¿Pueden la dieta y el ejercicio reducir el riesgo de demencia?

Distintos estudios científicos realizados confirman los beneficios de llevar una vida saludable, con ejercicios físicos y mentales, buena alimentación y descanso

estudios multidominio pueden finalmente revelar si la modificación de la dieta, el ejercicio y otros factores pueden retrasar el deterioro cognitivo (Paper Illustration by Reina Takahashi, photographed by Tony Cenicola/The New York Times
estudios multidominio pueden finalmente revelar si la modificación de la dieta, el ejercicio y otros factores pueden retrasar el deterioro cognitivo (Paper Illustration by Reina Takahashi, photographed by Tony Cenicola/The New York Times

Durante los últimos 3 años, alrededor de 6000 australianos de mediana edad y ancianos restablecido el ejercicio físico diario, aumentaron el consumo de verduras y granos integrales, se han esforzado por calmar el estrés y han desafiado su ingenio con ejercicios de computadora, todo en un esfuerzo por preservar su cognición.

Son parte de un ensayo clínico llamado Maintain Your Brain, uno de los aproximadamente 30 estudios actuales o planificados que evitan las intervenciones farmacéuticas y prueban si alterar múltiples aspectos de la vida de los participantes mejora la salud del cerebro. Dichos estudios multidominio, destacados en la revista Science, pueden finalmente revelar si la modificación de la dieta, el ejercicio y otros factores pueden retrasar el deterioro cognitivo a medida que las personas envejecen, o incluso prevenir la demencia. “Hay mucha esperanza para los ensayos que estamos realizando”, dice la psicóloga Kaarin Anstey de la Universidad de Nueva Gales del Sur, Sydney, una de los investigadores principales del ensayo Maintain Your Brain, que finalizará a finales de este año.

Aunque las personas no pueden escapar de cierto deterioro mental a medida que envejecen, el estilo de vida ejerce una poderosa influencia sobre el riesgo de desarrollar demencia, el tipo de deterioro cognitivo severo que se observa en afecciones como la enfermedad de Alzheimer. El año pasado, un comité internacional de científicos y psiquiatras conocido como la Comisión Lancet sobre prevención, intervención y atención de la demencia estimó que los llamados factores modificables representan el 40% del riesgo de demencia. Su informe destacó una docena de factores, incluidos muchos villanos familiares: diabetes, presión arterial alta, tabaquismo, obesidad y falta de ejercicio. Los expertos todavía están investigando exactamente cómo estos factores de riesgo roban las facultades de las personas, pero han identificado algunos mecanismos probables. La falta de actividad física puede afectar la cognición, por ejemplo, porque el ejercicio mental estimula la formación de nuevas neuronas y alivia la inflamación del cerebro.

Los ensayos de varios años, que tienen la mejor oportunidad de detectar un impacto en una afección de desarrollo lento como la demencia, son aún más raros. REUTERS/Marzio Toniolo
Los ensayos de varios años, que tienen la mejor oportunidad de detectar un impacto en una afección de desarrollo lento como la demencia, son aún más raros. REUTERS/Marzio Toniolo

Durante décadas, los científicos se concentraron en desarrollar fármacos para tratar la enfermedad de Alzheimer, pero después de que varios candidatos fracasaran recientemente en los ensayos clínicos, “el clima realmente ha cambiado para centrarse en la prevención”, explicó la neuropsiquiatra y epidemióloga Kristine Yaffe de la Universidad de California en San Francisco. Algunos investigadores instan a los gobiernos a intensificar la prevención de la demencia con medidas como campañas de salud pública que fomenten hábitos saludables. “Tenemos conocimiento sobre algunas de las acciones que se deben tomar para que la sociedad marque la diferencia”, precisó la psiquiatra Gill Livingston del University College London, quien dirige la Comisión Lancet.

El efecto combinado de los factores del estilo de vida es fuerte, pero los investigadores carecen de evidencia concluyente que afirme que modificar cualquiera de ellos salva al cerebro. “Un trillón de estudios observacionales apuntan a factores que influyen en el envejecimiento cognitivo. ¿Podemos decir: ‘Haga X, Y y Z y eso evitará la enfermedad de Alzheimer’? No lo creo”, se sinceró Yaffe.

Los ensayos grandes, aleatorios y controlados proporcionarían el mayor apoyo para intervenciones particulares. Pero estos costosos estudios son raros. Los ensayos de varios años, que tienen la mejor oportunidad de detectar un impacto en una afección de desarrollo lento como la demencia, son aún más raros. El único estudio que mostró que cualquier intervención en el estilo de vida reduce el riesgo de demencia fue el ensayo de Entrenamiento cognitivo avanzado para ancianos independientes y vitales, lanzado a fines de la década de 1990, en donde un grupo de casi 700 personas mayores sometió a 6 semanas de entrenamiento cognitivo para mejorar su velocidad de pensamiento. Diez años después, tenían una incidencia de demencia un 6% menor que los participantes que no recibieron capacitación. Pero los beneficios del “entrenamiento mental” siguen sin resolverse, y muchos juegos y aplicaciones disponibles comercialmente carecen de pruebas rigurosas que respalden sus afirmaciones.

Muchos investigadores están de acuerdo en que los ensayos multidominio como Maintain Your Brain ofrecen una mejor oportunidad de encontrar efectos significativos REUTERS/Marzio Toniolo
Muchos investigadores están de acuerdo en que los ensayos multidominio como Maintain Your Brain ofrecen una mejor oportunidad de encontrar efectos significativos REUTERS/Marzio Toniolo

Los científicos están ansiosos por precisar el valor de otras intervenciones. Los estudios de observación sugieren que la dieta mediterránea, que es rica en aceite de oliva, pescado y cereales integrales, pero ligera en carnes rojas y azúcares, mejora algunos aspectos de la cognición. Pero ningún ensayo grande, aleatorizado y controlado ha probado los efectos preventivos de cambiar a la dieta, ni la ha comparado con otros regímenes prometedores, como los enfoques dietéticos para detener la hipertensión (DASH), diseñados para reducir la presión arterial. Un estudio de 3 años que concluirá a finales de este año evaluará la intervención mediterránea-DASH para la dieta de retraso neurodegenerativo, que fusiona las dietas mediterránea y DASH, en 600 personas mayores de 60 años que tienen un alto riesgo de desarrollar demencia. Eso podría proporcionar “la primera evidencia de si el cambio de dieta previene el deterioro cognitivo en los adultos mayores,

Sin embargo, la mayoría de los ensayos aleatorizados que se han centrado en un solo aspecto del estilo de vida han resultado vacíos. Muchos investigadores están de acuerdo en que los ensayos multidominio como Maintain Your Brain ofrecen una mejor oportunidad de encontrar efectos significativos. La demencia es el resultado de múltiples causas, según el argumento, por lo que prevenirla requerirá una combinación de intervenciones.

Un trabajo finlandés lanzado en 2009 fue el pionero del género. El estudio finlandés de intervención geriátrica para prevenir el deterioro cognitivo y la discapacidad (FINGER) incluyó a 1260 personas de entre 60 y 70 años que eran susceptibles a la demencia debido a factores de riesgo como la hipertensión. La mitad de ellos participó en un programa intensivo para mejorar su dieta, salud cardíaca, agudeza mental y hábitos de ejercicio. El grupo de control recibió consejos de salud de las enfermeras, pero no recibió ayuda para implementarlo.

El estudio finlandés de intervención geriátrica para prevenir el deterioro cognitivo y la discapacidad (FINGER) incluyó a 1260 personas de entre 60 y 70 años que eran susceptibles a la demencia . REUTERS/Piroschka van de Wouw
El estudio finlandés de intervención geriátrica para prevenir el deterioro cognitivo y la discapacidad (FINGER) incluyó a 1260 personas de entre 60 y 70 años que eran susceptibles a la demencia . REUTERS/Piroschka van de Wouw

El hallazgo de que las personas en el programa intensivo mejoraron sus puntajes en las pruebas cognitivas durante el período de estudio de 2 años electrizó una importante conferencia sobre Alzheimer en 2014, dice Heather Snyder, vicepresidenta de relaciones médicas y científicas de la Asociación sin fines de lucro de Alzheimer. “Fue el primer estudio que demostró en esa escala y alcance que estas intervenciones en sinergia podrían afectar la cognición”. Dos estudios similares, realizados en los Países Bajos y Francia, también sugirieron un beneficio cognitivo en un subconjunto de personas con alto riesgo de demencia. Nadie sabe cuánto tiempo persisten los efectos o si las intervenciones previenen la demencia, pero el seguimiento continuo de los participantes de FINGER podría proporcionar algunas respuestas.

Ahora, los científicos de otros países están organizando ensayos adaptados a las dietas y hábitos de sus poblaciones. Uno de los objetivos de Maintain Your Brain es determinar si las intervenciones multidominio se pueden realizar de forma remota. Los participantes inician sesión en el sitio web de la prueba para obtener capacitación, acceder a materiales como demostraciones de cocina y registrar su progreso.

El estudio de EEUU para proteger la salud del cerebro mediante intervenciones en el estilo de vida para reducir el riesgo, programado para finalizar en 2024, tiene como objetivo reproducir los resultados del ensayo FINGER en la población estadounidense con mayor diversidad racial y étnica. Pondrá a prueba si a los sujetos les va mejor cuando se les asigna un plan específico o cuando tienen la libertad de personalizar el suyo. “Si podemos crear un programa sostenible que sea accesible para todos ... sería un gran éxito”, dice la neurocientífica cognitiva Laura Baker de la Facultad de Medicina de Wake Forest, que dirige el ensayo.

Si los cambios en el estilo de vida pueden detener la demencia o el deterioro cognitivo aún no se ha demostrado por ahora, pero Baker anticipa una montaña de nuevas pruebas. “En los próximos 10 años, veremos si el estilo de vida funciona”, se esperanzó.

SEGUÍ LEYENDO: