Las Islas Vírgenes Británicas, el paraíso fiscal que dejó expuesto a Daniel Muñoz, su viuda y su imperio offshore

Pandora Papers exhibe las piezas faltantes del entramado societario en el exterior que utilizó para canalizar dinero de las coimas durante el kirchnerismo

Daniel Muñoz operó offshore para comprar inmuebles en el exterior sin que se supiera su verdadero titular
Daniel Muñoz operó offshore para comprar inmuebles en el exterior sin que se supiera su verdadero titular

Daniel Muñoz, ex secretario privado de Néstor Kirchner, disfrutó de su cercanía al poder hasta que, en abril de 2016, la investigación internacional Panama Papers reveló que junto a su mujer, Carolina Pochetti, era titular de una offshore en las Islas Vírgenes Británicas. Ese hallazgo periodístico fue el inicio del declive del matrimonio oriundo de Santa Cruz, al reabrir una investigación en la Justicia federal por lavado de dinero que estaba paralizada desde 2013.

Muñoz falleció de cáncer a los 59 años en mayo de 2016, sin llegar a ser juzgado. Pero dejó una compleja red de empresas offshore con la que había logrado consolidar un formidable enriquecimiento patrimonial, a partir de su llegada a la Casa Rosada de la mano de Néstor Kirchner. A nombre de testaferros, consolidó un emporio inmobiliario en los Estados Unidos, sin que apareciera su nombre o el de su mujer.

En 2018, dos años después de aquella primera revelación de Panama Papers, el ex secretario que conoció los secretos de Kirchner, su viuda y el entorno de prestanombres del matrimonio fueron acusados como protagonistas de la trama de sobornos vinculados a la obra pública durante el kirchnerismo, revelada en los cuadernos de las coimas.

Hoy, Pandora Papers exhibe piezas faltantes de ese entramado offshore armado por Muñoz y Pochetti para ocultar el dinero negro en el exterior y la adquisición de millonarios bienes fuera de los ojos del fisco. Los documentos que aparecen en esta filtración del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), exponen las dos únicas sociedades en las que aparecen con sus nombres Muñoz y Pochetti como accionistas: Black Gold Limited y Old Wolf Limited.

El paraíso fiscal elegido en estos dos únicos casos fueron las Islas Vírgenes Británicas (BVI), territorio de ultramar del Reino Unido en el Caribe, considerado una jurisdicción ideal para crear empresas de papel y mover dinero sin dar explicaciones sobre su origen. El matrimonio santacruceño requirió los servicios del estudio Trident Trust, uno de los proveedores de servicios offshore más importantes del mundo, especializadp en constituir empresas y administrar fideicomisos, con oficinas en casi dos docenas de jurisdicciones.

Los documentos de Pandora Papers a los que accedió el equipo argentino de ICIJ, integrado por Infobae, junto a La Nación y elDiarioAR, exponen nuevos detalles en los documentos de esa segunda sociedad de la que se valió el matrimonio Muñoz-Pochetti para ocultar su fortuna.

Cambio de manos

Certificado del traspaso accionario de la offshore Old Wolf que figura en Pandora Papers
Certificado del traspaso accionario de la offshore Old Wolf que figura en Pandora Papers

En un certificado que figura en el intercambio de mails del estudio Trident Trust, aparecen registrados los “miembros” de Old Wolf Limited: el ex secretario de Néstor Kirchner figura con el 50% de las acciones de la offshore y su esposa, Pochetti, con la otra mitad. En total, suman USD 50.000. Sus nombres quedaron estampados en el documento, por menos de un mes antes de un rápido nuevo traspaso de manos: desde el 12 de enero hasta el 5 de febrero de 2015.

Old Wolf había sido registrada, en realidad, en noviembre de 2012, poco más de un año después de la muerte del ex presidente Kirchner, cuando Muñoz empezó a crecer en sus negocios personales, ya alejado de la Casa Rosada, y comprar inmuebles en el país y el exterior. Como titular, figura en los documentos quien fue acusado por la Justicia de actuar como su testaferro: Sergio Todisco.

Todisco es un empresario marplatense, dueño de una fábrica textil en esa ciudad balnearia, que actuó como “fronting” de Muñoz en varias sociedades en el extranjero, junto a su entonces mujer, Elizabeth Ortiz Municoy, dedicada al negocio inmobiliario en esa ciudad de la Costa bonaerense. Fue detenido en 2018 al estallar la causa de los cuadernos de las coimas, y puesto en libertad dos semanas después tras haber declarado como arrepentido.

En ese expediente, Ortiz Municoy declaró también como arrepentida a finales de 2018, y contó que regularmente su entonces marido visitaba a Muñoz en su domicilio en la Ciudad de Buenos Aires en el barrio de Saavedra, y que “en la planta alta había departamento de vivienda donde Muñoz guardaba dinero en una bóveda”. La empresaria inmobiliaria arrepentida precisó: “Muñoz sacaba el dinero que colocaba en mochilas o bolsos y se lo entregaba a mi ex marido, que concurría a este lugar una vez por semana desde el año 2010. Retiraba entre 500.000 y 1.000.000 de euros o dólares y enviaba este dinero al exterior a través de casas de cambio”.

El 5 de febrero de 2015, Muñoz y Pochetti transfirieron sus acciones en Old Wolf Limited al mexicano Isaac Esparza Hidalgo, según un documento al que tuvo acceso Infobae, que lleva la firma de puño y letra de ambos. No se explicitó ningún “pago” por esa transferencia accionaria.

El nuevo certificado accionario cuando Old Wolf "pasa" a manos del mexicano Esparza Hidalgo
El nuevo certificado accionario cuando Old Wolf "pasa" a manos del mexicano Esparza Hidalgo

Con domicilio en Monterrey, Esparza Hildalgo provenía de un rubro muy distinto al inmobiliario, y no supo bien en lo que se había metido. Tal como reveló Infobae en 2019, se dedicaba a publicitar juegos de apuestas deportivas en Monterrey, hasta que a cambio de que el primo de Pochetti, Carlos Gellert, le cubriera una deuda de juego, firmó unos papeles que lo convirtieron en el dueño nominal de las sociedades pantalla del ex secretario de Kirchner y su viuda.

El fallecido juez Bonadío pidió su detención en marzo de ese año. Isaac Esparza le dijo a Infobae en ese momento que no sabía quién era Daniel Muñoz y que su único vínculo con el caso fue con Gellert, a quien conocía desde hacía 20 años de jugar al póker en Monterrey, México.

Inversiones inmobiliarias

En ese formulario del estudio Trident Trust, se consigna que el propósito de Old Wolf Limited era “real estate holding” (un holding inmobiliario) y la actividad “property management” (administración de propiedades). Como “origen de los fondos” se indicó “la compra y venta de inmuebles” y “las comisiones vinculadas a esas transacciones”.

La Justicia argentina determinó que el matrimonio Muñoz-Pochetti había adquirido a través de una decena de firmas pantalla registradas en Florida, al menos, 15 lujosos departamentos en Miami y dos en Nueva York, en el Plaza Hotel, por un valor total de unos USD 73 millones.

Con Muñoz ya fallecido y tras las revelaciones de Panama Papers en 2016, su viuda y los testaferros del ex secretario de Kirchner buscaron desprenderse de todas las propiedades compradas en Estados Unidos. Parte de esos fondos recalaron en una inversión inmobiliaria en las islas Turks and Caicos, en el Océano Atlántico, al sureste de las Bahamas, para levantar un emporio hotelero que nunca llegó a concretarse.

Una de los condominios en Miami donde Muñoz adquirió un departamento con dinero que habría provenido de coimas durante el kirchnerismo
Una de los condominios en Miami donde Muñoz adquirió un departamento con dinero que habría provenido de coimas durante el kirchnerismo

Todisco figuró como director de Old Wolf Ltd hasta el 24 de febrero de ese año, cuando fue reemplazado por Perla Aydeé Puente Reséndez, también mexicana y pareja Gellert, hijo de la tía de Pochetti y oriundo de Santa Cruz como ella. En varios de los documentos disponibles en la filtración, aparece su firma como directora, así como su pasaporte. Puente Reséndez permaneció en ese cargo hasta, al menos, fines de 2016.

Cuando el escándalo del cuaderno de las coimas en la obra pública estalló en la segunda mitad de 2018, Pochetti fue arrestada y, finalmente, y tiempo después declaró como arrepentida, dio detalles de las maniobras ante el fiscal Carlos Stornelli, lo que le permitió recuperar su libertad. Hoy está a la espera del juicio oral por este expediente. El equipo de ICIJ buscó consultarla a través de su defensor oficial, Hernán Silva. La viuda de Muñoz agradeció el contacto, pero refirió que “no quiere formular ninguna manifestación al respecto”.

Puente Reséndez fue detenida en julio de 2019 en Argentina, al igual que el resto del entorno de Muñoz, en el marco del mismo expediente, luego de que la Justicia local evaluara un pedido de extradición desde México.

La mujer señaló al ser indagada que solo cumplió lo que le había pedido su esposo y se justificó en que así es la cultura mexicana. “Era toda gente muy querida por mi esposo, hice lo que él me pidió sin cuestionar”, afirmó según fuentes judiciales consultadas en ese momento por Infobae.

Al procesar en agosto de 2019 a la viuda de Muñoz y todo el entorno del matrimonio que actuó como prestanombres, el juez Claudio Bonadio estableció que “los canales de expatriación de dinero” partieron “desde nuestro país hacia las cuentas bancarias a nombre de las sociedades creadas en los EE.UU. y controladas por firmas constituidas en las Islas Vírgenes Británicas: Gold Black Limited y Old Wolf Limited”. Ese paraíso fiscal, de arena blanca y mar turquesa, se había convertido en el talón de Aquiles del secretario de los Kirchner.

El estudio que registró las sociedades se desligó de cualquier ilegalidad. “Cada uno de los negocios de servicios corporativos y fiduciarios de Trident está regulado en la jurisdicción en la que opera y está totalmente comprometido con el cumplimiento de todas las regulaciones aplicables. Trident coopera habitualmente con cualquier autoridad competente que solicite información. Trident no habla de sus clientes con los medios”, respondió a ICIJ el proveedor que tuvo al ex secretario presidencial entre sus clientes.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR