(Forbes)
(Forbes)

Samsung atribuyó este lunes los fallos del Galaxy Note 7 a defectos de las baterías, según los resultados de la investigación después de que el mayor fabricante de teléfonos del mundo tuvo que retirar del mercado su producto estrella .

La investigación interna y otra independiente "concluyeron que las baterías fueron la causa de los incidentes del Note 7", dijo la compañía en un comunicado.

El grupo surcoreano retiró a principios de setiembre unos 2,5 millones de ejemplares de Galaxy Note 7 de diez mercados cuando surgieron las quejas de que las baterías de litio explotaban durante la recarga.

El Galaxy Note 7 (AFP)
El Galaxy Note 7 (AFP)

Luego tuvo que extender la medida y suspender la producción cuando aparecieron nuevos informes sobre que los teléfonos de reemplazo se incendiaban.

El aparato que estaba concebido para competir con el iPhone de Apple terminó costándole a Samsung miles de millones de dólares en pérdidas, además de daños en su imagen de marca.

Samsung admitió este lunes que fue la empresa la que especificó las características que debían cumplir las baterías.

"Nosotros asumimos las responsabilidades por los fallos a la hora de identificar y verificar los problemas originados en el diseño y la manufactura de las baterías", dijo la marca surcoreana.

LEA MÁS: