Fabricio Oberto fue uno de los líderes de la Generación Dorada del básquet argentino (@inadi)
Fabricio Oberto fue uno de los líderes de la Generación Dorada del básquet argentino (@inadi)

En el 2009, Fabricio Oberto fue sometido a una operación de corazón para corregir una arritmia. Por aquel entonces, tenía 34 años y se enfrentaba a uno de los desafíos más importantes de su vida deportiva y personal. Aquella afección lo obligó a anunciar su retiro, pero nunca bajó los brazos: años más tarde, los estudios médicos determinaron que podía competir y retomó su carrera profesional.

Ese episodio lo marcó. Aun cuando el esfuerzo y la humildad siempre habían sido pilares fundamentales en su carrera, la conciencia de la fragilidad lo hizo replantearse muchos otros aspectos de su vida. "No es una buena noticia que te digan que tenés un problema en el corazón y que te van a 'resetear' tres veces. Comenzás a poner otros valores: yo vivía para jugar al básquet, pero de repente pensé que tenía que vivir para disfrutar de las cosas que tenía, como mi hija. Ahí pensás cuánto se pone en riesgo", comentó Oberto en diálogo con Infobae.

La confianza en los médicos fue una de las claves a las que apeló el cordobés para superar el mal momento. La otra fue la amistad. Emanuel Ginóbili, compañero por entonces en San Antonio Spurs de la NBA, fue quien lo acompañó a la consulta con el cirujano en la previa de la operación. "Si yo tengo diez 'por qué', él tiene cien. Le dije que necesitaba que me acompañara y le pedí ayuda. Yo terminé mis preguntas al médico y él siguió", recordó entre risas y recalcó: "Eso me pasó a los 34. Si hubiera sido a los 22, en ese momento uno tiene más adrenalina y más ganas de hacer cosas. Más grande uno está más centrado, los ejes están más alineados y uno está más seguro".

El cordobés fue operado del corazón en 2009 (@inadi)
El cordobés fue operado del corazón en 2009 (@inadi)

A Oberto le cuesta mencionar la palabra "retiro", prefiere definirse como un deportista "sin actividad" o "desocupado". "Yo voy a ser basquetbolista toda mi vida. Lo que aprendí, lo uso continuamente, pero no puedo competir. Esa adrenalina la suplo con otros proyectos: como tocar (la guitarra) en un escenario, dar una charla o hablar con los más chicos", señaló.

Para febrero de 2018, el de Las Varillas se ha planteado un nuevo objetivo: escalará el Aconcagua, la cima más alta del continente con casi 7 mil metros. Será su primera excursión a una montaña y la hará junto a un grupo de 12 atletas que han superado problemas de salud, entre los que estarán Santiago Lange, Elisa Forti y Silvio Velo.

Si hay alguien que sabe el honor que implica vestir la camiseta de la selección argentina es Oberto. El cordobés fue parte  de la génesis y del auge de la Generación Dorada del básquet nacional que se consagró con la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y la de bronce en Beijing 2008. "A nosotros también nos tocó perder y aprender. Ni el más optimista hubiese imaginado que Argentina iba a ser campeón olímpico, pero nos ayudábamos en la cancha, éramos solidarios unos con otros. Podíamos tener discusiones, pero había algo por delante y es un honor ser reconocido por eso", dijo sobre las fortalezas de aquel equipo en el que ofició como uno de los líderes.

Con la Selección, ganó dos medallas olímpicas (@inadi)
Con la Selección, ganó dos medallas olímpicas (@inadi)

Y sobre el desafío que afrontará la selección argentina de fútbol, que el jueves tendrá un duelo clave ante Perú de cara a la clasificación directa al Mundial de Rusia 2018, opinó: "Son los partidos que a los deportistas les gusta jugar. Es un momento de presión, a todo o nada, te estás jugando la clasificación. A nosotros nos pasó: jugábamos un torneo de ocho días y, si no pasábamos de las semifinales, no clasificábamos a los Juegos Olímpicos. No había margen de error".

"Se espera que (la Selección) gane 10-0, pero hoy todos juegan al fútbol, todos entienden, todos ven videos, todos se preparan y, además, todos tienen la motivación de ganarle a Argentina. La presión es parte del deportista, pero yo lo tomo como positivo, es lo lindo del deporte", agregó.

Mucho se habló del cambio de escenario por el cual el equipo de Jorge Sampaoli hará de local en la Bombonera. Respecto de esta cuestión, quien hoy se desempeña como comentarista deportivo, planteó: "Adentro de la cancha te olvidás. Nosotros hemos jugado un partido en Grecia en cuartos de final en 2004 contra el local y había 20 mil griegos. Lo del público está bueno si uno va ganando, pero también te abuchea y hay que ver cómo lo remás. Al final del día, lo que hace que salga todo adelante es el equipo. Las individualidades no ganan, puede haber algún caso, pero si no juega el equipo…".

Finalmente, sobre la importancia que tienen los líderes en este tipo de compromisos trascendentales, Oberto reflexionó: "Cada uno va tomando su lugar. Está el líder que siempre se asume como tal y sale a hablar, pero también está el que hace ejemplos y no habla nunca, el silencioso. Todos son clave. Lionel Messi es un líder, pero cada uno tiene su rol: el que le habla a él en la interna para contenerlo o decirle las cosas también es un líder. Las fotos van para un lado y la presión la lleva él como la lleva en todo el mundo. Cada vez que va a un lugar tiene esa mochila".

Oberto, flamante embajador del INADI

Oberto, junto al interventor del INADI, Claudio Presman (Prensa INADI)
Oberto, junto al interventor del INADI, Claudio Presman (Prensa INADI)

Días atrás, el ex basquetbolista fue nombrado "Embajador INADI – Líder Positivo" por el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo. Así, se sumó a la lista de personalidades del deporte y de la cultura que ayudan al organismo en el trabajo de "ser motor del cambio cultural que la Argentina necesita para ser más inclusiva y más solidaria".

"Oberto es parte de una generación extraordinaria del deporte argentino, ha superado temas físicos y médicos muy fuertes y ha seguido en la lucha. Además, tiene mucha cercanía con los problemas de la gente", dijo Claudio Presman, interventor del INADI, a la hora de dar los motivos que los llevaron a reconocer al cordobés.

En tanto que Oberto recalcó: "El deportista piensa que tiene derechos, pero también tiene muchas responsabilidades y hay muchos chicos que se enfocan en nosotros. Uno tiene que darse cuenta de lo que puede generar. Todos tenemos que sumar, poco o mucho, pero siempre sumar".

LEA MÁS: