22 policías fueron capturados en Medellín por sostener presuntos nexos con delincuentes

A través de la operación ‘San Bernardo,’ la Dijín y la Sijín capturaron en la Estación de Policía de Belén a uniformados y presuntos criminales con quienes sostendrían nexos.

A través de la 'Operación San Bernardo', miembros de la Dijín y Sijín capturaron a 22 uniformados de la Policía de la Estación de Belén y a 12 presuntos miembros de bandas dedicadas al tráfico local de estupefacientes, los cuales habrían sostenido nexos entre sí para operar en Medellín / (Jaime Pérez/El Colombiano).
A través de la 'Operación San Bernardo', miembros de la Dijín y Sijín capturaron a 22 uniformados de la Policía de la Estación de Belén y a 12 presuntos miembros de bandas dedicadas al tráfico local de estupefacientes, los cuales habrían sostenido nexos entre sí para operar en Medellín / (Jaime Pérez/El Colombiano).

En la mañana del viernes 4 de diciembre, 22 uniformados de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá fueron capturados por estar involucrados en un escándalo de corrupción al interior de la institución.

Al parecer los policías señalados tenían nexos con bandas delincuenciales del barrio Antioquia como Alexpin, La cueva, El coco, El triángulo, Santa Fe, San Bernardo, La 24, Miami, Maema y Sanchoco, motivo por el que la Dirección de Investigación Criminal (Dijín) detuvo a 22 presuntos involucrados.

La confirmación de estas detenciones la dio el brigadier general, Luis Enrique Méndez Reina, comandante de la región de Policía número 6, quien dijo que las capturas sucedieron tras el desarrollo de una investigación judicial y de inteligencia llevada a cabo por la Policía Nacional, en coordinación con la Fiscalía General de la Nación.

Asimismo Méndez dijo que al interior de la institución se tomarán todas las medidas para sancionar y rechazar este tipo de conductas. Señaló que fue gracias a una investigación liderada por la misma institución, la que permitió retirar del cargo a aquellos funcionarios que se alejan de sus deberes:

Se destaca que es la misma Policía Nacional, la institución que de manera firme e inquebrantable depura, retira y sanciona a todos aquellos integrantes que se apartaran de las adecuadas prácticas profesionales. Según las investigaciones, los uniformados que prestaban sus servicios en varias estaciones, habrían faltado a su deber constitucional incurriendo en la omisión de sus funciones lo cual favorecía el actuar delincuencial

Los nexos tendrían que ver con complicidad a la hora de combatir y controlar el microtráfico en las estructuras ilegales del occidente de la capital antioqueña, motivo por el que los funcionarios deberán responder a la justicia en lo concerniente a delitos como concierto para delinquir agravado con fines de narcotráfico, delitos contra la administración pública, cohecho por dar u ofrecer y tráfico, fabricación o porte de estupefacientes.

La captura de los policías se dio junto a la de otras 12 personas que fueron aprehendidas en una redada en el marco de la operación ‘San Bernardo’. Ahora todos los involucrados serán trasladados al edificio José Félix de Restrepo para realizar las audiencias de solicitud de legalización de capturas, imputación de cargos y solicitud de medida de aseguramiento. Una de las personas detenidas por la Dijín sería alias el Cortico presunto delincuente más buscado del Valle de Aburrá.

Las autoridades encargadas de investigar lo sucedido al interior de la Policía dan cuenta de que los uniformados estarían recibiendo entre 3 y 30 millones de pesos por mes para no obstruir las acciones de las bandas de esa zona de Medellín. Además, estimaron que las bandas delincuenciales de la zona del barrio Antioquia pueden hacer entre 5 mil y 6 mil millones de pesos mensuales por la venta de estupefacientes.

Entre lo hallado e incautado en las capturas, las autoridades encontraron una pistola traumática con tres proveedores y 95 cartuchos para la misma y además dieron con 100 gomas con alucinógenos, 200 papeletas de Tucibi, también conocida como cocaína rosada o química, y 150 papeletas de base de coca.

No sería la primera vez que policiales de ese precinto se ven inmersos en escándalos, teniendo en cuenta que este mismo año se permitió la fuga de aproximadamente 50 detenidos que estaban en los calabozos de la estación de Policía de Belén.

Además, en 2012 varios uniformados fueron capturados por tener presuntos nexos con bandas de Belén, algunos policías fueron señalados de facilitar asesinatos y crear falsas escenas de hallazgo de armas para enlodar a personas que nada tenían que ver en los hechos, entre los involucrados en dicho escándalo se encontraba un capitán en curso de ascenso a mayor.

Ver más: