Celador atrapado en la Universidad Nacional se niega a salir: encapuchados amenazan con quemar el edificio

El guarda de seguridad, que lleva más de 30 años trabajando para la institución universitaria, se encuentra encerrado en el edificio administrativo desde el lunes 8 de abril

Compartir
Compartir articulo
Un celador defiende a capa y espada el edificio administrativo de la Universidad Nacional de Colombia ante el asedio de encapuchados que al parecer quieren quemar la edificación - crédito Ministerio de Educación
Un celador defiende a capa y espada el edificio administrativo de la Universidad Nacional de Colombia ante el asedio de encapuchados que al parecer quieren quemar la edificación - crédito Ministerio de Educación

Un valiente celador se encuentra encerrado en el edificio administrativo de la Universidad Nacional, sede Bogotá, desde el lunes 8 de abril, resistiéndose a salir a pesar de las amenazas de encapuchados de quemar el lugar.

El guarda de seguridad, que ha dedicado 34 años de su vida al resguardo de la institución, optó por permanecer en su puesto para proteger el edificio contra posibles actos vandálicos.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Facebook.

Noticias Caracol tuvo la oportunidad de hablar con este héroe anónimo, que relató los difíciles momentos que ha tenido que enfrentar desde el inicio de la toma del edificio Uriel Gutiérrez hace cuatro días.

Esta edificación no solo alberga áreas administrativas y la rectoría, sino que también es el corazón de la universidad, al ser el centro de control desde donde se supervisan los sistemas de seguridad y eléctricos del campus.

Toma del edificio Uriel Gutiérrez de la Universidad Nacional por parte de encapuchados - crédito Universidad Nacional/cámara de seguridad
Toma del edificio Uriel Gutiérrez de la Universidad Nacional por parte de encapuchados - crédito Universidad Nacional/cámara de seguridad

El celador describió cómo los encapuchados amenazaron con quemar el centro de control y se negó a abandonar su puesto, incluso arriesgando su propia vida. Su decisión está motivada por su compromiso con la institución y su responsabilidad como guardián de la seguridad del campus.

“Estos muchachos vinieron, golpearon la puerta, violento, que iban a sacar, que iban a quemar este centro de control, que esto no le servía a la universidad, que no querían ser controlados por ningún ente”, expresó el guarda del edificio Uriel Gutiérrez.

La situación es angustiante para el celador, quien observa a través de las cámaras cómo los vándalos causan destrozos y roban equipos de seguridad. A pesar de la mediación de la Personería y el Ministerio del Interior, solo pudo recibir comida después de cuatro días de encierro.

La toma del edificio está generando graves consecuencias para el funcionamiento de la universidad, con requerimientos jurídicos pendientes que podrían afectar aún más su operatividad. La situación se agrava por una carta firmada por 604 docentes que exigen respeto a la autonomía universitaria en relación con la elección del nuevo rector, lo que podría haber sido el detonante de esta protesta.

La toma de la Universidad Nacional en Bogotá cumple cinco días el viernes 12 de abril - crédito redes sociales
La toma de la Universidad Nacional en Bogotá cumple cinco días el viernes 12 de abril - crédito redes sociales

Así mismo, el celador afirmó que no saldrá del lugar hasta que no sea garantizada la seguridad del edificio, poniendo por encima hasta su propia integridad.

Yo estoy aquí prácticamente en contra de mi voluntad, pero estoy con el compromiso de llevar 34 años de servicio en la Universidad Nacional”, dijo el guardián del lugar.

Él sabe que si da su brazo a torcer y sale del edificio, los encapuchados se tomarían las instalaciones de la sede administrativa de la universidad y acabarían con todo lo que encuentren a su paso, incluso, con su vida.

Los muchachos quieren que yo me salga de acá para poder vandalizar el centro de control, la verdad es que es bastante estresante estar aquí, privado de la libertad y no salgo porque sé que van a quemar el edificio, van a quemar todos los equipos, no salgo porque temo por mi integridad física”, relató el celador a Noticias Caracol.

Con algo de impotencia esta persona ha sido testigo a través de las cámaras de seguridad de los hechos reprochables que han cometido los vándalos al interior del claustro universitario.

“Lo vandalizaron, dañaron los equipos de seguridad, atracaron porque no le cabe otra palabra, atracaron a los vigilantes, se robaron un radio de comunicaciones, lo más absurdo es que es un encapuchado con puñal en mano sobre una mujer para quitarle el radio de comunicaciones, eso es inaceptable”, manifestó este trabajador.

Imagen de referencia. Universidad Nacional completa cinco días de protestas - crédito Colprensa
Imagen de referencia. Universidad Nacional completa cinco días de protestas - crédito Colprensa

El jueves 11 después de casi cuatro días encerrado en el edificio de la universidad, logró que le suministraran alimento, por la intermediación de la Personería y del Ministerio del Interior.

La valentía y el compromiso de este celador encerrado son un ejemplo de dedicación y sacrificio en medio de la adversidad, mientras la Universidad Nacional enfrenta uno de los momentos más difíciles de su historia.