En el corazón. Mariano Mores murió el 13 de abril de 2016 a los 98 años. (NA)
En el corazón. Mariano Mores murió el 13 de abril de 2016 a los 98 años. (NA)

Recorrer la vida de Mariano Mores es una invitación a pisar los escenarios en los que a través de sus manos el tango cobró vida. Y, una vez en ese túnel, es imposible detener la mente que corre desesperada hacia algún recuerdo de niñez que, luego de años dormido, despierta alegre al escuchar las primeras notas de algunas de sus magistrales composiciones.

Cuando inició este siglo el público al que se consagró lo convirtió por voto popular en el "Mejor compositor de tango del siglo" e hizo de Taquito militar la mejor milonga. Un repaso por la vida del hombre que nació hace una centuria y que quedó grabado en la eternidad.

La vida de Mariano Mores: sus primeros años

El 18 de febrero de 1918 los sonidos del barrio porteño de San Telmo se mezclaron con el primer llanto de Mariano Alberto Martínez, el mayor de siete hermanos. Nació en una familia tanguera: sus padres eran entusiastas bailarines y su abuelo, un flautista que dirigía su propia orquesta e insistía para que el chico se relacionara pronto con las partituras ya que soñaba para él un futuro como concertista.

Fue así que, tras mudarse a la localidad de Tres Arroyos, en 1925, Marianito -de 7 años- comenzó a  tomar clases de piano, pero el niño tenía más ganas de salir a la calle a jugar a la pelota que aprender de claves y solfeo, tal como exigía su maestro. Pasaron pocos meses para que hombre acusase al chico de no tener talento y desistiera de ser su mentor. Dos años más tarde, la familia se mudó y aquello que quedó pendiente comenzaría a tomar color.

Junto a Mirtha Legrand protagonizó la serie cómico-musical “M ama a M”, en 1957, y la serie” La familia Mores”, 1967.
Junto a Mirtha Legrand protagonizó la serie cómico-musical “M ama a M”, en 1957, y la serie” La familia Mores”, 1967.

1927 era un buen año para el tango: hacía 10 años Carlos Gardel había grabado Mi Noche triste, el primer tango canción y en las radios sonaba sin cesar. Para entonces, los Martínez regresaron a la capital y se instalaron en el barrio porteño de Flores. En la esquina de la nueva casa había un almacén y la hermana del comerciante daba clases de piano. Es fácil imaginar la sonrisa de ese niño al conocer la noticia.

Así lo recordó: "Me asomé a la puerta y vi a una niña tocando aquello que yo no había podido aprender. Sonaba bellísimo".

En este punto, la historia de Marianito parece mezclarse con uno de esos cuentos de hadas en los que todo sucede por obra de la magia: el chico le confesó al almacenero que deseaba aprender a tocar el piano pero que no contaba con el dinero para pagar la clase. El experimentado comerciante negoció con el niño: su hermana le enseñaría a cambio de quitarle 100 gramos a cada compra que hiciera hasta descontarle los $5 que la mujer cobraba. "Nunca me cobraron. Aprendí como un loco. Me entusiasmé tanto que pasé el solfeo y al año me recibí de maestro. Tenía 10 años", recordó décadas después.

Mariano Mores
Mariano Mores

Lo que siguió para la familia fueron las mudanzas: se instalaron en el sur del GBA donde el niño comenzó a estudiar piano en el conservatorio; luego partieron a España (1929) y allí Mariano fue becado para estudiar música clásica en la Universidad de Salamanca. Era un niño prodigio. Se había ganado el apodo de "Lolo, el compositor relámpago" por su capacidad para improvisar sobre cualquier pedido que le hiciera el público.

El inicio de la consagración de Mariano Mores: de pianista de bar al "Cuartito Azul" 

A mediados de 1936 la historia mundial nos sitúa en la Guerra Civil española y la familia decidió regresar a sus raíces mientras el país estaba conmocionado por la temprana muerte de Carlos Gardel en el accidente aéreo de Medellín. Sus canciones sonaban en todas las radios y Marianito lo escuchó con atención por primera vez.

Anibal Troilo y Mariano Mores.
Anibal Troilo y Mariano Mores.

"Yo casi no sabía quién era (…) Las historias sobre Gardel me emocionaban y me propuse conocer lo que había hecho, sobre todo los tangos que firmó junto a Alfredo Le Pera. Esa fue realmente mi iniciación", dijo en una entrevista Mariano.

El mismo año del regreso murió su padre y, a los 14 años, Mariano —que quedó a cargo de la familia— consiguió trabajo como pianista de un bar de Chacarita mientras reforzaba sus estudios en la Primera Academia Argentina de Interpretación, donde al poco tiempo comenzó a dar clases.

Allí conoció a Myrna Mores, la que sería su esposa. "Ella estudiaba con el profesor Samuel Averbuj. Enseguida hizo dúo con su hermana y cuando me sumé con el piano nos convertimos en el Trío Mores. Así tomé el apellido de ellas. El trío se disolvió cuando entré en la orquesta de Francisco Canaro", contó el maestro.

Mariano y Myrna Mores en el festejo de los 90 años de él.
Mariano y Myrna Mores en el festejo de los 90 años de él.

Enamorado de aquella muchacha, alquiló una habitación en Villa del Parque para estar cerca de donde vivía. En ese cuarto medio oscuro compuso para ella Cuartito azul. "Lo pintaban con cal coloreada con el polvo azul para lavar la ropa. Así nació el título (…) Fue un éxito por la música y por la letra de Mario Battistella", reveló.

Recién en 1939 Ignacio Corsini grabó el tema y todas las miradas recayeron sobre Mariano Mores, quien fue llamado para ser miembro de la orquesta de Francisco Canaro, a la que llegó para quedarse 10 días y grabar el éxito "pero me quedé 10 años", contó. Las diferentes versiones comenzaban a ser grabadas por distintas orquesta y distintos cantores. Para 1948 salió de la orquesta de Canaro e inició su carrera solista. Lo que siguió fueron éxitos: televisión, radio, discos, cine…

Así lo relató: "El cine me apartó de la orquesta porque me ofrecieron convertirme en el galán de una película y hacer cine en aquella época, en los años cuarenta, era muy importante". Al parecer Canaro no lo tomó bien, pero le aconsejó: "Mirá Marianito, este es un camino largo, muchos creen que de repente pueden tocar las estrellas y terminan estrellados. Vos ya tenés pantalones largos, podés andar solo". La película que grabó fue la exitosa El otro yo de Marcela.

Ya consagrado, Mores fue uno de los artistas que convocó el entonces presidente Juan Domingo Perón para participar de una serie de conciertos populares. También estaban Hugo del Carril y Alberto Castillo.  Cuenta quienes estuvieron que en esa reunión en la residencia de Olivos, que la propia Eva Duarte dijo que Uno era su tango favorito y que señaló a Mariano, quien sin vacilar lo tocó.

Lo que siguió a esa velada fueron proyectos para crear la Orquesta Sinfónica Popular, cosa que los elitistas no veían con buenos ojos. Menos aún volver a abrir las puerta del distinguido Teatro Colón para darle escenario al tango, como había sucedido en la década del 30 con Libertad Lamarque.

Lo hicieron de todas maneras y como testimonio de esa etapa, Mores compuso Taquito militar —estrenado en el Colón y dedicado a un ministro de guerra del gobierno de Perón, inspirador de la música—. Para entonces, las grietas políticas ya existían y la dedicatoria del músico hizo que su tango cayera en una lista de "tangos malditos", la cual compartía con otras composiciones afines al peronismo y que eran acusadas de quebrar los limites entre "lo culto y lo popular". Fue el golpe de 1955 lo que terminó también con la idea de sacar a la Sinfónica de gira por Europa

Separado definitivamente de Canaro, Mores fue contratado por Radio Belgrano para dirigir la Orquesta Típica mientras su ingenio no dejaba de sorprender y en 1958 debutó en televisión junto a la estrella del momento, Mirtha Legrand. Ambos protagonizaban M ama a M con dirección de Daniel Tinayre.

Tras la serie y, hasta 1972, Mores grabó 10 discos y comenzó su carrera internacional, que lo llevó a Venezuela y México. En 1961, graba con Miguel Montero uno de sus grandes éxitos, Por qué la quise tanto.

Las décadas del 60 y 70 fueron prósperas en éxitos para Mores: las grabaciones y las filmaciones ocupaban su carrera artística y así siguió envuelto en la gloria hasta que una tragedia enlutó a su familia en 1984Nito, su primer hijo nacido en 1944, cantor de su orquesta (con quien realizó múltiples giras) murió a los 39 años víctima de un cáncer.

Con el tiempo, el resto de la familia Mores se integraría a la orquesta: su nuera Claudia, su hija Silvia y más tarde su nieto Gabriel lo acompañaron tanto en el último show como en el fin de sus días.

La familia Mores — o el "Clan Mores", como solían llamarlos—supo ganarse el amor del publico, que los ovacionaba en cada presentación y durante casi cuatro décadas se mantuvieron unidos mientras el maestro Mores era aclamado en el mundo.

Gabriel Mores, nieto de Mariano, homenajea a su abuelo.
Gabriel Mores, nieto de Mariano, homenajea a su abuelo.

Los últimos años de Mariano Mores

El nuevo siglo lo encontró con el mejor reconocimiento que un músico puede tener: fue elegido por votación popular como el "Mejor compositor de tango del siglo" y su tema Taquito militar fue seleccionado como la "Mejor milonga del siglo".

Cuando decidió comenzar a despedirse de los escenarios, colmó cada una de las salas en las que se presentó. Durante 2011 y 2012 realizó su gira de despedida, la que cerró formalmente el domingo 10 de febrero de 2013.

El 21 de febrero de 2012, tres días después de cumplir 94 años, Mores traspasó simbólicamente el mando de su orquesta al entregarle su batuta a su nieto, Gabriel Mores, durante el concierto de despedida que brindó en el teatro Auditorium Mar del Plata.

Sin poder superar el dolor por la muerte temprana de Nito, a quien recordó en cada presentación, el 15 de marzo de 2014 le tocó despedir a Myrna: "Para el amor de toda mi vida: Siempre estarás en mi memoria. Tu esposo Mariano", le escribió. Dos años más tarde, Mariano Mores falleció. Era el 13 de abril de 2016 a los 98 años y sus restos fueron velados en el Teatro Colón, según fue su última voluntad.

Dos éxitos de Mariano Mores en las voces de Charly García y Luis Alberto Spinetta

Al igual que otros grandes músicos, sus composiciones trascendieron su generación y género. Temas como Gricel fueron interpretados por varios artistas, pero una de las versiones más aclamadas fue la que grabaron Luis Alberto Spinetta y Fito Páez en el disco La, la, la en 1986.

Compartimos una de las interpretaciones del "Flaco".

Por su parte, Charly García hizo junto a Mores su propia versión de Uno, el tema preferido de Eva Duarte.

Homenaje a Marianos Mores a 100 años de su nacimiento
*Mariano Mores, 100 años
Gabriel Mores y la Orquesta Lírica Popular
CCK, Sala Sinfónica (Sarmiento 151)
Función: Hoy, 18 de febrero a las 20 hs.
Entrada gratuita

LEA MÁS:

 

Vea más notas de Cultura