El verdadero error de Biden al suspender la ayuda militar a Israel

Las FDI tienen en su mira a Rafah, donde se cree que están escondidos los líderes de Hamas, cuatro batallones intactos y muchos rehenes israelíes

Guardar

Nuevo

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, reunido con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, durante su visita a Tel Aviv (Avi Ohayon/Israel Gpo vía ZUMA Press Wire)
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, reunido con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, durante su visita a Tel Aviv (Avi Ohayon/Israel Gpo vía ZUMA Press Wire)

Es lamentable que el presidente Joe Biden decidiera anunciar la pausa en algunas ventas de armas a Israel mientras realizaba una campaña política en Wisconsin. Utilizo esa palabra –“desafortunado”– no porque no entienda por qué Biden lo hizo, sino porque la medida ha permitido al Primer Ministro israelí Benjamín Netanyahu desviar la atención del hecho de que el líder más peligroso que amenaza a Israel hoy no es Biden, sino Bibi.

Las políticas de Netanyahu no han producido ni producirán una victoria sostenible en la Franja de Gaza, no pueden proteger a Israel contra su mayor amenaza existencial –Irán– y están poniendo en peligro a los judíos del mundo y socavando las necesidades y objetivos estratégicos más amplios de Estados Unidos en Oriente Medio.

Ésa es la verdadera fuente de tensión entre Washington y Jerusalén hoy. No se trata de la suspensión temporal de Biden de enviar a Israel un nuevo suministro de bombas de 2.000 libras y algunas otras armas ofensivas, algo que Biden ha estado advirtiendo a Israel durante meses que haría si Israel intentara pulverizar Rafah, como lo hizo con la ciudad de Gaza y Khan Younis, sin evacuación de civiles.

Es una medida del nivel de desprecio con el que el gobierno de Netanyahu ve a la administración Biden que el ministro de seguridad nacional de Netanyahu, Itamar Ben-Gvir, publicó inmediatamente en la plataforma social X sobre la medida de Biden: “Hamas [emoji de corazón] Biden”. Así es como el equipo de Bibi trata al presidente más proisraelí de la historia de Estados Unidos, el hombre que se apresuró a salvar a Israel de Hamás el 7 de octubre y de Irán el 13 de abril. Es sencillamente vergonzoso.

Simplemente haga un experimento mental simple: supongamos que Biden le dio a Israel todas las bombas de 2000 libras que quería. Israel arrasó Rafah, donde se cree que están escondidos los líderes de Hamás, cuatro batallones intactos y muchos rehenes israelíes. Nada de eso cambiaría el hecho de que Israel no tiene un socio palestino o árabe para gobernar Gaza al día siguiente de una manera que garantice que un nuevo Hamás no resurgirá de las cenizas.

Netanyahu ha logrado persuadir y engatusar a los dirigentes del ejército y al pueblo de Israel para que peleen esta guerra en Gaza durante más de siete meses sin ningún plan sobre cómo salir y consolidar cualquier victoria militar que se haya logrado. Esto es resultado directo del hecho de que en diciembre de 2022, Netanyahu formó el gabinete de extrema derecha más extremo de la historia de Israel, para regresar al poder y evitar su juicio por cargos de corrupción. Los supremacistas judíos de su gabinete no permitirán que Netanyahu forme ninguna asociación con la Autoridad Palestina, que no pertenece a Hamas, y que gobierna en Cisjordania por temor a que pueda conducir a un Estado palestino allí y en Gaza.

Israel mantiene operaciones precisas en el este de Rafah @idfonline
Israel mantiene operaciones precisas en el este de Rafah @idfonline

Eso significa que la mañana siguiente a cualquier triunfo sobre Hamas, Israel abandonará Gaza y tendrá en su frontera alguna especie de Somalia gobernada por pandillas, donde Hamas muy probablemente resurgirá bajo un nuevo liderazgo –como lo hizo después de que Israel asesinó a su generación anterior de líderes– o Israel se encontrará ocupando permanentemente tanto Gaza como Cisjordania, donde ya está a cargo. En conjunto, unos siete millones de judíos israelíes controlarían permanentemente a unos cinco millones de árabes palestinos en dos territorios ocupados, lo que sería un esfuerzo moral, económico y militar excesivo que haría las delicias de Irán, porque aceleraría el descenso de Israel a convertirse en un paria mundial.

Mientras los funcionarios de Biden seguían presionando a Netanyahu sobre esto, la respuesta que seguían recibiendo era el equivalente geopolítico de “simplemente cállate y regatea”, es decir, sigue enviándonos armas y usando tu credibilidad para defendernos en el escenario mundial, particularmente en el Naciones Unidas. Haremos lo que queramos, de acuerdo con las necesidades políticas de Netanyahu. Al diablo con las necesidades políticas de Biden y las necesidades geopolíticas de Estados Unidos.

Es un grave error subestimar el peligro que el actual gobierno de Netanyahu representa para Israel y su relación con Estados Unidos y el mundo.

Amos Harel, un veterano corresponsal militar de Haaretz, citó el viernes a un alto comandante militar israelí, quien resumió la situación mejor que yo: “La mejor manera de dañar a Hamás ahora es presentando una alternativa gubernamental en Gaza. Eso no está sucediendo porque el primer ministro no lo quiera. Cada semana, altos funcionarios de defensa se reúnen con diplomáticos y generales extranjeros. La pregunta repetida es: ¿Qué diablos estás tratando de lograr ahora? No tenemos una respuesta real para ellos”.

Mire lo que está sucediendo como resultado, añadió Harel. El ejército israelí ha retirado tantas tropas de Gaza, salvo las nuevas unidades que ahora rodean Rafah y controlan el corredor central que divide Gaza de norte a sur, que “Hamas está recuperando el gobierno en Gaza por todos los medios”, dijo Harel. “Los esfuerzos de Hamás para restaurar la gobernabilidad también incluyen la reanudación de la actividad de los tribunales de la sharia, los servicios municipales y los departamentos de saneamiento en los municipios”.

Si así es como se ve ganar en las áreas que Israel ha “liberado”, ¿es de extrañar que Biden desconfíe de que Israel arrase otra ciudad en Gaza sin un plan ni un socio para lo que viene después?

Dicho esto, pensé que fue un error que Biden hablara públicamente por primera vez sobre una de las desviaciones más graves en la política exterior de Estados Unidos (detener la transferencia de unas 3.500 bombas a Israel) en un intercambio improvisado con CNN. Erin Burnett en un acto de campaña.

Daba la impresión de que esto se estaba haciendo para satisfacer a la base izquierdista del presidente que se opone a la guerra, y los republicanos y algunos líderes judíos estadounidenses inmediatamente se abalanzaron sobre él por ello. Si el presidente de Estados Unidos va a discutir públicamente por primera vez algo tan serio como incluso un retraso limitado en las transferencias de armas a Israel, debe hacerlo en un discurso bien pensado que ponga todo esto en contexto. para los estadounidenses en casa, para los israelíes, para los amigos de Israel y para los enemigos de Israel.

Un discurso así comenzaría dejando claro que si la alianza entre Estados Unidos e Israel está bajo tensión hoy en día, es porque Israel se ha convertido en un socio radicalmente inestable bajo Netanyahu. Hizo de un fallido golpe judicial su principal prioridad durante su primer año en el cargo, sin tratar con Irán o los palestinos. Eso dividió a la sociedad israelí y distrajo a sus militares, probablemente tentando a Hamas a pensar que era el momento adecuado para un ataque.

El presidente estadounidense Joe Biden, izquierda, se reúne con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, derecha. Miriam Alster/Pool vía REUTERS /Foto de archivo
El presidente estadounidense Joe Biden, izquierda, se reúne con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, derecha. Miriam Alster/Pool vía REUTERS /Foto de archivo

Este loco giro hacia la derecha en Israel, combinado con una estrategia de “no se puede ganar” en Gaza, combinado con el hecho de que, como escribió Harel, “durante casi una década, Netanyahu desgastó intencionadamente la administración pública, la debilitó y transfirió los centros a la derecha”. de poder desde los guardianes del sistema judicial, del tesoro y de defensa a un pequeño grupo de compinches incompetentes- está perjudicando no sólo los intereses de Israel sino también los de Estados Unidos.

Para empezar, el socio militar más avanzado y vital de Estados Unidos en la región está ahora estancado en Gaza, sin salida aparente, agotando las reservas de armas estadounidenses que también necesita Ucrania. Y una guerra interminable en Gaza también puede desestabilizar a otros aliados de Estados Unidos, en particular Jordania y Egipto.

Además, Estados Unidos está tratando de forjar una nueva alianza de seguridad con Arabia Saudita que permitiría a los sauditas concentrarse en lo que más quieren en este momento –su desarrollo económico– sin tener que temer un ataque de Irán. Para ayudar a vender ese acuerdo al Congreso de Estados Unidos, los sauditas acordaron normalizar las relaciones diplomáticas con Israel, si Israel se embarcaba en el camino hacia un Estado palestino con una Autoridad Palestina reformada en Cisjordania. Netanyahu rechaza esa condición y ahora todo el asunto está en el aire.

Por último, por mucho daño que Hamas haya causado a Israel, la verdadera amenaza existencial de Israel proviene de Irán y su red de aliados: Hezbollah, los hutíes, Hamas y las milicias chiítas en Irak. El 13 de abril, Estados Unidos formó una alianza con los estados árabes moderados, Gran Bretaña y Francia para derribar prácticamente los 300 aviones no tripulados y misiles que Irán disparó contra Israel esa noche. Cuanto más se atasque Israel en Gaza y continúen las muertes de civiles, será cada vez más difícil para los Estados árabes moderados, en particular Jordania, ser vistos como defensores de Israel de Irán.

No hay duda de que Israel estará mejor, los palestinos estarán mejor y Medio Oriente estará mejor si Hamas es totalmente derrotado. Y si es necesario que Israel vaya a Rafah para hacer eso, que así sea. Hamas invitó a esta guerra. Muchos, muchos palestinos en Gaza se sentirán liberados por su derrota, no sólo los israelíes. Pero eso será si y sólo si Israel se asocia con palestinos que no pertenecen a Hamas para construir una Gaza mejor y crear la posibilidad de un nuevo amanecer para palestinos e israelíes. Está justificado que Biden utilice la influencia estadounidense para insistir en que Israel opere con ese objetivo en mente, porque el primer ministro de Israel no lo está.

© The New York Times 2024

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias