El nuevo sueño de Silvio Berlusconi: la “operación ardilla” para ser presidente de Italia

El ex primer ministro busca conseguir los votos para ser elegido sucesor de Sergio Mattarella. Pero su candidatura enfrenta el rechazo de quienes recuerdan sus condenas judiciales, sus fiestas sexuales con menores y sus vínculos mafiosos

Imagen de archivo del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi reaccionando luego de votar durante la elección de alcaldes y concejales, en Milán, Italia. 3 de octubre, 2021. (REUTERS/Flavio Lo Scalzo/Archivo)
Imagen de archivo del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi reaccionando luego de votar durante la elección de alcaldes y concejales, en Milán, Italia. 3 de octubre, 2021. (REUTERS/Flavio Lo Scalzo/Archivo)

A sus 85 años, Silvio Berlusconi sueña con llegar a la presidencia de Italia a pesar de sus muchos reveses legales y sus escándalos sexuales al ritmo del “bunga bunga”.

El magnate de los medios de comunicación y ex primer ministro italiano, está intentando reunir el apoyo de todos los partidos para añadir a su extenso currículum el cargo más prestigioso.

La primera vuelta para la votación para renovar al presidente para los próximos 7 años está fijada para el 24 de enero, ya que el 3 de febrero acaba el mandato del actual, Sergio Mattarella. La elección es muy incierta, ya que en las primeras tres votaciones se requieren los dos tercios de los votantes para hacerse con el cargo. Pero a partir de la cuarta votación es suficiente la mayoría absoluta de 505 votos: el centro-derecha, que el pasado viernes eligió a Berlusconi como su candidato, expresa unos 480, y teniendo en cuenta que alguien podría no votar por él, al ex Cavaliere le faltan aproximadamente unos cincuenta votos.

En los últimos días, en las crónicas políticas italianas comenzó a circular un nombre en código para describir las negociaciones que lleva meses realizando Berlusconi, líder de Forza Italia (FI), para intentar ser elegido. Periodistas y expertos lo llaman “operación ardilla”. Desde hace semanas Berlusconi ha comenzado a contactar personalmente con varios parlamentarios, en su mayoría independientes, centristas y miembros rebeldes del populista Movimiento Cinco Estrellas, para tratar de conseguir apoyos para su candidatura. Se trata de unos 50 diputados y senadores: justo los que le faltan para alcanzar el “número mágico” de 505 votos.

Sergio Mattarella (c), en una imagen de archivo. EFE/EPA/FABIO FRUSTACI
Sergio Mattarella (c), en una imagen de archivo. EFE/EPA/FABIO FRUSTACI

Laura Granato, una parlamentaria rebelde del Movimiento Cinco Estrellas, contó su sorpresa al recibir una llamada de Berlusconi este mes. “Hola, soy el Sr. Bunga Bunga”, le dijo el ex primer ministro.

Según las crónicas de estos días, Berlusconi le está haciendo a parlamentarios como Granato todo tipo de promesas, inclusive garantizarles un puesto en las listas de su partido. Sabe que muchos “peones”, como en el argot político italiano son llamados los parlamentarios de segunda línea, temen que la elección de un nuevo Presidente lleve a elecciones anticipadas, un año y medio antes del final de la legislatura. Como resultado de la nueva ley que redujo el número de diputados y senadores, además, varios tienen la certeza de que no serán reelegidos.

“Estos parlamentarios están en una situación de gran malestar e incertidumbre, en total son unos 250 votos que podrían, con diferentes hipótesis y propuestas, moverse en una dirección inesperada”, dijo Vittorio Sgarbi, un conocido crítico de arte y diputado que está ayudando a Berlusconi a convencer a sus colegas para que voten por él. “La propuesta es que elijan entre una ‘muerte’ segura o Berlusconi”.

Los simpatizantes del ex Cavaliere también se sumaron a la campaña, con una página de publicidad en un diario nacional que ensalza las cualidades del empresario que irrumpió en la escena política en 1994 seduciendo a millones de italianos con su imperio televisivo: desde “héroe de la libertad” que “puso fin a la guerra fría” a “ejemplo para todos los italianos”.

La página de publicidad que ensalza el genio y la figura de Berlusconi
La página de publicidad que ensalza el genio y la figura de Berlusconi

Berlusconi también planea estrategias más bizarras, como la de la papeleta “marcada”. Se trata de un modo de escribir el nombre del candidato que le permita contar sus posibles apoyos y cotejar las posibilidades de ser elegido. De esta forma, Berlusconi y sus colaboradores podrán vigilar qué partidos han votado de forma compacta y cuáles le han votado más de lo esperado o si han tenido éxito las llamadas a los parlamentarios. Esta estrategia puede sin embargo ser desbaratada por el presidente de la Cámara de los diputados, Roberto Fico.

“Un condenado por fraude fiscal no puede ser presidente”

Más allá de su estrategia, Berlusconi se enfrenta a una fuerte oposición. Ni la izquierda, encabezada por el Partido Demócrata, ni el Movimiento Cinco Estrellas querían ni oír hablar del magnate como presidente de la República, debido a su historial de desmanes, polémicas y sentencias. Berlusconi fue condenado en 2013 por evasión fiscal así como sus actuales líos judiciales por sus fiestas sexuales con menores de edad y sus sospechosas relaciones con personajes condenados por sus vínculos con la mafia.

Una petición online en contra de la candidatura lanzada por el diario opositor Il Fatto Quotidiano, cercano al Movimiento Cinco Estrellas, ya cosechó más de 350 mil firmas.

En Italia, una república parlamentaria, el presidente ocupa sobre todo un cargo de prestigio, pero tiene el poder de disolver el Parlamento, convocar elecciones anticipadas y mediar en las frecuentes crisis de gobierno como único árbitro. Además se lo considera el “garante de la Constitución”.

“Un defraudador fiscal que según una sentencia de la Corte Suprema financió a la mafia durante 20 años no puede llegar a ser Presidente de la República”, dijo el director del Fatto Marco Travaglio. “Ni siquiera debería hablarse de su candidatura, ni siquiera podría ser conserje de una escuela pública. Es un delincuente”.

Lo cierto es que el nombre de Berlusconi es un escollo cada vez más importante en una elección para el que los bloques de derecha e izquierda deben acercar posturas, ya que ninguno suma el quórum por sí solo.

Mario Draghi, el favorito

En este contexto, crecen las probabilidades de los otros pretendientes, con el actual primer ministro Mario Draghi favorito a pesar de que no es candidato oficial. También suenan con cada vez mayor insistencia el ex primer ministro Giuliano Amato, la opción de una relección de Sergio Mattarella y una candidata mujer.

El primer ministro italiano Mario Draghi (REUTERS/Remo Casilli)
El primer ministro italiano Mario Draghi (REUTERS/Remo Casilli)

Así, cada vez más observadores creen que, finalmente, Berlusconi dejará de lado sus ambiciones personales para convertirse en king maker, y principal protagonista de la mudanza de Mario Draghi al Quirinale, la residencia del presidente.

“En los próximos días la candidatura será retirada como una alta forma de amor a la patria. Hasta ahora hemos bromeado un poco y se ha satisfecho un deseo profundo del ex Cavaliere. Los aliados políticos lo han apoyado para no desmantelar definitivamente el centroderecha. Sus hijos, amigos y el partido de Mediaset [su conglomerado mediático] lo apoyaron con cariño y agradecimiento. Ahora es el momento de enfrentar la realidad. Por no decirle adiós a la política con un voto humillante. Para no perjudicar a sus empresas que necesitan estabilidad y armonía con los gobiernos”, escribió la revista l’Espresso.

El martes, su colaborador más cercano Vittorio Sgarbi pareció sugerir este desenlace, al adelantar que Berlusconi no logró convencer al número de parlamentarios que necesita y busca “una salida digna”, la forma más honorable de evitar la derrota. Algo a que el ex Cavaliere no está demasiado acostumbrado.

“Ayer”, dijo Sgarbi, “estaba bastante triste”.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR