Colombia goleó a Polonia y se mantiene con vida en el Mundial de Rusia 2018. Luego del traspié inicial ante Japón, el equipo de José Pekerman depende de sí mismo para avanzar a los octavos de final. Por la última jornada del Grupo H, los cafeteros lograrán el objetivo si vencen a Senegal.

En el encuentro disputado en el Kazán Arena, se vivió un momento muy emotivo y esto se debió al tanto de Radamel Falcao García, quien marcó el segundo gol del equipo. El delantero tuvo su revancha y se hundió en un profundo abrazo con cada uno de sus compañeros.

(REUTERS)
(REUTERS)

Falcao anotó así su primero gol mundialista. Sin embargo, lo que destaca el mundo es su valentía, esfuerzo y dedicación para no bajar los brazos aún en su peor momento.

Porque el futbolista del Monaco de Francia sufrió una rutpura de ligamentos en su rodilla izquierda el 22 de enero de 2014 que lo marginó del Mundial de Brasil. Pese a que muchos dudaron de su regreso, en una nueva cita mundialista, Radamel cambió esas lágrimas y todo el sufrimiento por la mejor recompensa.

"Grande Tigre".

(Reuters)
(Reuters)

"Fue el gol soñado desde niño. Lo venía esperando hace muchísimos años", reconoció desde el campo de juego Radamel. El punta también valoró el esfuerzo del equipo, que sufrió la expulsión en el primer juego: "Fue muy importante la entrega de todo el equipo, la dinámica que tuvimos, la presión en todos los sectores del campo y la capacidad para manejar la pelota".

SU RENDIMIENTO EN EL MUNDIAL DE RUSIA 2018