesto de la Serie A de Italia, en zona de clasificación de la Europa League.

Higuaín acumula 6 goles en 15 partidos con la casaca del Milan y su nivel ya venía generando críticas en el público local y en la prensa de la ciudad. Incluso, se empezó a especular con un posible trueque con el Chelsea: la versión indicaba que el español Álvaro Morata se mudaría a Italia, para que Pipita tuviera su primera experiencia en el fútbol inglés, bajo la tutela de Maurizio Sarri.

"Feliz de volver al gol, gracias a todos los que estuvieron cerca mío, familia, amigos, compañeros de equipo, cuerpo técnico, dirección deportiva e hinchas que sólo quieren el bien. Buena fiesta para tod@s. #felizañonuevoparatodos", escribió en su cuenta de Instagram. La publicación cosechó casi 300.000 Me Gusta.

El Milan le pagó a la Juventus 18 millones de euros por la cesión de un año, mientras que al finalizar la temporada deberá completar el pago de otros 36 millones para hacerse de la ficha del Pipita. Su vuelta al gol revitaliza sus ganas de triunfar en su nuevo hogar y de dejar atrás a las críticas, que en Italia no tuvieron la virulencia de las que ha sufrido en la Selección, con la catarata de memes. El atacante no renunció a pelear por un lugar en la Albiceleste, más allá de que no fue tenido en cuenta por Lionel Scaloni.

SEGUÍ LEYENDO: