Leer es una de las actividades que harían los usuarios de vehículos autónomos
Leer es una de las actividades que harían los usuarios de vehículos autónomos

Habrá un tiempo presente en el que los autos conducirán solos, sin la intervención humana. No habrá más balizas, guiños para girar o preocupaciones por superar el límite de velocidad. No habrá más accidentes. Sueñan con alcanzar la siniestralidad cero: un norte que se convirtió en el principal propósito de esta tecnología. En una transición que se presume lenta y compleja, con los cuestionamientos por las primeras muertes a bordo de vehículos semi autónomos, queda la incertidumbre de qué harían las personas mientras un software conduce el automóvil.

La encuesta la publica el Foro Económico Mundial y la realizó Ipsos. Agrupa a 130 mil propietarios de automóviles de nueve países, en los que se invierte un tiempo considerable para llegar a destino. La pregunta era única: ¿qué harían con el tiempo libre que ofrece un vehículo autónomo?

El resultado se clasificó según la región relevada. Se dividió entre Norteamérica, Europa y Asia. Tomó como escala una hora de viaje, una cantidad de tiempo que suelen padecer los conductores en las principales ciudades del mundo. En Estados Unidos, pierden 52 minutos al día arriba del auto. En España, esa cifra se eleva hasta superar la hora invertida. En Alemania y Reino Unido, los parámetros oscilan cerca de los 50 minutos de tiempo perdido en el tráfico.

En Norteamérica y Europa, los conductores pasarían la mayor cantidad del tiempo prestando atención al camino, una condición excluyente que reclaman las automotrices y las autoridades pertinentes que presentan y habilitan tecnologías de conducción asistida. En Asia, la concentración en el contexto cae a los 16 minutos, siendo sin embargo la actividad de mayor duración.

Los europeos destinarían 17 minutos de su hora imaginaria en la comunicación personal, la segunda acción más elegida por los consultados en los tres continentes. En Asia son 15 y en Europa son 14 minutos dedicados al contacto con amigos o familiares por aplicaciones, redes sociales o correos electrónicos. Siempre tomando el cuenta el promedio del total de los consultados.

Ver películas, series o videos es también otra de las actividades que elegirían los conductores que ya no tendrán que conducir
Ver películas, series o videos es también otra de las actividades que elegirían los conductores que ya no tendrán que conducir

El sueño o el descanso quedó relegado al tercer puesto en la agenda de prioridades de los conductores que no conducen. Los asiáticos pasarían diez minutos (o un sexto de su tiempo de viaje) durmiendo, los norteamericanos seis y los europeos sólo cinco.

Las otras actividades en las que invertirían menos de diez minutos durante el traslado se dividen entre mirar series, películas, programas de televisión, videos o jugar con dispositivos electrónicos; atender menesteres laborales; leer y hacer compras online. La conclusión es que en las tres regiones abarcadas, que se puede extrapolar al pensamiento global, el tiempo de viaje será un reemplazo valioso al tiempo personal de los trabajadores.

Vehículos autónomos: ¿cuándo?

Elon Musk es palabra autorizada en la materia. CEO de Tesla Motors y gurú tecnológico, dijo que en 2037 no viajar en un auto autónomo sería equivalente a hoy andar a caballo. Su pronóstico, aunque osado, es menos optimista que las previsiones de las automotrices. Imagina lanzar vehículos comerciales completamente autónomos el año próximo. Nissan prevé su lanzamiento para 2020. Ford y BMW proyectaron sus vehículos autónomos hacia 2021.Volkswagen y Toyota anunciaron inversiones millonarias en el departamento de desarrollo e investigación de vehículos autónomos, sin anuncios concretos de lanzamiento de productos.

Los especialistas son menos auspiciosos. Prevén que no antes de 2030 habrá disponibles, solo en los mercados de primer mundo, autos sin conductores. Dependerá de la asimilación social, la infraestructura urbana y el aval de las legislaciones, que van a un ritmo mucho más cauteloso que la ansiedad de innovaciones de las automotrices.

Seguí leyendo: