Petro Poroshenko y Vladimir Putin
Petro Poroshenko y Vladimir Putin

Ucrania aseguró este viernes que tiene evidencia de que Rusia está desplegando tanques y lanza misiles en la frontera, en lo que considera un nuevo intento de intimidación por parte del Kremlin. Se profundiza así la crisis, desatada el pasado domingo con la violenta intercepción de tres embarcaciones ucranianas en el estrecho de Kerch, y la posterior captura de sus 24 tripulantes.

"Los tanques de Putin se están concentrando en la frontera", afirmó el presidente Petro Poroshenko en una entrevista con Sky News. "Están a solo 18 kilómetros, en el mismo lugar en el que tienen sus municiones y lanza misiles. Tenemos que estar preparados para proteger a nuestro país".

Desde el jueves a la noche hay reportes de sistemas misilísticos tierra-aire cerca del pueblo de Dzhankoy, en la anexada península de Crimea, a sólo 19 kilómetros de Ucrania. "Si todo el mundo no tiene razones para confiar en Putin, nosotros definitivamente no tenemos razones para ir con él", agregó Poroshenko.

Soldados ucranianos asisten a un entrenamiento militar en la región de Chernihiv, Ucrania, el 28 de noviembre de 2018 (Mykola Lazarenko, Presidential Press Service via AP)
Soldados ucranianos asisten a un entrenamiento militar en la región de Chernihiv, Ucrania, el 28 de noviembre de 2018 (Mykola Lazarenko, Presidential Press Service via AP)

Las autoridades ucranianas dieron un paso más el viernes en su confrontación con Rusia al anunciar un veto a la entrada de la mayoría de hombres rusos al país y el registro de la vivienda de un influyente clérigo de la iglesia ortodoxa rusa. La medida se produce días después de que el Parlamento diera luz verde a la imposición de la ley marcial durante 30 días.

Petro Tsygykal, director de la agencia fronteriza ucraniana, anunció durante una reunión de seguridad el viernes que los varones rusos de entre 16 y 60 años no podrán ingresar al país mientras la ley marcial esté en vigor. Poroshenko dijo durante el encuentro que tomó esa decisión "para evitar que la Federación Rusa forme ejércitos privados" en suelo ucraniano.

El anuncio se produjo después de que en la víspera el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, canceló la esperada reunión con Putin, alegando que no era apropiado ya que Moscú no liberó a los marinos.

Poroshenko junto a militares ucraniano (AP)
Poroshenko junto a militares ucraniano (AP)

Por otra parte, la agencia de inteligencia ucraniana anunció también el viernes que está investigando a un destacado clérigo de la Iglesia Ortodoxa rusa. Agentes del departamento registraban la vivienda del padre Pablo, responsable del Monasterio de las Cuervas de Kiev, explicó Ihor Guskov, jefe de personal de la SBU. El religioso es sospechoso de "incitación al odio", agregó.

El Monasterio de las Cuervas, el centro espiritual de Ucrania, está bajo la jurisdicción de la Iglesia Ortodoxa rusa. La iglesia ucraniana, que forma parte de la rusa desde hace siglos, estuvo cerca de separarse a principios de año alentada por el conflicto con las comunidades ortodoxas rusas en el país.

El presidente ucraniano
El presidente ucraniano

En la actualidad hay tres comunidades ortodoxas en Ucrania, incluyendo dos iglesias escindidas. Las autoridades ucranianas intentaron presentar a los clérigos ortodoxos rusos en el país como partidarios de los separatistas.

Las hostilidades entre las dos naciones vecinas han ido en aumento desde que Moscú se anexó Crimea hace más de cuatro años. Rusia también respaldó a los separatistas del este de Ucrania con envíos clandestinos de soldados y armas. Esos combates causaron la muerte de al menos 10.000 personas desde 2014, pero se han aliviado un poco gracias a la tregua de 2015.

Con información de AP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: