Larry Nassar está en la cárcel: ¿Por qué no lo están todos los que ignoraron sus crímenes?

Simone Biles, Aly Raisman, Maggie Nichols y McKayla Maroney fueron cuatro de las gimnastas abusadas que dieron detalles de cómo el FBI ignoró sus testimonios

Larry Nassar fue sentenciado a prisión en 2018 (Foto: AFP)
Larry Nassar fue sentenciado a prisión en 2018 (Foto: AFP)

Seis años. Ese es el tiempo que Simone Biles, Aly Raisman y sus compañeras gimnastas llevan esperando una investigación penal independiente sobre el encubrimiento de sus abusos sexuales por parte del médico del equipo olímpico Larry Nassar.

Seis años. A lo largo de esos años, McKayla Maroney ha tenido que testificar una y otra vez sobre las manos de Larry Nassar que la violaron a la edad de 15 años, con la esperanza de conseguir la plena rendición de cuentas - más recientemente el miércoles en una audiencia ante el Comité Judicial del Senado, su voz a veces acompañada de lágrimas, a veces vibrando de indignación.

Es hora de que un fiscal especial investigue este apestoso encubrimiento de las fuerzas del orden, que se ha arrastrado hasta el fondo.

El director del FBI, Christopher A. Wray, vaciló el miércoles sobre la mejora de “políticas y procedimientos”. Pero no fueron las políticas o los procedimientos los que fallaron; fueron las personas a cargo. No cumplieron con su deber fundamental, quizá intencionadamente. Y ahora el Fiscal General Merrick Garland está fallando en el suyo, a riesgo de unirse a la lista de funcionarios gubernamentales canosos que aparentemente piensan que la reputación de una agencia es más importante que el cuerpo de una niña.

Después de seis años de preguntar, ¿dónde están los cargos federales contra aquellos que sabían de Nassar y no hicieron nada, cuya inacción deliberada le permitió victimizar a más mujeres incluso después de que Maroney le contara a todo el mundo sobre él?

En su lugar, ha habido misteriosas negativas a perseguir delitos evidentes. A un agente del FBI negligente, si no corrupto, se le permitió jubilarse con una pensión a pesar de haber mentido al inspector general. Una cosa quedó clara durante la audiencia del Comité Judicial del Senado sobre el “abandono del deber” del FBI el miércoles:

“Hay mucha gente que debería ser procesada además de Nassar”, dijo el senador Patrick J. Leahy (demócrata de Vermont).

La falta de procesamiento siempre ha sido desconcertante, y lo sigue siendo. Hubo “inacción, incompetencia y cosas peores”, como dijo el senador Tom Cotton (republicano). ¿Por qué nadie, excepto Nassar, se ha enfrentado a una responsabilidad legal completa? Wray y el inspector general Michael Horowitz no pudieron responder a esa pregunta tan básica. ¿Saben quién más no pudo responderla? Garland, porque se negó a asistir a la audiencia.

Simone Biles fue una de las que testificó ante el Senado (Foto: Reuters)
Simone Biles fue una de las que testificó ante el Senado (Foto: Reuters)

“Quizá sea el Departamento de Justicia el que no se toma esto en serio”, espetó el senador Richard Blumenthal (demócrata por Connecticut).

Hasta la fecha, ha habido exactamente dos esfuerzos de aplicación de la ley debidamente celosos en favor de las gimnastas, y ambos fueron a nivel local. Si no fuera por una detective de la policía del campus de la Universidad Estatal de Michigan llamada Andrea Munford, Nassar seguiría abusando de las jóvenes. Ella fue la que construyó el caso que hizo que lo arrestaran en diciembre de 2016 y lo enviaran a prisión gracias al testimonio de cientos de víctimas, así como a los 37.000 artículos de pornografía infantil encontrados en sus discos duros.

Esto fue totalmente un año después de que esos sementales del FBI en la oficina de Indianápolis, los agentes W. Jay Abbott y Michael Langeman, ignoraran por completo los relatos gráficos de Maroney sobre cómo Nassar la penetró y se acostó sobre ella mientras estaba desnuda en habitaciones de hotel en 2011. Después de que ella relatara su historia al FBI, declaró en la audiencia del miércoles, un agente masculino se quedó en silencio durante un minuto y luego le dijo: “¿Eso es todo?”.

Abbott y Langeman nunca abrieron oficialmente una investigación, ni siquiera redactaron un informe, y luego enturbiaron las aguas de la investigación con mentiras. Lo que sí hizo Abbott fue trollear para conseguir puestos de trabajo en el Comité Olímpico de Estados Unidos y en USA Gymnastics, ayudada por el entonces presidente de la USAG, Stephen Penny, a base de cervezas, según un informe de julio de Horowitz. Su conducta provocó al menos 70 víctimas más, quizá más de un centenar. ¿Cuál debería ser la pena legal por ello?

El único otro esfuerzo serio de las fuerzas del orden provino de la oficina del sheriff del condado de Walker, en Texas, que intentó registrar el centro de entrenamiento de gimnasia del rancho Karolyi, donde Nassar cometió gran parte de sus abusos. Según un empleado, los agentes fueron rechazados por indicación de Penny, quien supuestamente ordenó que se limpiaran los registros del lugar con el nombre de Nassar y se los envió a Indianápolis, donde tiene su sede USA Gymnastics, antes de que los agentes pudieran volver con una orden de registro. Un gran jurado de Texas ha acusado a Penny de destruir u ocultar pruebas; él se ha declarado inocente.

Nadie más parece haber puesto un guante de investigación sobre Penny. ¿Por qué?

¿Dónde estaba el fiscal del Departamento de Justicia del Distrito Sur de Indiana en todo esto?

Respuesta: En ese momento, el fiscal era un tipo llamado Josh Minkler, que tenía un historial de trabajar estrechamente con la oficina de Jay Abbott en los casos. ¿Sabe qué ha estado haciendo Minkler hasta agosto? Ha sido el abogado personal de Jay Abbott.

Deja que eso se hunda. El Departamento de Justicia se ha negado a presentar cargos contra Abbott, que se retiró en medio de la investigación interna, y contra Langeman, que fue despedido recientemente. Y el hombre que fue el principal funcionario del Departamento de Justicia en Indianápolis durante su corrupta inacción en el caso Nassar es ahora el abogado de Abbott.

Fiscal especial, por favor.

“Los registros establecieron que Steve Penny, el agente del FBI Jay Abbott y sus subordinados trabajaron para ocultar los crímenes de Nassar”, arremetió Raisman en su testimonio. “... El agente disminuyó la importancia de mi abuso y me hizo sentir que no valía la pena seguir mi caso criminal. El agente especial a cargo se reunió con Steve Penny para tomar cervezas, para discutir oportunidades de trabajo en el movimiento olímpico”.

Al final de la jornada de testimonios, los senadores gritaban con rabia bipartidista por el insoportable testimonio. A estas alturas, el crimen de Nassar no es la única indignación. El hecho de que estas jóvenes hayan tenido que pasar seis años intentando “enfrentarse a todo un sistema”, como dijo Cotton, para conseguir una responsabilidad básica por parte de los funcionarios olímpicos y de las fuerzas del orden se ha convertido en una indignación concomitante y agravante.

Lo que estas mujeres necesitan y merecen, para poder seguir por fin con sus vidas, es el rápido nombramiento de un inquisidor independiente y frío que pueda exigir -y obtener- las respuestas sobre quién y qué impulsó el encubrimiento. Como dijo el senador Jon Ossoff (demócrata de Georgia) a Raisman y a sus compañeros en el comentario más agudo del día: “La carga no debería recaer en ustedes para ver que no haya impunidad”.

No, no debería. La carga debería recaer en Garland. Y si se niega a asumirla, ya sabrán quién más ha estado tomando cervezas con los chicos.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR