Por segundo día, el presidente presentó los cabos sueltos sobre el asalto en Culiacán FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COM
Por segundo día, el presidente presentó los cabos sueltos sobre el asalto en Culiacán FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COM

“No se apuesta a la confrontación. Se cuida la vida de las personas”, fue la frase que encaminó la conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador, este viernes 1 de noviembre.

A 15 días del fallido operativo en Culiacán, Sinaloa, el jefe político abrió por segundo día consecutivo una ronda de preguntas sobre los cabos sueltos que continúan sobre la mesa.

Uno de ellos, la exposición del Coronel Juan José Verde Montes de quien se había asegurado, encabezó el operativo contra la captura de Ovidio Guzmán a nivel nacional, el pasado 17 de octubre. “El que nada debe, nada teme”, recalcó el presidente de México.

Sobre las posibles represalias que Verde Montes pudo haber recibido al sacar a relucir su nombre, el mandatario mexicano dijo que “si un servidor público cumple con su responsabilidad, va a correr riesgos, pero lo tiene que hacer, es su trabajo. Si no se actúa, no hay justicia y no hay un auténtico estado de derecho”.

Por su parte, el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval dijo que el coronel Verde opera desde la Ciudad de México y coordina a México, pero fue otro militar quien se hizo a cargo de la operación en aquella ciudad, y cuyo nombre no se dará a conocer.

“El elemento que ayer se citó el nombre es el coordinador desde aquí, la Ciudad de México. Aunque tomó otro sentido, está aquí en la Ciudad de México, aunque coordina esfuerzos que no participó en el operativo de Culiacán, quien participó es otro elemento que ese no podemos dar nombre porque hay una investigación en proceso, no podemos mencionarlo. Se citó a quien coordina esos esfuerzos”, señaló Sandoval.

López Obrador señaló que el coronel Verde Montes no está solo, tendrá la misma protección que tienen todos los funcionarios de su Gabinete, luego de mencionar su nombre.

Pese a que el fiasco del operativo en Culiacán se ha convertido en uno de los episodios más polémicos de la guerra contra los cárteles de la droga, López Obrador se dijo feliz por el “avance” a 11 meses de su gobierno. Asimismo pidió un año más para ver un cambio.

Entre los detalles que, con cuentagotas y calculados estratégicamente, ha desvelado el gobierno, se encuentra la participación de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés), y que ayer el mismo presidente de la República desmintió: “no recibimos órdenes de Wahington”, señaló.

Al respecto, el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, dijo que hay una colaboración con otras naciones en el intercambio de información para frenar el tráfico de fentanilo.

El presidente desmintió que se diera a conocer el nombre del encargado del operativo contra Ovidio Guzmán (Foto: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO)
El presidente desmintió que se diera a conocer el nombre del encargado del operativo contra Ovidio Guzmán (Foto: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO)

Hace días se hizo público que la DEA participó en el desmantelamiento de un narcolaboratorio relacionado con la producción de drogas sintéticas en Sinaloa. Según reportes, se trataba de un sitio perteneciente al Cártel de Sinaloa y Ovidio Guzmán.

A manera expresa sobre quién de los encargados del Gabinete de Seguridad dio la instrucción de liberar al hijo del Chapo Guzmán, el jefe del Ejecutivo insistió que se trató de una decisión colegiada.

Durazo finalizó con el tema de Culiacán y especificó que “continúa el trabajo de inteligencia sobre este presunto delincuente".


MÁS SOBRE OTROS TEMAS: