Sin pase sanitario, no se puede ir al cine ni a museos: Francia endurece normas contra COVID-19

Un hombre muestra su pase sanitario para un agente de seguridad en frente de la entrada del museo del Louvre en medio del brote del coronavirus (COVID-19) en Paris, Francia, 21 de julio del 2021. REUTERS/Sarah Meyssonnier
Un hombre muestra su pase sanitario para un agente de seguridad en frente de la entrada del museo del Louvre en medio del brote del coronavirus (COVID-19) en Paris, Francia, 21 de julio del 2021. REUTERS/Sarah Meyssonnier

Por Emilie Delwarde y Matthias Blamont

PARÍS, 21 jul (Reuters) - ¿Dónde está su pase sanitario? Los visitantes que deseen entrar a museos, cines o piscinas en Francia no podrán ingresar a tales recintos a partir del miércoles si no muestran el documento que prueba que recibieron la vacuna contra el COVID-19 o tienen un examen negativo reciente.

El pase sanitario, que anteriormente solo se requería para festivales a gran escala o para ir a discotecas, será necesario a partir de principios de agosto para ingresar a restaurantes y bares y para viajes de larga distancia en tren o avión, ya que las autoridades intentan frenar la propagación de la virus y animar a las personas a vacunarse.

La nueva regla sorprendió a algunos el miércoles.

"Estaba realmente enojada (...) No tenía idea", dijo Nelly Breton, de 51 años, después de que le negaron la entrada al museo del Louvre en París porque no había pasado suficiente tiempo desde su vacunación para que su pase de salud fuera válido.

"Pero luego me calmé y entendí que había razones de salud", dijo, y agregó que ahora buscaría una farmacia para hacerse una prueba rápida de COVID-19.

Ahora que la altamente contagiosa variante Delta es la dominante en Francia, son esenciales medidas más duras y no se pueden descartar nuevos confinamientos, dijo el primer ministro Jean Castex al canal de televisión TF1.

Los prefectos regionales ahora podrán tomar nuevas medidas caso por caso, como exigir que algunas empresas cierren antes de lo habitual o exigir el uso de mascarillas al aire libre, como ya ha sucedido en los últimos días en áreas con aumento de infecciones.

Alrededor de un 96% de quienes dieron positivo por COVID-19 el lunes no habían sido vacunados, dijo Castex, y agregó que esperaba que la cantidad de personas que recibieran su primera inyección alcance los 50 millones para fines de agosto, en una población total de 67 millón. La cifra se situaba en unos 38,1 millones hasta el martes.

En el Louvre, Servane de Landsheer, jefe de seguridad del museo, dijo que esta primera mañana de controles de salud iba bien, que la mayoría de los visitantes poseían el documento y los que no lo tenían accedían a hacerse una prueba rápida de COVID-19.

Sin embargo, la aplicación del pase sanitario, un código QR en el teléfono inteligente o en una hoja de papel, ha resultado muy polémica en Francia, lo que ha provocado protestas en todo el país.

A los gritos de "¡Libertad!" y "No al pase sanitario", más de 100.000 personas se unieron a manifestaciones en Francia el pasado fin de semana contra una medida que, dicen, infringe sus libertades. Se esperan más protestas en los próximos días.

(Reporte de Emilie Delwarde, Matthias Blamont, Sudip Kar-Gupta, Ingrid Melander, Matthieu Protard, Claude Chendjou, Escrito por Ingrid Melander; Editado en Español por Ricardo Figueroa)