Una familia indígena venezolana reclama libertad para su único hijo, a quien la Fuerza Armada señala como guerrillero

Simón Antonio Sosa Prieto, de 23 años, fue detenido tras comenzar a trabajar en un fundo que supuestamente pertenecía a hombres de una milicia armada en el estado Amazonas