Un misil estadounidense diseñado para interceptar ICBMs
Un misil estadounidense diseñado para interceptar ICBMs

Los Gobiernos de Estados Unidos y Rusia acordaron en 2010 reducir sus arsenales nucleares en un esfuerzo en conjunto para poner límite a la proliferación de armas de destrucción masiva y continuar una tendencia de desarme encarada desde finales de la Guerra Fría.

El Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (New START, por sus siglas en inglés) entró en vigor en 2011, pero el plazo para cumplir con la limitación a 1.550 ojivas nucleares listas para su uso y de 700 vehículos preparados para su lanzamiento, entre misiles balísticos y bombarderos, venció este lunes.

Además, el New START contempla un elaborado régimen de verificación de la información para que cada parte pueda conocer el alcance de las capacidades de la otra.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y su par ruso, Vladimir Putin (Reuters)
El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y su par ruso, Vladimir Putin (Reuters)

De acuerdo con el Departamento de Estado de Estados Unidos, desde 2011, Washington y Moscú han intercambiado 14.600 notificaciones sobre ubicación, movimiento y disposición de armas nucleares; han realizado 14 intercambios semestrales de información general sobre sus sistemas; han inspeccionado 252 sitios y han completado 14 demostraciones de las características técnicas de sus misiles balísticos.

Los arsenales desplegados son sensiblemente inferiores en número a los que existían durante la Guerra Fría, cuando la amenaza de un enfrentamiento nuclear entre ambas potencias parecía mucho más palpable, pero aun así, estos últimos datos muestran que Rusia y los Estados Unidos mantienen 2.837 ojivas nucleares desplegadas y 1.187 vehículos listos para ser utilizados en el acto.

Es decir, que ambos países tienen la capacidad de realizar hasta 1.187 ataques nucleares en cuestión de minutos, sin contar las 290 ojivas listas para usar de Francia y las 120 del Reino Unido, además de otras 765 desarmadas que poseen China, Pakistán, India, Israel y Corea del Norte.

Los arsenales de cada potencia

¿Pero cómo están conformados los arsenales de los Estados Unidos y Rusia, las principales potencias nucleares de la historia?

En la actualidad, son tres las principales formas de lanzar armas nucleares. La más antigua, barata y directa es mediante bombarderos estratégicos. Pero es también la opción más vulnerable a las defensas enemigas, y supone un riesgo de muerte para las tripulaciones de los aviones.

Los Misiles Balísticos Intercontinentales (ICBM, por sus siglas en inglés), en cambio, son prácticamente invulnerables una vez que han sido lanzados, y alcanzan rápidamente el espacio antes de reingresar a la atmósfera terrestre. Pero su desarrollo y mantenimiento requieren de una avanzada tecnología y de enormes recursos, y sus sitios de lanzamiento pueden ser atacados preventivamente.

Finalmente, los Misiles Balísticos Lanzados desde un Submarino (SLBM), de menores capacidades que los ICBM, tienen el beneficio de poseer una plataforma de lanzamiento móvil y difícil de detectar, que les permite mantenerse escondidos hasta el momento antes de ser lanzados.

Un misil balístico lanzado desde un submarino (SLBM)
Un misil balístico lanzado desde un submarino (SLBM)

Estados Unidos

– ICBM: el LMG-30 Minuteman III (miliciano) es el principal intercontinental en servicio en los Estados Unidos y se cree que hay 450 de ellos desplegados y en reserva. Se trata de un misil puesto en servicio en 1970 que se encuentra ahora en actividad en sus versiones modernizadas W78/Mk12A y W78/mk21.

Desarrollado por Boeing, este ICBM de tres fases tiene un alcance de 9.600 kilómetros y alcanza una altura máxima de 1.120 kilómetros en su trayectoria balística hasta el blanco, a una velocidad de 28.000 kilómetros por hora, de acuerdo con datos provistos por el portal especializado military.com.

Su ojiva nuclear W78 tiene un poder cercano a los 350 kilotones (Little Boy, la bomba lanzada sobre Hiroshima, "apenas" generó una explosión de 15 kilotones, unidad que equivale a 1.000 toneladas de TNT) y puede incluir varias de estas cabezas capaces de atacar blancos distintos.

Dos bombas B-61, con un poder de 340 kilotones cada una
Dos bombas B-61, con un poder de 340 kilotones cada una

– SLBM: en este terreno, los Estados Unidos operan la familia de los Trident II, desarrollados en 1983 por Lockheed-Martin, y que tienen un alcance de 7.840 kilómetros a una velocidad de 21.000 kilómetros por hora.

Cada misil puede llevar múltiples ojivas W76, de 100 kilotones, o W88, termonucleares de 475 kilotones.

Los 288 Trident II, que se especula están en servicio, pueden ser lanzados únicamente por la flota de 14 submarinos nucleares de la clase Ohio de la marina de los Estados Unidos. Cada Ohio puede llevar 24 SLBM y gracias a su sistema de propulsión nuclear su alcance es prácticamente ilimitado, debiendo realizar paradas solo para abastecerse de suministros para la tripulación.

Bombarderos supersónicos estadounidenses B-1 Lancer (Reuters)
Bombarderos supersónicos estadounidenses B-1 Lancer (Reuters)

– Otras bombas: Finalmente, el arsenal estadounidense se completa con las bombas de caída libre B-61 y B-83, de 340 y 1.200 kilotones de poder explosivo, y el misil de crucero AGM-86B con una cabeza de 150 kilotones.

Estas armas son lanzadas principalmente por los bombarderos estratégicos B-52 Stratofortress, B-1 Lancer (el único supersónico) y B-2 Spirit, aunque en el caso de las bombas, también pueden ser cargadas en algunos cazabombarderos.

Rusia

– ICBM: Moscú mantiene operativos al momento cuatro modelos distintos. Los más antiguos, el R-36 y el UR-100N, tienen un poder difícil de calcular, ya que pueden llevar 10 y 6 ojivas independientes cada uno. Su alcance es de 16.000 y 10.000 kilómetros respectivamente.

Un ICBM ruso, el RS-36
Un ICBM ruso, el RS-36

Los más modernos RT-2PM Topol y Rs-24 Yars poseen un alcance de 11.000 kilómetros a una velocidad de 25.000 kilómetros por hora. El Topol carga una ojiva de 800 kilotones, y el Yars, múltiples cabezas de hasta 300 kilotones cada una.

Además, Rusia está terminando las pruebas del RS-28 Sarmat, el cual con una cabeza de 40.000 megatones sería el ICBM más poderoso del mundo.

– SLBM: Moscú mantiene dos en servicio. El R-29 Vysota, con un alcance de 6.500 kilómetros y múltiples cabezas nucleares de hasta 500 kilotones, y su futuro reemplazo, el RSM-56 Bulava, que puede llevar seis ojivas de 150 kilotones cada uno a una distancia de 8.000 kilómetros.

Bombardero supersónico ruso: el Tu-160 Blackjack
Bombardero supersónico ruso: el Tu-160 Blackjack

Los R-29 Vysota pueden ser lanzados por los submarinos nucleares de la clase Delta, de los cuales hay actualmente en servicio nueve en la marina rusa, mientras que los RSM-56 Bulava están preparados para los tres nuevos submarinos nucleares de la clase Borei lanzados en 2013.

– Aviones y bombas: la flota de bombarderos estratégicos de Rusia está formada por los Tu-95 Bear, un viejo cuatrimotor introducido en 1956, y los supersónicos y más capaces Tu-160 Blackjack.

Estas aeronaves son capaces de lanzar misiles de crucero como el Kh-22, con un alcance de 600 kilómetros y una ojiva de hasta 1.000 kilotones, así como los más modernos Kh-55 (con un alcance de 3.000 kilómetros y ojiva termonuclear) y el P-270, con alcance de 250 kilómetros y 120 kilotones de poder, especializado en ataque a barcos de guerra.

LEA MÁS: