El primer ministro de Armenia denunció un intento de golpe de Estado por parte de los militares

El Estado Mayor del Ejército armenio publicó un comunicado firmado por su cúpula y cerca de 30 comandantes en el que resaltó que “el primer ministro y el Gobierno no son ya capaces de adoptar decisiones razonables”. El Kremlin dijo que estaba preocupado por los eventos y llamó a la calma

El primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián
El primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián

El primer ministro armenio Nikol Pashinyan acusó al ejército de un intento de golpe de Estado e instó a sus partidarios a tomar las calles el jueves, después de meses de tensiones por su manejo de la guerra del año pasado con Azerbaiyán por la disputada región de Nagorno-Karabaj.

Los altos mandos militares del país habían exigido el jueves la renuncia del primer ministro, lo que desencadenó una posible lucha de poder en la nación del Cáucaso.

Pashinyan denunció la declaración como un intento de golpe y pidió a los partidarios que se manifestaran.

“Considero la declaración del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas como un intento de golpe militar. Invito a todos nuestros seguidores a la Plaza de la República en este momento”, escribió en Facebook, refiriéndose a una plaza central en la capital, Ereván.

En un mensaje en directo en esa red social, Pashinyan anunció luego la destitución del general Onik Gasparian, al frente del estado mayor.

Horas después, encabezó una manifestación de sus simpatizantes en el centro de la capital armenia y aseguró que, aunque la situación es “tensa”, “todo el mundo está de acuerdo en que no debe haber enfrentamientos”.

“La situación se puede gestionar”, sostuvo el mandatario, megáfono en mano, ante centenares de simpatizantes que marchaban por el centro Ereván, convocados por el propio Pashinyan.

Nikol Pashinyan durante un encuentro con simpatizantes en Erevan este jueves tras su denuncia de un intento de golpe de Estado (REUTERS/Artem Mikryukov)
Nikol Pashinyan durante un encuentro con simpatizantes en Erevan este jueves tras su denuncia de un intento de golpe de Estado (REUTERS/Artem Mikryukov)

La oposición, que reclama la dimisión de Pashinyan desde la derrota militar de Armenia frente a Azerbaiyán en Nagorno Karabaj a finales de 2020, también tenía intención de salir a la calle este jueves. El principal partido opositor de Armenia llamó al primer ministro a aprovechar su “última oportunidad” de partir del poder sin violencia y evitar “una guerra civil”.

La víspera, Pashinyan echó a un adjunto de Gasparian, Tigran Khachatryan, lo que llevó al estado mayor a reclamar su renuncia por juzgar que el primer ministro “ya no está en condiciones de tomar las decisiones que se imponen”.

Khachatryan había ridiculizado las afirmaciones de Pashinyan de que los misiles Iskander suministrados por Rusia, el principal aliado militar de Armenia, no habían alcanzado objetivos durante la guerra con Azerbaiyán por la disputada región de Nagorno-Karabaj.

El comunicado del estado mayor dijo que el despido se realizó “exclusivamente sobre la base de los sentimientos y ambiciones personales” de Pashinyan.

Pashinyan y su gobierno “no son capaces de tomar decisiones adecuadas”, dice el comunicado, denunciando “ataques de las autoridades dirigidos a desacreditar a las Fuerzas Armadas”.

El Ejército también acusó al Ejecutivo de “no ser efectivo” y, en una referencia velada a la reciente guerra con Azerbaiyán, de cometer “graves errores en política exterior” que han acercado al país a su destrucción.

El primer ministro armenio, Nikol Pashinián, posaba rodeado de soldados, el pasado mes de octubre. (EFE/EPA/TIGRAN MEHRABYAN / ARMENIAN PRIME MINISTER PRESS SERVICE / PAN PHOTO/Archivo)
El primer ministro armenio, Nikol Pashinián, posaba rodeado de soldados, el pasado mes de octubre. (EFE/EPA/TIGRAN MEHRABYAN / ARMENIAN PRIME MINISTER PRESS SERVICE / PAN PHOTO/Archivo)

Por su parte Pashinyan, cuya renuncia es exigida también por la oposición armenia desde hace más de tres meses, afirmó que los militares “tienen que responder” a las preguntas de la sociedad para que se sepa “la verdad sobre la guerra” en el Karabaj, que acabó con más de 4.000 muertos en el lado armenio.

Pero hay generales a los que no les gusta que la gente pueda hacerles preguntas”, opinó

Humillación nacional

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que Moscú estaba preocupado por los eventos en Ereván y llamó a la calma.

Pashinyan ha estado bajo presión desde que firmó un acuerdo de paz negociado por Rusia que puso fin al conflicto sobre Karabaj, una región de etnia armenia que se separó del control de Azerbaiyán durante una guerra a principios de la década de 1990.

A fines de septiembre estallaron nuevos combates en la región con las fuerzas azerbaiyanas respaldadas por su aliado Turquía logrando avances constantes.

Después de seis semanas de enfrentamientos y bombardeos que se cobraron unas 6.000 vidas, se firmó un acuerdo de alto el fuego que entregó franjas de territorio a Azerbaiyán y permitió el despliegue de fuerzas de paz rusas.

El presidente ruso Vladimir Putin, el presidente de Azerbaiyán Ilham Aliyev y el primer ministro armenio Nikol Pashinyan durante las discusiones para el acuerdo patrocinado por Moscú que puso fin a la guerra el 10 de noviembre. (Sputnik/Mikhail Klimentyev/Kremlin via REUTERS)
El presidente ruso Vladimir Putin, el presidente de Azerbaiyán Ilham Aliyev y el primer ministro armenio Nikol Pashinyan durante las discusiones para el acuerdo patrocinado por Moscú que puso fin a la guerra el 10 de noviembre. (Sputnik/Mikhail Klimentyev/Kremlin via REUTERS)

Azerbaiyán recuperó el control de varias regiones alrededor de Karabaj que sus fuerzas separatistas habían tomado en la guerra de 1990 y la ciudad de Shusha, de importancia estratégica y simbólica.

Armenia controlaba el territorio desde su victoria en la anterior guerra (1992-1994), tras lo que entró en vigor un frágil alto el fuego roto en numerosas ocasiones, aunque, con la excepción de la guerra de los cuatro días de 2016, nunca a gran escala.

En virtud del acuerdo patrocinado por Moscú que puso fin a la guerra el 10 de noviembre, Azerbaiyán controlará más de dos tercios de territorio del Karabaj, república que proclamó su independencia tras celebrar tres referendos (1991, 2006 y 2017), aunque ésta nunca fue reconocida por la comunidad internacional.

El acuerdo fue visto como una humillación nacional para muchos en Armenia, aunque Pashinyan ha dicho que no tuvo más remedio que aceptar o sufrir pérdidas aún mayores.

El primer ministro se enfrentó a protestas en la capital, Ereván, donde los manifestantes irrumpieron en las oficinas del gobierno la noche en que se firmó y continuaron reuniéndose regularmente.

Una protesta contra el primer ministro la semana pasada en Erevan (REUTERS/Artem Mikryukov)
Una protesta contra el primer ministro la semana pasada en Erevan (REUTERS/Artem Mikryukov)

Pashinyan ha rechazado los pedidos de dimisión y de elecciones anticipadas a pesar de la presión del edificio.

Ex director de un periódico, Pashinyan, de 45 años, llegó al poder encabezando protestas pacíficas en 2018 e inicialmente trajo una ola de optimismo a Armenia, un ex-estado soviético profundamente empobrecido que también limita con Irán, Georgia y Turquía.

Pero su manejo de la guerra ha provocado feroces críticas de los oponentes políticos de Pashinyan, incluido el ex líder Serzh Sarkisian, quien se vio obligado a dimitir en 2018.

(Con información de AFP, EFE, Europa Press)

SEGUIR LEYENDO: