25 años después / Daniel Melero

La primera vez que me explicaron el concepto shoegaze descubrí un estilo sonoro y estético en sincro con mi mapa de gustos, deseos y ambiciones que encastraba perfecto con el yo de aquella época. Imposible recordar dónde ni cómo, pero sí cuándo: ocurrió en 1992.

El shoegaze (también conocido como shoegazing) es un estilo de música alternativa surgido en el Reino Unido que comenzó a finales de los años ochenta y duró hasta mediados de la década siguiente. En inglés, el término proviene de shoe (zapato) y gazing, del verbo gaze, que significa mirar fijamente. La prensa especializada lo bautizó así por una costumbre que tenían ciertos músicos de tocar mirando hacia abajo sin tener contacto visual con el público.

En 1992, pleno auge en el Reino Unido de este pop ensoñado y ruidismo con estribillos, Soda Stereo lanza Dynamo, su sexto disco de estudio, donde Daniel Melero además de producirlo se encargó de inyectarle textura shoegazing.

Por esos años, además de colaborar con el impulso de Babasónicos, Martes Menta, Juana La Loca y Los Brujos, entre otros grupos de la llamada “movida sónica”, Melero compuso una de las canciones más linda del rock argentino: “Quiero estar entre tus cosas”. Salió en el disco Travesti de 1994.

Travesti no es un disco influenciado por el shoegazing, sino un paisaje de 33 minutos formado por guitarras acústicas, once canciones cortas, infaltables sintetizadores, la inconfundible voz de Daniel Melero, climas oscuros y letras de amor, donde todo se mezcla o se viste de otra cosa, como si nada fuera lo que no parece o todo pareciera lo que no es. Quizá sea el disco más homogéneo de Melero y cuenta con la participación de más de diez músicos entre los que se destacan integrantes de Babasónicos.

25 años después de su lanzamiento, reeditan Travesti en vinilo (con sonido original, no remasterizado) y mañana sábado lo celebra con un show en vivo.

*Daniel Melero presenta Travesti (edición aniversario) / Sábado 16 de noviembre a las 21h / ND Teatro / Paraguay 918, CABA

SEGUÍ LEYENDO