“Se lo llevó el vicio”: la historia de Henry ‘la Mosca’ Caicedo, “el mejor defensa del continente” que hoy batalla por vivir

El comentarista deportivo Iván Mejía se refirió a la leyenda del Deportivo Cali, quien sufrió un derrame cerebral y se encuentra hospitalizado en la capital del Valle del Cauca

Compartir
Compartir articulo
Henry Caicedo, leyenda del Deportivo Cali, en delicado estado de salud tras sufrir un derrame cerebral
Henry Caicedo, leyenda del Deportivo Cali, en delicado estado de salud tras sufrir un derrame cerebral

Henry Caicedo inició su carrera como futbolista profesional en 1970, esto luego de ser visto por los ojeadores del Deportivo Cali en una de las canchas de barrio en la capital de Valle del Cauca. Una de las canteras más destacadas del país, decidió apostar a su proceso formativo y fue el entrenador Edgar Mallarino quien lo llevó a perfeccionar su talento.

En su primer año en la profesional compartió en la zona de defensas junto con Oscar López, Norberto Bautista, Miguel Escobar y Darío López y aunque no fue titular, se destacaba en los partidos que tenía la oportunidad de participar y al final se colgó la medalla que lo consagraba como campeón del fútbol colombiano.

Este talento fue bien valorado por el entrenador de la selección Colombia, el yugoslavo Toza Veselinovic, que lo convocó para el campeonato preolímpico donde los ‘cafeteros’ terminaron en el segundo lugar, con la medalla de plata, y clasificando a los Juegos Olímpicos de Munich 1972. Allí Colombia integró el Grupo D, junto con Polonia que fue campeón olímpico, y terminó eliminado en primera ronda.

Su última experiencia con la selección Colombia fue en la eliminatoria Sudamericana rumbo al mundial de Argentina 1978. Los ‘cafeteros’ no lograron el cupo al terminar en el último lugar del Grupo 1, que integraban la selección de Brasil y la selección de Paraguay.

Una de las anécdotas mejor recordadas por Henry Caicedo vistiendo la camiseta de la selección fue en el Yankee Stadium donde enfrento a uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol, el brasileño Edson Arantes do Nacimiento ‘Pele’. Así lo recordó en 2013 en medio de una entrevista realizada por Luis Fernando Tasceche:

“¿Cuál era el jugador más difícil que usted tenía que cubrir como atacante contrario?

—El que me tocó marcar fue a Pelé en el Yanqui Stadium de Nueva York. Ese fue mi compromiso más importante en la vida. Marcar a Pelé.

— ¿Y lo logró?

—Aunque se movió mucho, al negro lo marqué bien. Ese día no la metió allá. Va conmigo en la memoria ese momento definitivo, lo marqué, mano a mano. Y le gané.

— ¿Y qué te alcanzó a decir el Rey?—Él dijo, en la entrevista, que le había gustado, el número 3 “du Colombia”. “Multo bien. Multo bueno”. Eso, en ese entonces, me gustó mucho todo lo que sucedió ese día. Zape le gustó mucho a Pelé porque ese día trabajó muy bien.”

‘La Mosca’ Caicedo integró la nómina de 1974 que quedará por siempre en el recuerdo de la hinchada del Deportivo Cali. Este torneo significó la quinta estrella para la llamada ‘Amenaza Verde’ y fue el último previo a una sequía de más de 20 años sin lograr un título profesional. Aunque el título fue esquivo, la gloria deportiva para el Cali y Henry siempre estuvo muy cerca.

A Cali llegó Carlos Salvador Bilardo, entrenador argentino que fue campeón del mundo en México 86 con la ‘albiceleste’, pero que previo a su gran logro dirigió a la escuadra azucarera. En ese entonces jugadores de renombre como Ángel Torres, Alberto Benítez, Diego Umaña, Fernando ‘Pecoso’ Castro y Pedro Antonio Zape integraban la nómina.

Henry Caicedo fue el líder de la zona defensiva del equipo que llegó a dos subcampeonatos locales, una semifinal de la Copa Libertadores y el subcampeonato de la Copa Libertadores de 1978 tras perder ante Boca Juniors. En ese entonces, Deportivo Cali era el primer equipo colombiano en llegar hasta la final del torneo de clubes más importante del continente.

Por el talento de ‘La Mosca’, apodo ganado por su fuerza y agilidad, Bilardo aseguró que era el mejor defensor central del continente. En ese entonces otros jugadores sudamericanos se destacaban como el caso del peruano Héctor Chumpitaz, el chileno Elías Figueroa o el argentino Daniel Passarella.

Estas declaraciones del entrenador argentino llevaron a que Estudiantes de la Plata, casa formadora de Bilardo, posara sus ojos sobre el jugador caleño. Sin embargo, su paso por allí fue fugaz y regresó a Colombia para jugar en Once Caldas, Cúcuta Deportivo y Deportes Quindío.

El éxito como deportista fue mal administrado por Caicedo en su vida personal. Los triunfos, la fama y la indisciplina llevaron a que la carrera del prodigioso jugador de a poco se fuera apagando. Sus excesos con el alcohol, las drogas y la vida nocturna lo llevaron a vivir por cerca de cuatro años en las calles de la ciudad de Cali.

Fue hasta el año 2000, cuando con la gestión del presidente de ese entonces del Deportivo Cali, Humberto Arias, se gestionó un tratamiento en la isla de Cuba para que el otrora defensor central se desintoxicara y pudiera vivir a plenitud sus años tras el retiro como futbolista profesional.

Henry Caicedo afronta actualmente uno de los retos más duros en su vida. El exfutbolista sufrió el pasado fin de semana un derrame cerebral el cual lo tiene en un delicado estado de salud. Su hermana, Margarita Caicedo pidió la colaboración de los fanáticos del fútbol para los cuidados médicos que requiere ahora el mítico jugador de fútbol.

Bajo la supervisión del departamento médico del Deportivo Cali, ‘La Mosca’ se encuentra en la clínica Nuestra en Cali y quienes deseen aportar alguna ayuda pueden coordinarla con Margarita Caicedo al número celular 318 438 3095.

SIGA LEYENDO: