Abdelaki Es Satty, el imán que radicalizó a los terroristas de Barcelona, viajó a Bélgica tres meses antes del atentado perpetrado en Bruselas el pasado mes de marzo de 2016.

A raíz de esa información, las autoridades investigan si estuvo involucrado en los ataques llevados a cabo en el aeropuerto y la red de metro que dejó 35 muertos y al menos 350 heridos.

Es Satty había pasado varios meses buscando trabajo en el distrito belga de Vilvoorde, al norte de Bruselas, según confirmó el alcalde de la región, Hans Bonte, al diario local De Morgen.

Ese distrito es conocido por la alta presencia de yihadistas. No obstante, los últimos reportes indican que la policía belga se puso en contacto con el departamento de justicia de Cataluña para comunicarle que Es Satty no tenía vínculos terroristas allí, consigna Daily Mail.

Abdelaki Es Satty murió en la explosión producida en una vivienda de Alcanar la noche previa al atentado en La Rambla (AP)
Abdelaki Es Satty murió en la explosión producida en una vivienda de Alcanar la noche previa al atentado en La Rambla (AP)

Sin embargo, las autoridades continúan investigan su posible conexión con los atentados.

Asimismo, el imán, quien murió el pasado miércoles por la noche en una vivienda ubicada en el municipio catalán de Alcanar donde los terroristas fabricaban explosivos, tenía relación con uno de los responsables del ataque a la red ferroviaria de Madrid en 2004.

De acuerdo a los recientes informes, era amigo de algunos de los encarcelados por los atentados en la capital española, tras pasar cuatro años en prisión por narcotráfico y violar las leyes españolas de inmigración.

En 2012 Es Satty salió de prisión, donde inició una estrecha relación contra otro detenido: Rachid Aglif, apodado "El conejo".

Las autoridades creen que la idea original de los terroristas era atacar con un fuerte arsenal de explosivos (AP)
Las autoridades creen que la idea original de los terroristas era atacar con un fuerte arsenal de explosivos (AP)

Aglif había sido condenado a 18 años por los atentados con explosivos en Madrid en marzo de 2004, donde murieron 191 personas.

Este lunes, la policía catalana confirmó que los restos del imán marroquí estaban bajo los escombros de la vivienda que explotó el pasado miércoles, horas antes del atentado del jueves en La Rambla.

Se especula que esa explosión cambió los planes de los atacantes, quienes terminaron atacando con vehículos para embestir a decenas de peatones.

LEA MÁS: