La importancia de la carga viral en el contagio del COVID-19

La cantidad total de virus dentro del cuerpo determina la rapidez de propagación de la pandemia

Personal de emergencia evacúa a personas con síntomas de gripe de dos cruceros en un puerto en Miami, Florida, el 26 de marzo de 2020
(Foto: REUTERS/Carlos Barria)
Personal de emergencia evacúa a personas con síntomas de gripe de dos cruceros en un puerto en Miami, Florida, el 26 de marzo de 2020 (Foto: REUTERS/Carlos Barria)

El virus COVID-19 fue detectado por primera vez en Wuhan, China, en diciembre de 2019. Desde entonces ha infectado a más de 400 mil personas y tiene una tasa de letalidad de 4.5%. El coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave, SARS-CoV-2 o mejor conocido como COVID-19, parece tener un origen de zoonosis: pasó de un huésped animal a un huésped humano.

Mientras que las indicaciones para prevenir el virus son claras y simples (mantener distancia con otras personas, evitar tocarse la cara, lavar frecuente las manos) y los síntomas comunes (tos, fiebre, y dificultad para respirar), las dinámicas virales en los pacientes infectados continúan siendo estudiadas.

Entonces, ¿qué es la carga viral y por qué es importante en el contagio del COVID-19? Es la cantidad total de virus que una persona tiene dentro de su cuerpo. La cuarentena y el aislamiento permiten que exista una distancia entre las personas, se evite la propagación del virus, y se recuperen aquellos infectados al no seguir transmitiendo la carga viral de una persona a otra. Sin una cura el aislamiento es crucial para disminuir la exposición al virus.

El doctor Edward Parker, investigador de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, afirmó que la cantidad de virus a la que se está expuesto al principio de una infección se conoce como la “dosis infecciosa”.

Usuarios son inspeccionados por termómetros de infrarrojos en el metro de la Ciudad de México durante la pandemia de COVID-19
(Foto: REUTERS/Henry Romero)
Usuarios son inspeccionados por termómetros de infrarrojos en el metro de la Ciudad de México durante la pandemia de COVID-19 (Foto: REUTERS/Henry Romero)

“Así que, en general, es crucial para nosotros limitar todas las posibles exposiciones al coronavirus COVID-19, ya sea para individuos altamente sintomáticos que tosen grandes cantidades de virus o para individuos asintomáticos que eliminan pequeñas cantidades. Y si no nos sentimos bien, debemos observar estrictas medidas de autoaislamiento para limitar nuestras posibilidades de infectar a otros”, dijo Parker de acuerdo a Forbes.

Una razón por la cual las zonas metropolitanas se mantienen como los centros de mayor frecuencia de contagio es debido a las congregaciones de grandes grupos. Entre más exposición haya al virus más se absorbe una alta carga viral y más probabilidades de ocasionar una enfermedad grave. Por otro lado, si sólo se tiene contacto con una persona infectada de COVID-19 la carga viral será menor y las probabilidades de una enfermedad grave también.

El término carga viral es utilizado comúnmente en pacientes con VIH o SIDA para determinar la cantidad de virus que tienen en la sangre y otros fluidos y órganos del cuerpo. Por ejemplo, una vez que un paciente de VIH o SIDA empieza un tratamiento antirretroviral sus niveles de carga viral disminuyen hasta un punto en el cual la enfermedad ya no se puede transmitir: el objetivo de las medicinas es mantener la carga viral indetectable.

La persona seguirá viviendo con VIH pero con niveles tan bajos del virus en su sangre que, si continúa en tratamiento, no lo puede transmitir a otros. La cantidad se puede medir por el número de copias del virus por cada mililitro de sangre.

Un grupo de expertos comenzó a dar servicios de detección de COVID-19 a integrantes de la comunidad de la Universidad Autónoma de México.
(FOTO: UNAM/CUARTOSCURO.COM)
Un grupo de expertos comenzó a dar servicios de detección de COVID-19 a integrantes de la comunidad de la Universidad Autónoma de México. (FOTO: UNAM/CUARTOSCURO.COM)

En enfermedades como la gripe o el síndrome respiratorio agudo grave (SRAG) el virus también se replica en las células del cuerpo humano. Sin embargo, los medicamentos antivirales para estas enfermedades no sirven para tratar el COVID-19. La variación de síntomas y el hecho de que una persona asintomática puede transmitir el virus explican la rápida propagación de la pandemia.

Los virus necesitan multiplicarse para poder sobrevivir, de acuerdo a los Servicios de Salud y Sociales de Delaware, por lo cual la transmisión de enfermedades se puede dar por contactos directos e indirectos: el contacto físico de una persona infectada con una persona susceptible y el contacto con superficies y objetos contaminados o, en algunos casos, animales portadores.

Específicamente el tocar, besar, y tener contacto con secreciones, la inhalación de gotas cuando una persona infectada tose o estornuda y, cuando una persona saludable toca, con las manos infectadas, su cara, nariz, o boca.

The Lancet, revista médica británica, informó en el artículo Viral load of SARS-CoV-2 in clinical samples, publicado el 24 de febrero de 2020, que la carga viral en infectados de COVID-19 es más alta durante los primeros días de síntomas.

El Zócalo de la Ciudad de México se mantiene parcialmente vació durante la epidemia de COVID-19 en el país (Foto: REUTERS/Henry Romero)
El Zócalo de la Ciudad de México se mantiene parcialmente vació durante la epidemia de COVID-19 en el país (Foto: REUTERS/Henry Romero)

Las pruebas de dos pacientes en Beijing indicaron que la mayor carga viral fue cinco a seis días después de la primera aparición de síntomas. Como comparación, la carga viral en pacientes de SRAG alcanza su punto máximo a los 10 días del comienzo de la enfermedad.

Es importante enfatizar que las cargas virales más altas de los dos pacientes se encontraron en las muestras de esputo o flemas y después en las pruebas de garganta o exudado faríngeo. No se encontró una carga viral en las pruebas de urina o de heces fecales.

De otras pruebas respiratorias realizadas a 80 pacientes en diferentes etapas de la infección se encontró que la carga viral era alta durante los primeros días de síntomas. Sin embargo, también se encontró una alta carga viral, ocho días después de los síntomas de inicio, en la muestra de esputo o flema de un paciente que falleció.

Funcionarios verifican información de personas que ingresan desde la provincia de Hubei a Pekín, China
(Foto: vía REUTERS)
Funcionarios verifican información de personas que ingresan desde la provincia de Hubei a Pekín, China (Foto: vía REUTERS)

Además, dos individuos que habían estado expuestos al COVID-19 tuvieron resultados positivos al virus en una prueba que sugirió que las personas infectadas pueden ser contagiosas incluso antes de presentar síntomas de la enfermedad.

De 17 casos confirmados de COVID-19, análisis de heces demostraron que, hasta 11 días después de mostrar los primeros síntomas, la carga viral continuaba presente pero era menor que en las pruebas respiratorias.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Mapa del coronavirus en México: ya son siete muertos, 475 positivos y los sospechosos se disparan

Coronavirus en México: panorama de la industria restaurantera ante cambio de los patrones de compra por contingencia

Francia autorizó el tratamiento del coronavirus con cloroquina propuesto por el científico Didier Raoult


MAS NOTICIAS