Estos son los senderos en los cerros orientales que puede visitar en Bogotá

Los senderos de la quebrada La Vieja, San Francisco y La Aguadora están abiertos al público. Para los recorridos, es necesario registrarse previamente en una app.

Para recorrer los senderos es necesario hacer un registro previo en la app EAAB. Foto: Acueducto de Bogotá
Para recorrer los senderos es necesario hacer un registro previo en la app EAAB. Foto: Acueducto de Bogotá

Por: Carlos Andrés Cuevas

Recorrer los cerros orientales de la capital, en medio de la coyuntura por la pandemia, sí es posible, específicamente en tres de los senderos administrados por la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB), que, luego de meses de estar cerrados al público, vuelven a recibirlo. Se trata de La Vieja, San Francisco Vicachá y La Aguadora.

Quienes deseen visitarlos deberán registrarse previamente en la app “Visitas EAAB”, disponibles para Android y iOS, donde podrán reservar el día y la hora del recorrido, con el fin de evitar aglomeraciones. Una vez hecho el registro, recibirán un código QR que tendrán que presentar en los puntos de acceso a los senderos para empezar el recorrido. Por medio de la misma app, se pueden agendar visitas guiadas los fines de semana a las 8 a.m.

A continuación, Infobae les presenta algunos datos sobre horarios, recorridos e historia, además de los ecosistemas, de cada uno de los senderos.

Quebrada La Vieja

La quebrada nace a más de 3.200 metros sobre el nivel del mar, en los cerros orientales de Bogotá, y desemboca en el río Salitre. Foto: Alcaldía de Bogotá
La quebrada nace a más de 3.200 metros sobre el nivel del mar, en los cerros orientales de Bogotá, y desemboca en el río Salitre. Foto: Alcaldía de Bogotá

El sendero tiene 5,7 kilómetros de largo y, como su nombre lo indica, se ubica en la ronda de la quebrada La Vieja, que nace a 3.200 metros sobre el nivel del mar y desemboca en el río Salitre. En este ecosistema conviven vertebrados, como zorros, comadrejas y ardillas, además de aves, como la pava andina y el tororoi ondoso.

El único acceso permitido se sitúa en la avenida Circunvalar con calle 71, en el barrio Rosales, de la localidad de Chapinero. Una vez allí, quienes visiten La Vieja podrán disfrutar de tres tramos, según su condición física:

- Claro de Luna (1.661 metros de longitud, con una hora de duración).

- La Virgen (1.335 metros de longitud, con hora y media de duración).

- Alto de la Cruz (1.686 metros de longitud, con dos horas de duración).

Quienes lo deseen, según la EAAB, incluso pueden ir de la entrada al sendero hasta el páramo; el recorrido toma dos horas y veinte minutos.

Horario: de jueves a domingo, entre las 6 a.m. y las 10 a.m.

San Francisco Vicachá

La entrada sendero San Francisco Vicachá, que en el dialecto muisca significa "resplandor de la noche", se ubica a 200 metros de las taquillas del teleférico de Monserrate. Foto: EAAB
La entrada sendero San Francisco Vicachá, que en el dialecto muisca significa "resplandor de la noche", se ubica a 200 metros de las taquillas del teleférico de Monserrate. Foto: EAAB

Unos 200 metros al sur de las taquillas del teleférico rumbo al Santuario de Monserrate se esconde una de las ‘joyas verdes’ de la capital, el sendero San Francisco Vicachá, que, en dialecto muisca, significa “Resplandor de la noche”.

En un recorrido de 1,5 kilómetros, en pleno bosque altoandino, que comienza en la carrera 1 n.° 20 - 65 C, se puede contemplar el río San Francisco, que nace en el páramo de Cruz Verde y alrededor del cual se constituyó el primer acueducto de Bogotá. De hecho, este río es el que recorre el Eje Ambiental hasta la avenida Jiménez.

También se puede apreciar parte del camino real indígena de las comunidades que habitaron la zona y el Chorro de Padilla, así como la Casa del Molino, patrimonio de Bogotá.

En cuanto a las especies que conviven en el ecosistema, sobresalen tigrillos, borugas y marsupiales como las chuchas. En el sendero hay un punto específico para el avistamiento de colibríes.

Horario: sábados y domingos de 6 a 10 a.m.

Santa Ana – La Aguadora

Desde el punto más alto del sendero de la Aguadora se puede observar la sabana de Bogotá y el embalse de San Rafael, en La Calera. Fotos: EAAB
Desde el punto más alto del sendero de la Aguadora se puede observar la sabana de Bogotá y el embalse de San Rafael, en La Calera. Fotos: EAAB

Es menos conocido que los senderos La Vieja y San Francisco, quizá porque su apertura al público fue más reciente. No obstante, es “un corredor biológico rodeado de bosques exóticos”, asegura la EAAB. El camino comienza en la calle 119 con carrera 0, a unos diez minutos a pie de la Plaza Fundacional de Usaquén, y termina en el mirador de Santa Ana, en un ecosistema de niebla y subpáramo.

Durante el recorrido, por un bosque de pinos y eucaliptos, los visitantes podrán observar el club La Aguadora, cuyos miembros son empleados y extrabajadores de la EAAB, y los tanques de acueducto que reciben el agua de la planta Wiesner, que abastecen parte del norte de la capital. En el punto más alto del camino, es posible apreciar la sabana de Bogotá y el embalse San Rafael, en el municipio de La Calera.

Horario: de jueves a domingo, entre las 6 y las 10 a.m.

Medidas de bioseguridad para recorrer los senderos

• No asistir al sendero en caso de tener síntomas de gripe, fiebre o dificultad para respirar.

• Usar tapabocas en todo momento. Este es obligatorio.

• Mantener el distanciamiento social de 2 metros en las filas de ingreso y en el recorrido dentro del sendero.

• Evitar el contacto físico con otros asistentes.

• Usar gel antibacterial.

• Realizar inscripción previa en el aplicativo de visitas EAAB.

• Usar ropa cómoda y calzado para senderismo.

• Hidratarse constantemente.

• Usar bloqueador solar.

• Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca.

• No está permitido el ingreso de mascotas.

• Está prohibido retirar las especies de flora y fauna del lugar.

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos