La exclusión de 'pesos pesados' de La Francia Insumisa a las legislativas fractura al Nuevo Frente Popular

Guardar

Nuevo

infobae

La formación de izquierda gala La Francia Insumisa ha publicado a última hora de este pasado viernes una polémica lista de 230 candidatos para las elecciones legislativas anticipadas que deja fuera a figuras tan destacadas -- y discordantes -- de la formación como Danièle Simonnet, Raquel Garrido o Alexis Corbière mientras comprende a personalidades polémicas como Adrien Quatennens, condenado por violencia doméstica por abofetear a su mujer, como él mismo reconoció. La lista ha provocado una catarata de reacciones entre los diputados del partido como de sus aliados del Nuevo Frente Popular, la alianza de izquierdas concebida para detener el ascenso de la ultraderecha tras las elecciones europeas. "Preferimos a un hombre que golpea a su esposa, a un perpetrador de violencia doméstica, antes que a los compañeros que tienen el descaro de tener un desacuerdo con el gran líder", ha manifestado en su cuenta de la red social X el diputado saliente (y aliado 'de facto' del partido), François Ruffin, en un mensaje dirigido a la comisión electoral de la formación. "Todos eran conscientes de su papel histórico: unirse, tirar el rencor al río, evitar lo peor, generar esperanza. Pero después de la tragedia, después de la esperanza, vino la farsa. Los dirigentes de La Francia Insumisa, lejos de estar a la altura de las circunstancias, se están rebajando a los peores niveles", ha añadido. Una "oscura" comisión, denuncia Corbière por su parte en su cuenta de X, "que me castiga por expresar críticas a puerta cerrada". "Esto es una vergüenza", ha remachado poco después el diputado en declaraciones a France Info, donde ha denunciado "un ajuste de cuentas totalmente mezquino cuando de lo que se trata es de impedir que la extrema derecha tome el poder". Raquel Garrido, por su parte, ha apuntado directamente al fundador de LFI, Jean-Luc Mélenchon, como responsable de un "sabotaje" para el que ha empleado "métodos repugnantes". La diputada Clémentine Autain tampoco ha podido esconder su consternación. "La extrema derecha está a las puertas del poder, se acaba de formar una reunión sin precedentes en la izquierda y La Francia Insumisa va y decide decide fracturar nuestro movimiento y debilitar la alianza". Corbiére y Autain se referían al Nuevo Frente Popular, la alianza resultante del acuerdo entre la izquierda francesa frente al auge de la extrema derecha y también desbancar al macronismo en las próximas legislativas, previstas para el 30 de junio y 7 de julio. La Francia Insumisa, el Partido Socialista, los ecologistas y el Partido Comunista, cabe recordar, lograron acercar posturas en tiempo récord después de que a comienzos de semana, poco después de que el presidente Emmanuel Macron convocara elecciones a raíz de la contundente victoria de Agrupación Nacional. Otros integrantes de la alianza no se han quedado de brazos cruzados ante la publicación de la lista. Marine Tondelier, secretaria nacional de los Ecologistas (EELV), se ha declarado "muy conmocionada" por lo ocurrido en las últimas horas con las listas de La Francia Insumisa y ha convocado a la cúpula del partido "para ver qué hacemos al respecto". El líder del Partido Socialista, Olivier Faure, ha asegurado por su parte que el Nuevo Frente Popular "no merece verse mancillado por decisiones irresponsables". "Desde anoche estoy intentando resolver el escandaloso desalojo de determinados candidatos. Entonces hablaré", ha indicado en la red social X. A tal punto ha llegado el rechazo a la candidatura de Quatennens que Amy Bah, del colectivo feminista Noustoutes, ha anunciado esta misma mañana su candidatura para competir directamente contra Adrien Quatennens, al que ha descrito como el "talón de Aquiles de la izquierda".

Guardar

Nuevo