La anosmia como síntoma de COVID-19 tiene buen pronóstico

En general, quienes tienen a la pérdida del olfato como uno de los síntomas principales de esta enfermedad y no llegan a un cuadro grave se recuperan a los pocos días

La pérdida del olfato, uno de los síntomas principales de la enfermedad COVID-19 - ENGIN AKYURT
La pérdida del olfato, uno de los síntomas principales de la enfermedad COVID-19 - ENGIN AKYURT

Durante esta pandemia de COVID-19 hemos aprendido cómo cuidarnos y protegernos unos a otros. También hemos conocido términos nuevos: en marzo pocas personas sabían qué era la anosmia. Casi seis meses después, la mayoría ya asocian esta palabra con la pérdida del olfato, uno de los síntomas principales de esta enfermedad.

Las personas con COVID-19 pierde el olfato de manera abrupta, muchas acompañado de alteraciones del sabor y del gusto (disgeusia). Se trata de una pérdida cuantitativa. Muchos de estos pacientes recuperan el olfato a los pocos días, en el transcurso de los 10 días que dura aproximadamente el período de contagio. Otros lo recuperan más rápido, a los 2 o 3 días; en estas personas suele ser el único síntoma de la enfermedad.

Pero existe un porcentaje de pacientes que sufren de una alteración cualitativa, esto significa que se pierde la calidad de lo que se huele. Esto se conoce con el nombre de parosmia (alteración de la percepción de lo que se huele) o disosmia, que es la distorsión de los olores.

Hoy se considera como caso sospechoso a todas aquellas personas con pérdida de olfato en las últimas 72 horas, aun sin la presencia de otros síntomas.  (Shutterstock.com)
Hoy se considera como caso sospechoso a todas aquellas personas con pérdida de olfato en las últimas 72 horas, aun sin la presencia de otros síntomas. (Shutterstock.com)

Cuando se describieron por primera vez las alteraciones del olfato como síntoma de COVID-19, varias sociedades y asociaciones científicas elaboraron consensos y luego recopilaciones de experiencias con pacientes. Así, países como Corea del Sur, Francia, España, Alemania, Italia y el Reino Unido fueron los primeros países en tratar el tema.

A partir de ese momento, a pesar de la aparición esporádica de este síntoma raro, se comenzó a hipotetizar sobre el mecanismo que lo produce y a pesquisarlo con más énfasis y de manera metódica en los pacientes con sospecha o confirmación de la enfermedad. Con el transcurrir de los meses, y comprobada la asociación entre el síntoma y la enfermedad, se consideró como caso sospechoso a todas aquellas personas con pérdida de olfato en las últimas 72 horas, aun sin la presencia de otros síntomas.

Si bien la recuperación del olfato en el contexto de COVID-19 también es muy variable, un factor común es lo que sienten los pacientes con anosmia. Estas personas se deprimen al notar la falta de este sentido, con aumento de la ansiedad a medida que se dan cuenta de la importancia del olfato en la vida diaria: el olfato da el 80% del sabor y así se afecta la degustación de la comida; interfiere en la higiene personal y del hogar y causa honda preocupación acerca de la persistencia del cuadro.

Control de olfato a automovilistas en camino Centenario - La Plata - (Aglaplata)
Control de olfato a automovilistas en camino Centenario - La Plata - (Aglaplata)

Se dice que los olores están invisibilizados, pero siempre están presentes. Y el sentido del olfato tan infravalorado, es esencial en la cotidianidad, no solo en lo relacionado con la alimentación, sino en la posibilidad que nos da de evocar recuerdos se dice que recordamos el 35 % de lo que olemos, el 5 % de lo que vemos, el 2 % de lo que oímos y el 1 % de los tocamos.

Muchos pacientes, con la evolución del cuadro refieren que sienten cacosmia, que es sentir olores feos cuando realmente no hay ninguna causa (es totalmente subjetivo). Por eso, es importante destacar que la anosmia como síntoma de COVID-19 tiene muy buen pronóstico. Por otra parte, luego del cuadro agudo, existen tratamientos con neuro regeneradores, complejos vitamínicos y también con la rehabilitación olfatoria, que consta ejercicios que, con la repetición, se vuelven a reconocer los olores y recuperar la vida habitual.

En Argentina se está llevando adelante un importante estudio de pérdida de olfato (Shutterstock)
En Argentina se está llevando adelante un importante estudio de pérdida de olfato (Shutterstock)

En muchos países del mundo se están realizando estudios sobre la asociación de anosmia y COVID-19. En nuestro país se está llevando a cabo un estudio sobre pérdida de olfato y COVID-19, dado que es fundamental recabar toda la información posible para ayudar a desentrañar los mecanismos del origen de la anosmia y la disgeusia asociadas a la infección por el nuevo coronavirus.

Para participar del mismo se debe escribir a covid19anosmia@gmail.com o llamar al teléfono es +54 911 6373-2263. Las personas con falta de olfato que quieran participar del estudio, se deben comunicar para ayudar a investigar y seguir aprendiendo sobre este nuevo coronavirus, afirman los convocantes.

* Stella Maris Cuevas, médica otorrinolaringóloga (MN 81701), experta en olfato y alergista. Expresidenta de la Asociación de Otorrinolaringología de la Ciudad de Buenos Aires (AOCBA)

SEGUÍ LEYENDO:

Diferencias entre la pérdida del olfato y del gusto por COVID-19 y la causada por el resfrío común

Anosmia y COVID-19: las redes sociales como vehículo para conocer más sobre este síntoma del que poco se sabe


MAS NOTICIAS