Familiar de una joven fallecida en un centro médico en Magdalena exige explicaciones: había ingresado por un dolor abdominal

Tras su llegada al centro médico, el estado de salud de Kathy de León fue desmejorando hasta fallecer

Compartir
Compartir articulo
Personal médico atiende a pacientes en Bogotá (Colombia), en una fotografía de archivo. EFE/Mauricio Dueñas Castañeda
Personal médico atiende a pacientes en Bogotá (Colombia), en una fotografía de archivo. EFE/Mauricio Dueñas Castañeda

En el municipio de Plato, Magdalena, la familia de León Miranda está sumida en la tristeza y la incertidumbre tras la repentina y enigmática muerte de Kathy de León, una joven de tan solo 18 años.

El fallecimiento de Kathy en una clínica ha dejado a sus seres queridos en estado de shock, ya que no existe certeza sobre las causas de esta pérdida inesperada.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Google News.

Kathy de León, descrita como una mujer aparentemente sana, alegre y llena de vida, no había manifestado signos de enfermedad previa.

Los familiares, consternados, recuerdan los últimos días de Kathy como normales y llenos de expectativas por las festividades de diciembre.

“No sabemos qué pasó”, expresó una prima, reflejando la perplejidad que rodea este trágico suceso.

La joven experimentó un fuerte dolor abdominal que la llevó a buscar atención médica de urgencia. A pesar de la preocupación, los médicos realizaron exámenes para determinar la causa, pero mientras esperaban los resultados, la salud de Kathy se deterioró progresivamente.

“En cuestión de unos días, la vimos cada vez peor y murió”, compartió un familiar.

El desconcierto y la tristeza se han apoderado de la comunidad y amigos de Kathy en Plato. La joven, recordada como sonriente, alegre y responsable, tenía toda una vida por delante con metas trazadas. Su partida repentina ha dejado un vacío difícil de llenar.

En busca de respuestas, la familia de Kathy exige una explicación clara al centro asistencial sobre las circunstancias que rodearon su deceso, pero hasta el momento no ha habido un pronunciamiento de la institución.

Mujer ingresó a un hospital de Bogotá quejándose de dolor de estómago y terminó en coma

La vida de Fanny Arias Amaya, una joven de 24 años oriunda del tranquilo municipio de Plato, Magdalena, tomó un giro inesperado en su búsqueda de oportunidades laborales y un futuro prometedor.

Hace apenas unos días desde su llegada a la capital, Fanny compartió con su familia los intensos dolores estomacales que la aquejaban, una señal preocupante de que algo no iba bien.

Pronto, el malestar la llevó a la sala de emergencias de la Fundación Clínica Shaio, donde a pesar de la atención médica recibida, su condición se complicó, sumiéndola en un estado inconsciente, pues su cuerpo dejó de reaccionar.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Google News.

Actualmente, Fanny se aferra a la vida mediante la conexión a diversos dispositivos médicos, mientras un equipo de especialistas lucha por descifrar las causas de su misteriosa enfermedad.

Desde la vereda San Gabriel, a pocos kilómetros del apacible corregimiento de Apure, en Plato, sus seres queridos y la comunidad se unen en cadenas de oración, buscando un milagro que devuelva la conciencia a la joven y le permita recibir el tratamiento necesario.

En el núcleo de esta trágica situación, los padres de Fanny, fervientes miembros de la Iglesia Pentecostal, encuentran consuelo en su fe, llamando a personas de buen corazón a unirse en oración por la pronta recuperación de su hija. En las redes sociales, amigos y familiares expresan mensajes de aliento, confiando en que Fanny emergerá victoriosa de esta difícil prueba para compartir su inspirador testimonio.

“Hoy permanece conectada a muchos aparatos, que son la herramienta que la tienen viva, mientras los especialistas de la salud tratan de analizar las causas de esta lamentable enfermedad”, relató un familiar El Nuevo Día.