El 11 de julio del 2010, el mediocampista holandés Nigel De Jong y el español Xabi Alonso, protagonizaron una de las imágenes más recordadas de la historia de los mundiales.

Durante el partido, el futbolista del Manchester City en aquel momento, golpeó salvajemente al del Real Madrid y solo recibió una tarjeta amarilla. La patada fue muy criticada y hasta el día de hoy muchos continúan cuestionando la decisión del árbitro.

A casi ocho años de aquella imagen, el actual jugador del FSV Mainz 05 explicó lo que ocurrió en una entrevista con la revista Four Four Two y aseguró que "solo quería jugar la pelota".

"No vi venir a Alonso porque estaba en mi lado ciego y solo quise disputar el balón", reconoció el Pitbull holandés. "No esperaba ser expulsado en ese momento porque sentí que obviamente fue un incidente desafortunado", consideró.

El árbitro le sacó tarjeta amarilla
El árbitro le sacó tarjeta amarilla

El ex Milan confesó que tuvo "suerte de que un árbitro inglés estuviera arbitrando en la final". Howard Webb, el colegiado de aquella final se llevó la mano al bolsillo y solo le mostró la tarjeta amarilla. "Pensé que me daría el beneficio de la duda porque alcé mis manos inmediatamente".

España salió campeón del Mundial 2010
España salió campeón del Mundial 2010

Finalmente, De Jong, que aseguró que ese momento "tuvo mucha repercusión porque sucedió en un Mundial", reveló que nunca habló de aquel golpe con el español a pesar de que se encontraron en algunas ocasiones. "Tal vez algún día Xabi y yo compartamos una cerveza y nos reiremos de aquel momento", sentenció.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: