Tras 11 meses de pandemia de COVID-19, el Senado encontró consenso para legislar a distancia

Ante el aumento de casos y muertes, los legisladores, arrinconados por el coronavirus, abrieron la puerta a que el Pleno emigre a plataformas digitales para mantener las labores legislativas a pesar de la amenaza

Arrinconado por el COVID-19, el Senado se prepara para reformas que le permitan al Pleno sesionar a distancia (Foto: Cortesía Senado mexicano)
Arrinconado por el COVID-19, el Senado se prepara para reformas que le permitan al Pleno sesionar a distancia (Foto: Cortesía Senado mexicano)

A 11 meses de que el primer caso de coronavirus llegara México y tras un año donde el país ha acumulado casi 1.7 millones de casos y más de 142,000 muertes por COVID-19, el Senado de la República encontró por fin consenso entre los partidos que lo integran para que las sesiones del Pleno se puedan realizar a distancia.

Hay la disposición de poder emigrar a las plataformas digitales, votar legislaciones, votar nombramientos, votar y trascender en la vida nacional, en aquellos asuntos que son de interés público y por ello creo que existe un consenso para poder llevar a cabo un Senado virtual”, expresó este martes el presidente del Senado, Eduardo Ramírez, de Morena, el partido de la mayoría.

“Sobre todo”, añadió, “para que no exista una parálisis legislativa, ni por la pandemia ni por los procesos electorales”. El Senado, a diferencia de la Cámara de Diputados, que comenzó a trabajar en sesiones de forma semipresencial desde octubre del 2020, no ha podido legislar para poder laborar de forma virtual.

El Senado aprobó sesiones virtuales, pero no tenían peso ya que no se podía legislar ni aprobar nombramientos en este formato salvo en comisiones (Foto: Cortesía Senado mexicano)
El Senado aprobó sesiones virtuales, pero no tenían peso ya que no se podía legislar ni aprobar nombramientos en este formato salvo en comisiones (Foto: Cortesía Senado mexicano)

Ha pasado casi un año desde que el primer caso de coronavirus se presentara en México. A finales de febrero comenzó la larga pandemia en el país, que en las últimas semanas ha registrado una segunda ola brutal que ha colapsado sobre todo el centro del país, tanto la Ciudad de México como el Estado de México, así como las entidades colindantes.

Tras el aumento de casos y el primer confinamiento, a nivel nacional, que ocurrió en el país a finales de marzo y hasta junio, ambas Cámaras del Congreso adelantaron su receso legislativo veraniego y volvieron en agosto a los trabajos, pero siempre con el riesgo de contagios latente por sus reuniones presenciales.

Hasta ahora, además de las docenas de contagios en los recintos de San Lázaro y de la Cámara Alta, se han registrado la muerte de cuatro legisladores por COVID-19: tres diputados, Miguel Acundo y Delfino López, así como el suplente Edmundo Martínez; y el senador morenista Joel Molina. Además, han muerto al menos 15 trabajadores administrativos.

La CDMX, sede del Senado, se encuentra en semáforo rojo y pasa por el peor momento de la pandemia hasta ahora (Foto: Carlos Jasso/ Reuters)
La CDMX, sede del Senado, se encuentra en semáforo rojo y pasa por el peor momento de la pandemia hasta ahora (Foto: Carlos Jasso/ Reuters)

En octubre, la Cámara de Diputados comenzó a laborar con un esquema semipresencial: en el Pleno de San Lázaro trabajaban físicamente hasta 129 legisladores, representantes de todos los partidos políticos, mientras el resto lo hace desde cualquier punto del país. Sin embargo, para discutir y aprobar reformas constitucionales, el Pleno debe trabajar de forma presencial.

En el Senado también diseñaron un modelo de sesiones a distancia, pero no cumplió con las necesidades del Congreso. Y es que el reglamento aprobado no incluía ninguna discusión ni aprobación de legislaciones de ningún tipo, aunque sí abrió la puerta a que en comisiones se pudieran celebrar sesiones virtuales con todos los efectos de las presenciales.

Esto contrasta con la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), otra de las instituciones denominadas “esenciales” para vida pública, política e incluso económica del país. El más alto Tribunal del país comenzó en abril de 2020 con sesiones virtuales a distancia con todos sus efectos y continuará así al menos hasta febrero de 2021. En su favor, el Pleno de la Corte es de apenas 11 miembros, a diferencia de los 500 diputados y 128 senadores.

El Senado ha perdido a un legislador por COVID-19, así como a tres diputados (Foto: Cortesía Senado mexicano)
El Senado ha perdido a un legislador por COVID-19, así como a tres diputados (Foto: Cortesía Senado mexicano)

Ahora, ante el regreso de la Ciudad de México al semáforo epidemiológico rojo (el de más alta alerta por contagios y muertes de COVID-19) y la necesidad de reuniones físicas en espacios cerrados, el peor escenario para evitar al coronavirus, los senadores buscarán modificar las falencias de su plan original, luego de cancelar una sesión extraordinaria a medidados de enero.

Hay preocupación por la salud de los senadores y senadoras, hay preocupación por la familia. El desplazamiento que tienen muchos de ellos, es tomar a veces por carretera o por avión y se vuelve un tema de temor para el Senado”, expresó este martes Ramírez.

Este martes, el presidente del Senado se reunió a distancia con los titulares de las 46 comisiones de la Cámara Alta para revisar la agenda legislativa del Periodo Ordinario de Sesiones que inicia el próximo 1 de febrero. Ahí, Ramírez encontró avances entorno a una reforma para sesionar de forma remota.

México superó las 142,000 muertes este martes con una cifra récord para un periodo de 24 horas (Foto: José Pazos/ EFE)
México superó las 142,000 muertes este martes con una cifra récord para un periodo de 24 horas (Foto: José Pazos/ EFE)

“El punto medular es una reforma para plataformas digitales, trabajo en las tecnologías, y creo que hay que retomarlo. Fue la propuesta de ir hacia las plataformas digitales. Se dejó ver una relación de trabajo virtual, que la preocupación es trabajar desde la oficina o desde donde se sientan cómodos. A partir de ello, discutir todo lo pendiente”, detalló Ramírez.

Y es que el Senado tiene para este 2021 una agenda cargada de temas, unos más polémicos que otros, incluidas las reformas a la Fiscalía General de la República y al Banco de México, las cuales han causado irritación en distintos sectores, así como las modificaciones para eliminar el outsourcing y cumplir por fin con el mandato de la Corte de despenalizar y regular el uso recreativo de la marihuana.

Mientras tanto, México acumula 142,832 muertes por COVID-19, con un nuevo récord de fallecimientos en un periodo de 24 horas este martes. Además, suma 1,668,399 casos confirmados acumulados. Por otro lado, el país ya ha vacunado a 498,122 personas, sobre todo del personal de salud de primera línea que combate al coronavirus.

MÁS SOBRE ESTE TEMA