Por la mínima diferencia, Chelsea se quedó con la victoria ante Manchester City en el estadio Estádio do Dragão

Chelsea sumó de a tres este sábado en el partido correspondiente a la final. La visita hizo el único gol del partido a los 42 minutos del primer tiempo, por medio de Kai Havertz. Después de recibir un pase de Mason Mount, el volante remató al arco desde el área grande y venció al arquero rival, que nada pudo hacer.

La figura del encuentro fue Kai Havertz. El volante de Chelsea se destacó frente a Manchester City ya que convirtió 1 gol, dio 29 pases correctos y robó 3 pelotas.

También fue clave en el estadio Estádio do Dragão, Mason Mount. El volante de Chelsea se destacó frente a Manchester City ya que dio 22 pases correctos y robó 2 pelotas.

Fue un partido con muchas faltas y con numerosas interrupciones. Hubo 3 amonestados: Ilkay Gündogan, Antonio Rüdiger y Gabriel Jesús.

El entrenador de Man. City, Josep Guardiola, dispuso en campo una formación 4-3-3 con Ederson en el arco; Kyle Walker, John Stones, Rúben Dias y Olexandr Zinchenko en la línea defensiva; Bernardo Silva, Ilkay Gündogan y Philip Foden en el medio; y Riyad Mahrez, Kevin De Bruyne y Raheem Sterling en el ataque.

Por su parte, los conducidos por Thomas Tuchel se plantaron con una estrategia 3-6-1 con Edouard Mendy bajo los tres palos; César Azpilicueta, Thiago Silva y Antonio Rüdiger en defensa; Reece James, Jorginho, N'Golo Kanté, Ben Chilwell, Kai Havertz y Mason Mount en la mitad de cancha; y Timo Werner en la delantera.

El árbitro designado para el encuentro fue Antonio Mateu Lahoz.

Chelsea fue superior y logró alzarse con el campeonato este sábado.