Cuál es el alimento típico de desayuno de viaje que está asociado al riesgo de cáncer

También es un acompañante habitual de los sándwiches de hamburguesas y otras preparaciones. Los médicos aconsejan evitarlo para prevenir los tumores en el colon

Guardar

Nuevo

El consumo excesivo de carnes ultra procesadas aumenta el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal (Gettyimages)
El consumo excesivo de carnes ultra procesadas aumenta el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal (Gettyimages)

El desayuno es una de las comidas clave del día porque rompe el ayuno iniciado al irnos a dormir y es fuente de energía para empezar las actividades y obligaciones cotidianas. Sin embargo, no es lo mismo el café con leche y tostadas o cereales preparados y seleccionados por uno mismo en casa, que sentarse en un salón a disfrutar un desayuno buffet libre en un hotel mientras se disfruta de un viaje de vacaciones.

Es casi imposible que tras deambular por varias mesas con variadas opciones dulces y saladas, uno sólo ingiera un café y un tazón de frutas. Sin embargo, entre la gran oferta de alimentos que brinda cualquier hotel del mundo para empezar el día, algunos clásicos deben evitarse, entre ellos, la panceta y otras carnes embutidas.

Los expertos en oncología advierten que el alto consumo de este tipo de carnes ultra procesadas, grasosas y muy asadas, pueden favorecer el desarrollo de cáncer colorrectal (CCR), también conocido como cáncer de colon. Los hábitos alimentarios cambiaron radicalmente en los últimos 30 años y los especialistas están estudiando el impacto de los alimentos industrializados en el organismo y el desarrollo de CCR.

Algunos estudios indican que los conservantes (nitratos y nitritos), que se añaden a las carnes procesadas, producen compuestos que dañan el ADN (Gettyimages)
Algunos estudios indican que los conservantes (nitratos y nitritos), que se añaden a las carnes procesadas, producen compuestos que dañan el ADN (Gettyimages)

“Es convincente la evidencia de que el consumo regular de carnes procesadas es perjudicial para la salud, incluyendo el cáncer colorrectal, la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares”, explicó Frank Hu, profesor de Nutrición y Epidemiología y presidente del departamento de Nutrición de la Escuela T. H. Chan de Salud Pública de la Universidad de Harvard. Y agregó que la mayoría de los expertos en salud están de acuerdo en que “las carnes procesadas son más dañinas que las carnes no procesadas”.

En ese sentido, el departamento de Nutrición de la Escuela de Salud de Harvard, diseñó el año pasado un estudio para averiguar si el consumo frecuente de carnes rojas y procesadas, un factor de riesgo del cáncer colorrectal, dejaba un patrón específico de daños en el ADN (firma mutacional) en los tumores colorrectales.

El equipo de investigadores identificó este tipo de firmas mutacionales en los tumores de las personas que informaron tener una alimentación con alto consumo de carnes rojas y procesadas. Según los investigadores, el daño en las células se produjo como reacción a los compuestos específicos que se producen en el cuerpo después del consumo este tipo de productos industrializados.

El cáncer colorrectal es el cuarto cáncer más común en la región de las Américas. Cada año se producen  en la región más de 240.000 nuevos casos (Gettyimages)
El cáncer colorrectal es el cuarto cáncer más común en la región de las Américas. Cada año se producen en la región más de 240.000 nuevos casos (Gettyimages)

“Sabemos desde hace algún tiempo que el consumo de carne procesada y carne roja es un factor de riesgo para el cáncer colorrectal”, dijo el doctor Marios Giannakis, profesor asistente de medicina en la Escuela de Medicina de Harvard y médico en el Instituto del Cáncer Dana-Farber.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que un alimento por sí solo no es capaz de desencadenar una enfermedad oncológica de manera unicausal, pero sí es necesario reducir su consumo al mínimo y, mejor aún, evitarlo, para cuidar la salud.

En una reciente entrevista con Infobae, al hablar de la prevención del cáncer de colon, el prestigioso gastroenterólogo Luis Caro, presidente de la Fundación Gedyt, explicó que no se trata de eliminar grupos completos de alimentos, pero sí seguir de cerca su consumo y evitar excesos.

“Se pueden comer carnes rojas o blancas. Sí es importante no tener un consumo abusivo ni de las carnes, ni de los enlatados u otros alimentos ultra procesados, sobre todo estos últimos que no sólo influyen en el cáncer de colon, si no en otros problemas metabólicos como la diabetes o el colesterol”, apuntó el especialista.

Cáncer colorrectal (CCR): cuáles son los factores de riesgo

Cuando el cáncer de colon es detectado a tiempo las posibilidades de curación ascienden al 90% (Gettyimages)
Cuando el cáncer de colon es detectado a tiempo las posibilidades de curación ascienden al 90% (Gettyimages)

El consumo de alcohol desde temprana edad y una alimentación poco saludable son dos de los principales factores que predisponen al desarrollo de cáncer de colon en los adultos jóvenes, advierten los expertos. Además, otros factores que aumentan las probabilidades de desarrollar la enfermedad son:

- Baja actividad física.

- Sobrepeso u obesidad

- Consumo excesivo de carnes rojas procesadas.

- Consumo excesivo de grasas de mala calidad.

- Consumo excesivo de alcohol.

- Alimentación con bajo contenido de fibra dietética funcional.

Debito a las dietas poco saludables, los médicos advierten que se detectan cada vez más casos de cáncer de colon en adultos jóvenes
Debito a las dietas poco saludables, los médicos advierten que se detectan cada vez más casos de cáncer de colon en adultos jóvenes

Los expertos advierten que cuando el cáncer de colon es detectado a tiempo las posibilidades de curación ascienden al 90%, y si bien se da con más frecuencia en mujeres y varones mayores de 60 años, en los últimos años se registró un aumento de casos en adultos jóvenes.

En ese sentido, la Sociedad Americana Contra el Cáncer recomendó que aquellas personas con riesgo promedio (sin antecedentes familiares, no tienen enfermedad inflamatoria intestinal, ni síndrome de cáncer colorrectal hereditario confirmado o sospechado) realicen una consulta médica periódica e inicien las pruebas de detección de rutina desde los 45 años.

Seguir leyendo:

Guardar

Nuevo