Un intervalo más prolongado entre las dosis de la vacuna Pfizer aumenta los anticuerpos, según un estudio

Los intervalos extendidos entre las inyecciones hicieron que aumenten las células T auxiliares. La investigación de la Universidad de Oxford sostiene que el efecto fue observado ante variantes de interés como la cepa Delta

Una persona recibe una dosis de la vacuna Pfizer contra la covid-19 hoy, en el Centro Educacional Básico Ricardo Miró, en Ciudad de Panamá (Panamá). EFE/ Bienvenido Velasco
Una persona recibe una dosis de la vacuna Pfizer contra la covid-19 hoy, en el Centro Educacional Básico Ricardo Miró, en Ciudad de Panamá (Panamá). EFE/ Bienvenido Velasco

Los científicos de todo el mundo, desde hace ya un año y medio, vienen ensayando todo tipo de estrategias para luchar contra el COVID-19. Con el surgimiento de la vacunas para uso de emergencia, mucho se ha hablado sobre el tiempo de intervalos entre las que llevan dos dosis. Ahora, un intervalo de ocho a 10 semanas entre las dosis de la vacuna Covid-19 desarrollada por Pfizer y BioNTech, se aumenta la efectividad del régimen de dos inyecciones comparación con un intervalo más corto, según un estudio del Reino Unido.

La profesora Susanna Dunachie, líder del estudio de la Universidad de Oxford, dijo en una sesión informativa este jueves: “Ocho semanas es probablemente el punto óptimo, en términos de la compensación entre vacunar a la mayor cantidad de personas lo más rápido posible y permitir que la población produzca niveles más altos de anticuerpos”.

Después de inocular una mayor proporción de personas que cualquier otra economía importante, Gran Bretaña ha visto aumentar las infecciones en las últimas semanas a medida que se propaga la variante Delta. El repunte de los casos ha provocado cierto debate sobre si el gobierno debería acortar aún más el intervalo recomendado entre dosis, que recientemente se redujo de 12 semanas a ocho.

El estudio analizó la respuesta inmune en 503 trabajadores de la salud del Reino Unido , aproximadamente las tres cuartas partes de los cuales eran mujeres
EFE/ José Jácome/Archivo
El estudio analizó la respuesta inmune en 503 trabajadores de la salud del Reino Unido , aproximadamente las tres cuartas partes de los cuales eran mujeres EFE/ José Jácome/Archivo

“Este último estudio proporciona más evidencia de que este intervalo da como resultado una fuerte respuesta inmune y respalda nuestra decisión”, dijo el ministro de Vacunas del Reino Unido, Nadhim Zahawi, en un comunicado.

El estudio analizó la respuesta inmune en 503 trabajadores de la salud del Reino Unido , aproximadamente las tres cuartas partes de los cuales eran mujeres. Fue financiado por el Departamento de Salud y Asistencia Social del Reino Unido y realizado por científicos de las universidades de Oxford, Newcastle, Liverpool, Sheffield y Birmingham, con el apoyo del Consorcio de Inmunología de Coronavirus del Reino Unido.

La investigación analizó la respuesta inmune a la vacuna Pfizer en un intervalo de dosificación de tres semanas a diez semanas. Si bien el disparo generó una fuerte reacción a lo largo del tiempo, la brecha más larga mostró algunas ventajas.

Los niveles de anticuerpos neutralizantes fueron dos veces más altos después del intervalo de 10 semanas que en el período de tres semanas, incluso contra delta y todas las demás variantes de interés probadas. El régimen más prolongado también mejoró la respuesta de las células T auxiliares, que apoyan la memoria inmunológica. Los hallazgos no han sido revisados por pares.

Sin embargo, un inconveniente del intervalo más largo fue una disminución en los niveles de anticuerpos entre la primera y la segunda dosis, en particular contra la variante delta, encontró el estudio. Las células T se mantuvieron bien entre las tomas.

Según otro estudio publicado en New England Journal of Medicine, dos dosis de la vacuna COVID-19 de Pfizer o AstraZeneca son casi tan efectivas contra la variante Delta del coronavirus
(Photo by Niklas HALLE'N / AFP)
Según otro estudio publicado en New England Journal of Medicine, dos dosis de la vacuna COVID-19 de Pfizer o AstraZeneca son casi tan efectivas contra la variante Delta del coronavirus (Photo by Niklas HALLE'N / AFP)

Los estudios globales muestran que tanto los programas de dosificación cortos como los largos conducen a una fuerte protección en el mundo real contra Covid-19, enfatizando la importancia de tener una segunda dosis de la vacuna, dijeron los científicos.

Según otro estudio publicado en New England Journal of Medicine, dos dosis de la vacuna COVID-19 de Pfizer o AstraZeneca son casi tan efectivas contra la variante Delta del coronavirus, altamente transmisible, como lo son contra la variante Alpha, que era la que predominaba en el mundo.

El estudio, confirmó los hallazgos principales dados por Public Health England en mayo sobre la eficacia de las vacunas COVID-19 fabricadas por Pfizer-BioNTech y Oxford-AstraZeneca, basado en datos del mundo real.

Esta investigación encontró que haber recibido dos dosis de la inyección de Pfizer fue 88% efectivo para prevenir la enfermedad sintomática de la variante Delta, en comparación con el 93,7% contra la variante Alpha, lo mismo que se informó anteriormente.

Dos inyecciones de la vacuna AstraZeneca fueron 67% efectivas contra la variante Delta, frente al 60% reportado originalmente, y 74,5% efectivas contra la variante Alpha, en comparación con una estimación original de 66% de efectividad. “Sólo se observaron diferencias modestas en la efectividad de la vacuna con la variante Delta en comparación con la variante Alpha después de recibir dos dosis de vacuna”, escribieron los investigadores de Public Health England en el estudio.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR