Así es VIPER, el nuevo robot que la NASA mandará a la Luna para buscar agua (Crédito fotos: Ames/Daniel Rutter y Space Center)
Así es VIPER, el nuevo robot que la NASA mandará a la Luna para buscar agua (Crédito fotos: Ames/Daniel Rutter y Space Center)

En la historia quedaron las Ranger, aquellas naves que principios de los 60, y al mejor estilo kamikaze lograron acercarse a la Luna para conseguir las primeras fotografías de la historia. O las Apollo, mucho más célebres, luego de que la número 11 transportara a Neil Armstrong, Edwin “Buzz” Aldrin y Michael Collins en 1969 hacia aquel “gran salto para la humanidad”.

Los nombres ilustres que rigen la era moderna de la exploración lunar pertenecen a robots. China colocó a su explorador Yutu en la superficie lunar en 2013 para conseguir así la hazaña de sumarse a Estados Unidos y Rusia, con 37 años de diferencia, en alunizar en la cara visible de la Luna. Y ahora es el tiempo de VIPER, un robot que posiblemente para 2022 quede en la memoria como otro de los emblemas de la conquista lunar.

VIPER llegará a la Luna en diciembre de 2022 y durante 100 días recogerá información de la superficie (Crédito: NASA Ames/Daniel Rutter)
VIPER llegará a la Luna en diciembre de 2022 y durante 100 días recogerá información de la superficie (Crédito: NASA Ames/Daniel Rutter)

Con el tamaño de un carrito de golf, varios instrumentos científicos y con un taladro llamado Trindent como partenaire, VIPER será el próximo protagonista de la avanzada lunar que prepara la NASA en su persistente derrotero por encontrar allí fuentes de agua.

Este pequeño robot deberá buscar en 2022 depósitos congelados de agua en el Polo Sur de la Luna. VIPER está programado para recorrer la superficie lunar dentro de tres años, y así recopilar durante unos 100 días información valiosa para crear los primeros mapas de recursos hídricos de la Luna.

“La clave para vivir en la Luna es el agua, lo mismo que aquí en la Tierra”, dijo Daniel Andrews, gerente de proyecto de la misión VIPER y director de ingeniería en el Centro de Investigación Ames de la NASA en Silicon Valley.

El nuevo robot, entonces, está preparado para recorrer la superficie lunar y detectar áreas húmedas en un territorio en donde la NASA prevé enviar astronautas en 2024. Cuando esté en presencia de alguna zona húmeda, VIPER se detendrá y desplegará su taladro, llamado Trident, para hacer excavaciones de hasta un metro de profundidad.

NASA is sending a rover to hunt for water on the Moon

“VIPER nos dirá qué lugares tienen las concentraciones más altas y a que profundidad debajo de la superficie se debe ir para obtener acceso al agua”, explicó Anthony Colaprete, científico del proyecto VIPER. “Es increíblemente emocionante tener un rover yendo al nuevo y único entorno del Polo Sur para descubrir exactamente dónde podemos cosechar esa agua”, agregó uno de los responsables de esta nueva apuesta en la NASA.

Esas muestras de perforación que consiga VIPER luego serán analizadas por dos instrumentos: el espectrómetro de masas llamado MSolo, creado por el Centro Espacial Kennedy de la NASA; y el sistema de espectrómetro de volátiles de infrarrojo cercano, conocido como NIRVSS, ideado por Ames. Entre ambos sistemas determinarán la composición y concentración de los recursos accesibles, incluida el agua.

“Desde la confirmación del hielo de agua lunar hace diez años, la pregunta ahora es si la Luna realmente podría contener la cantidad de recursos que necesitamos para vivir fuera de nuestro planeta. Este vehículo móvil nos ayudará a responder a las muchas preguntas que tenemos sobre dónde está el agua y cuánta hay para que la poder usar”, describe en un comunicado la NASA, como para graficar la importancia de la misión que se viene y el rol clave de VIPER en la exploración espacial.

VIPER fue testeado en diferentes terrenos que simularon la superficie lunar (Credito: NASA/Johnson Space Center)
VIPER fue testeado en diferentes terrenos que simularon la superficie lunar (Credito: NASA/Johnson Space Center)

Según los científicos de la NASA, los polos lunares son potencialmente las zonas más prometedoras para encontrar hielo de agua, el recurso clave para la generar oxígeno para la vida humana e hidrógeno para alimentar futuros cohetes. Por su inclinación, la Luna ofrece regiones que permanecen constantemente oscuras, lo que generara la acumulación de hielo que no pudo ser derretido por la luz solar.

Sobre la existencia de hielo en el Polo sur lunar se elucubra desde hace 25 años. Y en 2009 se encontró el primer indicio concreto cuando la NASA estrelló un cohete contra un gran cráter en esa zona y detectó la presencia de agua congelada. La información de aquella misión y otras posteriores, entonces, confirmaron la teoría que por muchísimos años había desvelado a varios científicos: la Luna tiene reservas de hielo de agua que ascienden a millones de toneladas. Para comprender la ubicación de esos recursos, y planificar cómo extraerlos y recolectarlos ya se puso en marcha una nueva odisea espacial con VIPER como protagonista central.

Cronología de la exploración lunar

1959. Aunque no llegó a la superficie lunar, una esfera soviética con antenas, la Luna 1, fue la primera nave en realizar la hazaña de escapar de la gravedad de la Tierra.

1962. La Ranger 4 llega a la Luna. Las Ranger eran naves de la NASA preparadas para recabar información. La Ranger 4 golpeó contra la cara oculta de la Luna y no pudo hacerlo.

1964. La nave Ranger 7 se acerca a la Luna y tomó más de 4.000 fotos en 15 minutos.

1966. La nave espacial soviética Luna 9 se convirtió en el primer vehículo en aterrizar de manera segura en la superficie.

1966-1967. Cinco misiones lunares Orbiter de la NASA fotografiaron el 99 por ciento de la LUNA y consiguieron imágenes de posibles lugares de alunizaje.

1969. El 20 de julio Neil Armstrong, Edwin “Buzz” Aldrin y Michael Collins se convirtieron en las primeras personas en llegar a la Luna a bordo del módulo de aterrizaje del Apollo 11.

1969. Solo cuatro meses después de la llegada del hombre a la Luna, se lanzó el Apollo 12.

1970. El Apollo 13 no pudo llegar a la Luna porque los tanques de oxígeno explotaron. La tripulación sobrevivió.

1971. Ocurre el tercer alunizaje con el Apollo 14. En julio se lanza el Apollo 15, la misión en lograr una mayor estadía en la Luna.

1972. El Apollo 16 y el Apollo 17 fueron las últimas dos misiones con tripulación a la Luna.

1976. Llega la nave espacial rusa sin tripulación Luna-24, la última en hasta el siglo siguiente.

1994. Una misión conjunta entre la NASA y la Iniciativa de Defensa Estratégica apunta nuevamente en la Luna. La misión Clementine logra trazar un mapa de la superficie de la Luna. Más de 1,8 millón de fotos digitales revelaron la posible existencia de hielo en algunos de los cráteres.

1999. El Lunar Prospector orbitó la Luna y confirmó el descubrimiento de hielo que había hecho Clementine en los polos lunares.

2009. El orbitador Lunar Reconnaissance creó mapas de alta resolución de las superficies lunares y encontró temperaturas extremadamente frías (-239 °C) en la superficie lunar.

2013. Llegó el explorador chino Yutu. Así, luego de 37 años, China se unió a Estados Unidos y Rusia en convertirse en uno de los tres países en aterrizar en la cara visible de la Luna.

2019. En enero, un módulo de alunizaje chino, Chang`e-4, llegó a la cara oculta de la Luna: fue la primera nave en lograrlo.

2019. En abril, la nave espacial israelí Beresheet orbitó la Luna, pero se estrelló cuando intentaba alunizar. Su lanzamiento fue realizado con financiación privada por un cohete de SpaceX.

SEGUÍ LEYENDO: