Así fue la reacción de Iván Duque cuando le dijeron que le tenían que llevar la espada de Bolívar a Gustavo Petro

Los funcionarios de Casa de Nariño y el custodio de la espada de Bolívar afirmaron que fueron los momentos más tensionantes en los últimos cuatro años en Palacio.

En la imagen, el presidente de Colombia, Iván Duque. EFE/Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo
En la imagen, el presidente de Colombia, Iván Duque. EFE/Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo

Siguen la controversia por la espada del libertador Simón Bolívar, luego que el gobierno del expresidente Iván Duque, impidiera la salida del sable por -supuestamente- no tener las pólizas al día. En las últimas horas se conoció un vídeo en el que el custodio informó al exjefe de Estado que que se llevarían la emblemática arma de la independencia de Colombia y otras naciones sudamericanas.

Hay varias versiones de los hechos que se dieron después que el presidente Gustavo Petro pidiera a la guardia presidencial que le trajeran la espada de Bolívar a la plaza pública en el centro de Bogotá. Una es la de Darcy Quinn que señala que Iván Duque no se negó ni resistió para nada a la salida del sable de Casa de Nariño. Por su parte Daniel Coronell afirma que Palacio, bajo la tutela del expresidente, empezó a poner trabas a pocos días de la posesión sobre este mobiliario de libertador, sobre todo por la seguridad de la misma.

Pero otra es la historia que se ve en un video que se conoció recientemente, primero por Noticias Caracol, y que se viralizó rápidamente en Twitter, en el que se ve cuando un funcionario le pide permiso al expresidente para sacar el arma emblemática a la Plaza de Bolívar. Iván Duque le pregunta si toda la documentación estaba en regla, a lo que afirmó positivamente el trabajador, así fue como el expresidente cedió y permitió la retirada del sable de Simón Bolívar.

El expresidente le dijo al hombre: “Cumpla usted con el deber y proceda usted una vez se cumplan todos los requisitos de ley”. El custodio le respondió: “Como orden, señor presidente. Así será”, se escucha en el video.

<br/>

La póliza de la espada

Desde la casa presidencial se sustenta que la negación se debió a motivos de seguridad, pues para este valioso objeto de la historia colombiana le haría falta unas pólizas que la protegen en diferentes casos.

Aunque desde la comitiva y grupo de trabajo del próximo presidente de Colombia, Gustavo Petro, se afirma que se contaba con todas las medidas de seguridad para garantizar el bienestar de este objeto durante la ceremonia de traspaso de mando presidencial.

Pero, según Semana, la espada si tendría una póliza de todo riesgo por un valor de mil millones de pesos, que estaría vigente desde las 00:00 de este domingo siete de agosto, por 24 horas.

La póliza contempla daño material por terrorismo, incendio, rayo, explosión, daños por agua y anegación. Además de todo tipo de fenómeno natural, como huracanes, terremotos y desastres por volcanes.

Todo estaba planeado para que la espada saliera de la Casa de Nariño hasta el Palacio de San Carlos, allí la espada entraría en custodia de la seguridad de la Cancillería de Colombia. Luego emprendería el viaje hasta la plaza Simón Bolívar, en este punto -donde será la posesión de Petro- el resguardo estaría en manos de la Alcaldía Mayor de Bogotá y la Presidencia de la República.

Además de fuerzas de seguridad, la espada de Simón Bolívar en todo el recorrido estaría bajo el resguardo de expertos en conservación y restauración del Ministerio de Cultura.

Aunque las medidas estaban garantizadas, según el equipo de Gustavo Petro, afirmó que lo que sucedió se trato de un acto de “mala gente”.

Al parecer, no sería la primera vez que existen problemas entre el gobierno saliente y el equipo de trabajo del evento de posesión a cargo de gobierno entrante de Gustavo Petro.

Por ejemplo, explica que el equipo de trabajo de Petro a Semana que, un desayuno que se pretendía hacer en la Cancillería, fue obstaculizado tres veces, ya que no se permitió la decoración del sitio e instalación de los implementos para llevar a cabo esto.

Otra cosa que demostraría que el empalme no fue nada armonioso sería el encuentro entre María Juliana Ruiz, esposa de Iván Duque, y Verónica Alcocer, esposa de Gustavo Petro, pues esta primera no hizo el protocolario recorrido a la Casa de Nariño para la primera dama entrante.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR