Lujosas fincas de las AUC avaluadas en 52 mil millones fueron entregadas al Fondo de Reparación para las Víctimas

Se trata de una entrega de 73 inmuebles que hacían parte de la extinta organización paramilitar identificada como las Autodefensas Unidas de Colombia

Guardar

Nuevo

Bienes extinguidos por la Fiscalía de las AUC que pasaron al Fondo de Reparación paras las Víctimas
Bienes extinguidos por la Fiscalía de las AUC que pasaron al Fondo de Reparación paras las Víctimas

Inmuebles del narcotraficante Memo Fantasma, el Bloque Central Bolívar y Héroes de Granda hacen parte de las 73 propiedades avaluadas en 52.726 millones de pesos, ubicadas en varias zonas del país, que fueron entregadas por la Fiscalía al Fondo de Reparación para las Víctimas.

Esta es la cuarta entrega de la Dirección de Justicia Transicional al fondo, que culminó con inmuebles que hacían parte del patrimonio ilegal de las extintas Autodefensas Unidas de Colombia y fueron extinguidos en su propiedad por el Grupo de Persecución de Bienes.

La Fiscalía destacó que en esta entrega se pusieron a disposición de la Unidad para las Víctimas ocho bienes ubicados en Bogotá, algunos que pertenecían a Guillermo León Acevedo, alias Memo Fantasma, un narcotraficante invisible que fue capturado en 2021 y permanece en proceso acusado de ser uno de los principales financiadores desde la sombra de varios bloques de las AUC.

Bienes extinguidos por la Fiscalía de las AUC que pasaron al Fondo de Reparación paras las Víctimas
Bienes extinguidos por la Fiscalía de las AUC que pasaron al Fondo de Reparación paras las Víctimas

Entre los bienes en la capital del país, también se encuentran algunos que pertenecieron al Bloque Central Bolívar, cuyo valor asciende a 9.784 millones de pesos. Memo Fantasma es señalado de haber sido, presuntamente, uno de los principales comandantes de esa estructura. De esta harían parte apartamentos que también fueron cobijados con extinción de dominio por parte de las autoridades.

Así mismo, se entregaron cuatro fincas en ubicadas en el municipio de Cáceres, Antioquia, que hacían parte de las propiedades del Bloque Héroes de Granada de las AUC, avaluadas en 6.127 millones de pesos. Serían lujosas haciendas con piscina, jaccuzzi, y atractivas construcciones.

Junto a estas también se encuentra predio en Necoclí, también en Antioquia, que fue identificado entre las propiedades del Bloque Elmer Cárdenas de las AUC, avaluado por 3.027 millones de pesos, con vista al mar. También se encuentran inmuebles ubicados en Boyacá, Caldas, Casanare, Córdoba, Cundinamarca, Magdalena, Risaralda y Valle del Cauca.

“Su origen ilícito quedó en evidencia gracias al trabajo investigativo realizado de manera articulada con el CTI de la Fiscalía, y sus grupos especializados de peritos, contadores, forenses y topógrafos, entre otros”, sostuvo el ente investigador. Desde febrero de 2020, la Fiscalía asegura que ha entregado 996 bienes al Fondo para la Reparación a las Víctimas, que representan un valor de 796.099 millones de pesos.

Todas estas propiedades son administradas por el Fondo de Reparación a las Víctimas, que se encarga de su correcta disposición para mantenerlos, conservarlos y definir la vocación social reparadora, que puede incluir destinarlos a proyectos productos o su comercialización, para generar recursos para la reparación o para brindar oportunidad socioeconómica de las víctimas.

Esta es la cuarta fase de entrega de bienes inmuebles para la reparación a las víctimas. Son 73 que están avaluados en más de 52 mil millones de pesos y hacían parte de los recursos ilícitos de las AUC.

El Fondo “recibe, administra y monetiza los bienes muebles e inmuebles y recursos que a cualquier título entreguen las personas o grupos armados ilegales; recursos provenientes del Presupuesto General de la Nación; donaciones en dinero o en especie; nacionales o extranjeras y por las nuevas fuentes de financiación. Lo anterior, con el fin de destinarlo al pago de sentencias de los procesos de reparación integral a favor de las víctimas del conflicto armado, en el marco de los procesos de Justicia y Paz de la Justicia Transicional”, señala la entidad.

La directora de la Unidad de Víctimas, Patricia Tobón, denunció al llegar a la entidad varias irregularidades en el FRV, entre ellas que no había una identificación de su estado y censo total, como algunos que estaban entregados en arriendo por cuantías irrisorias.

En una reunión con el presidente, se formuló un plan para acelerar la atención y reparación a las víctimas, luego de que los órganos de control informaran que hay rezagos en esa política, por los cuales tardaría más de 90 años brindar resarcir económicamente las afectaciones de las personas que han sufrido la guerra en el país.

SEGUIR LEYYENDO:

Guardar

Nuevo