La compañía tiene una blockchain construida pero espera los casos de usos reales
La compañía tiene una blockchain construida pero espera los casos de usos reales

La segunda compañía de tarjetas de crédito más grande del mundo, que obtiene la mayor parte de sus ganancias de comisiones, posó la mirada sobre la tecnología que nació para destruirla.

Mastercard "ha construido una blockchain que en un futuro podrá ejecutar el conjunto" de su red, anunció esta semana durante una conferencia en el evento Money 20/20 en Amsterdam su vicepresidente, Ann Cairns.

En su discurso, Cairns explicó que la compañía optó por desarrollar una integración de blockchain "a escala", y resaltó la necesidad de identificar "casos de uso real". "Aún no reemplazamos la tecnología existente con blockchain porque no podemos garantizar  una mejor experiencia de usuario hoy", explicó.

Sin embargo, Mastercard busca activamente, desde hace un tiempo, soluciones blockchain. En abril, la empresa publicó una patente para el crecimiento de "seguimiento rápido", basado en la tecnología detrás de bitcoin, y aceleró así la velocidad a la que los nodos verifican los datos.

Es tal la atención que brinda la empresa al tema que se atribuyó la desaceleración en el crecimiento de la compañía, en el primer trimestre de 2018, directamente a la caída en el precio de las principales criptomonedas y la subsiguiente reducción de la actividad comercial de los criptoactivos.

"La desaceleración en el crecimiento se debe a la reciente caída en el financiamiento de la cartera criptográfica", dijo su CFO, Martina Hund-Mejean durante un llamado a las ganancias el 2 de junio. "Esperamos que el crecimiento transfronterizo se modere un poco", agregó.