Aproximadamente 2,000 personas han sido desplazadas por violencia del narco en Pantelhó, Chiapas

Ante la inoperancia de los tres órdenes de gobierno, los pobladores se organizaron para hacerle frente al grupo criminal que azota la región. Ellos se denominan Defensores del Pueblo, pero son ubicados como “Los Ciriles”

Guardar

Nuevo

El grupo criminal que azota la región trabaja en complicidad con el gobierno municipal encabezado por el PRD (Foto: Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, A. C.)
El grupo criminal que azota la región trabaja en complicidad con el gobierno municipal encabezado por el PRD (Foto: Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, A. C.)

La violencia causada por el narcotráfico continúa conquistando territorios en México y obliga a miles de personas a desplazarse de su lugar de origen para evitar amenazas, ataques y hasta la muerte.

Chiapas, un estado al sur del país, ha sido víctima de estos embates por parte de organizaciones criminales dedicadas a la comercialización de drogas, y durante las últimas semanas, la región tsotsil Pantelhó-Chenalhó ha sido prácticamente abandonada para dejar de vivir en esta situación.

De acuerdo con el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, A. C. (Frayba), alrededor de 2,000 personas han sido desplazados por la violencia generalizada del crimen organizado y la omisión del Estado mexicano de atender la situación.

Esta asociación ha obtenido documentos que señalan la presencia de un grupo criminal en el municipio de Pantelhó, el cual actúa en complicidad con el Ayuntamiento para formar parte de las estructuras del poder municipal, actualmente vinculado al Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Los criminales utilizan vehículos de la Guardia Nacional para pasearse por la zona sin ser molestados (Foto: Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, A. C.)
Los criminales utilizan vehículos de la Guardia Nacional para pasearse por la zona sin ser molestados (Foto: Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, A. C.)

Algunas de las cuestiones que han sufrido los pobladores de esta región han sido retenes, bloqueos e incursiones del grupo criminal, en compañía de elementos de la policía municipal y estatal.

También existen testimonios sobre integrantes de esta célula del narco que utilizan vehículos oficiales de la Guardia Nacional para transitar libremente por las calles.

“Sabemos que pobladores de al menos 19 comunidades de los municipios de Pantelhó, Simojovel y Chenalhó se encuentran en un nivel máximo de riesgo. Hombres, mujeres, niñas, niños, adolescentes y adultos mayores viven con miedo y terror debido a la amenaza que han recibido por parte de las personas vinculadas al crimen. La vida de quienes denuncian está en riesgo”, detalló el centro Frayba.

Hasta el momento se han registrado operaciones del Cártel de Sinaloa, mismo que tiene pleno control de la frontera con Guatemala; del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), que se extiende a la costa suroccidental; y del Cártel del Golfo, con una pequeña franja de poder que se extiende desde el Pacífico hasta la frontera con Oaxaca y la parte del sur de Veracruz.

El pasado 5 de julio fue asesinado Simón Pedro Pérez López, integrante de Las Abejas de Acteal (Foto: Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, A. C.)
El pasado 5 de julio fue asesinado Simón Pedro Pérez López, integrante de Las Abejas de Acteal (Foto: Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, A. C.)

Esta pugna por obtener la plaza de Chiapas sería la detonante de la violencia y los desplazamientos forzados de los habitantes de Pantelhó, pues buscarían eliminar a sus enemigos sin medir fuerza de fuego o si existe algún inocente de por medio.

Por medio de diferentes fuentes consultadas por el centro Frayba, se confirmó que en lo que va de este año, en este municipio han asesinado a 12 personas, entre ellas un niño. También existen registros de una persona desaparecida, así como una mujer y un niño heridos, esto del 12 marzo a la fecha.

Uno de los hechos que más revuelo causó a nivel nacional fue el pasado 5 de julio, cuando asesinaron a Simón Pedro Pérez López, maya tsotsil, defensor comunitario de derechos humanos, catequista y expresidente de la Mesa Directiva de la Organización Sociedad Civil de Las Abejas de Acteal, integrantes del Congreso Nacional Indígena.

La principal petición es que el gobierno de Chiapas haga algo, pues tiene pleno conocimiento de estas situaciones no obstante, hasta el momento no ha actuado para proteger la vida, integridad y seguridad personal de la población.

Los Defensores del Pueblo, conocidos como "Ciriles", son quienes se enfrentan a la célula criminal que azota Pantelhó (Foto: Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, A. C.)
Los Defensores del Pueblo, conocidos como "Ciriles", son quienes se enfrentan a la célula criminal que azota Pantelhó (Foto: Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, A. C.)

“En diversos municipios existe un vacío de autoridad, impera la violencia, la impunidad y el gobierno reduce la grave situación a conflictos intercomunitarios que sólo denotan un racismo de Estado. De este modo, la actividad delincuencial de los grupos criminales vinculados cada vez más y con claridad a partidos políticos, y funcionarios públicos de los tres niveles de gobierno ha permitido que el poder de estos grupos sea el que impere y tenga control territorial sobre la población mediante el terror, asesinatos, desaparición, robo, despojo y desplazamientos forzados, portación de armas y explosivos de uso exclusivos del Ejército mexicano”, denunció el Centro de Derechos Humanos.

A pesar de que la Fiscalía General del Estado de Chiapas (FGE) ha recibido múltiples denuncias, y de que la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas, también se ha pronunciado al respecto, el cambio es nulo, y el hartazgo comienza a reflejarse en las personas, quienes prefieren escapar para no morir.

Debido a esta inoperancia de las autoridades municipales, estatales y federales, los pobladores se organizaron para defenderse. Ellos se denominan Defensores del Pueblo, pero la prensa los bautizó como “Ciriles”, y hasta los han vinculado con el CJNG.

Según Frayba, este grupo fue el causante de la violenta jornada en Pantelhó registrada el 7 y 8 de julio en la cabecera municipal, pero fue porque defendieron a los vecinos de la región del grupo criminal que, desde hace aproximadamente seis años, ha crecido en poder basado en los pactos de impunidad institucionales de los gobiernos, aunado a la complicidad y omisión del Estado.

SEGUIR LEYENDO

Guardar

Nuevo