British Airways suspendió la venta de vuelos de corta distancia desde el aeropuerto de Heathrow en Londres

La medida se debe a la fuerte demanda de viajes y a la falta de personal. El tráfico de pasajeros en los aeropuertos europeos se ha disparado luego de dos años de restricciones en los viajes debido a la pandemia

Compartir
Compartir articulo
British Airways suspendió la venta de vuelos de corta distancia desde el aeropuerto de Heathrow (REUTERS/Peter Nicholls)
British Airways suspendió la venta de vuelos de corta distancia desde el aeropuerto de Heathrow (REUTERS/Peter Nicholls)

British Airways suspendió este martes las ventas de vuelos de corta distancia desde el aeropuerto de Heathrow en Londres, informando que tomó la medida en respuesta a una petición del propio aeropuerto de que se limitaran a fin de paliar los problemas causados por una combinación de fuerte demanda de vuelos y falta de personal.

La suspensión se aplica a las reservas nuevas a destinos nacionales en Reino Unido y Europa que salgan de Heathrow, el aeropuerto más transitado del Reino Unido.

British Airways indicó que la medida se aplica solamente a vuelos de corta distancia, definidos generalmente como los que duran hasta tres horas. Eso dejaría a salvo los vuelos a ciudades como Manchester, París, Berlín, Madrid y Zúrich.

La aerolínea informó inicialmente que la suspensión cubriría los vuelos hasta el lunes, pero luego la amplió a una semana. Los vuelos desde Heathrow a ciudades de Reino Unido y Europa sólo estaban disponibles a partir del 16 de agosto, según las búsquedas en la página web de British Airways. Los pasajeros, sin embargo, todavía podrán reservar vuelos cortos con destino al aeropuerto.

La aerolínea indicó que tomó las acciones en respuesta al límite que impuso Heathrow de 100.000 salidas diarias de pasajeros hasta el 11 de septiembre. El aeropuerto pidió a las compañías que dejaran de vender pasajes y redujeran vuelos, lo que provocó fuertes críticas.

Mientras tanto, el aeropuerto Schiphol de Ámsterdam dijo que extenderá su límite diario de pasajeros hasta octubre.

El tráfico de pasajeros en los aeropuertos europeos se ha disparado luego de dos años de restricciones en los viajes debido a la pandemia, pero los aeropuertos y las compañías no han podido seguir el ritmo porque despidieron a miles de trabajadores en el peor momento de la crisis de salud. Heathrow y Schiphol han estado entre los más afectados.

La medida de British Airways se debe a la fuerte demanda de vuelos y falta de personal (REUTERS/Henry Nicholls)
La medida de British Airways se debe a la fuerte demanda de vuelos y falta de personal (REUTERS/Henry Nicholls)

“Como resultado de la solicitud de Heathrow de limitar las reservas nuevas, hemos decidido tomar medidas responsables y limitar los pasajes disponibles en algunos servicios en Heathrow para ayudar a maximizar las opciones de cambio de fecha para los clientes previos, dadas las restricciones que se nos han impuesto y los desafíos que sigue enfrentando todo el sector de la aviación”, informó British Airways en un comunicado.

La aerolínea dijo que estaba “manejando la situación dinámicamente”, incluida la suspensión de las ventas en algunas fechas para no exceder el límite.

Este verano se han producido escenas frecuentes de caos en Heathrow, con filas largas en los controles de seguridad y problemas técnicos en el sistema de recolección de equipajes, lo que produjo enormes montones de valijas perdidas y sin reclamar.

El aeropuerto se disculpó el mes pasado con los pasajeros que vieron afectados sus viajes y dijo que los niveles de servicio fueron inaceptables.

En un principio, British Airways había respondido al límite de pasajeros con la cancelación de 10.300 vuelos hasta octubre. La empresa matriz de la aerolínea, International Consolidated Airlines Group, reportó la semana pasada una ganancia trimestral de 293 millones de euros (245 millones de libras), su primera utilidad desde que comenzó la pandemia, citando una fuerte recuperación de la demanda.

En Ámsterdam, Schiphol dijo que después de consultar con las aerolíneas, los pasajeros que salen diariamente tendrán un límite de 67.500 en septiembre y 69.500 en octubre. Los límites ayudarían al aeropuerto a hacer frente a ciertos “cambios operativos”, como retrasos en la llegada o salida de vuelos.

Con información de AP

Seguir leyendo: