O.Próximo.- La UNRWA denuncia la "respuesta desproporcionada" de Israel en Gaza y dice que "se bombardea sin tregua"


Denuncia la falta de acceso humanitario a las víctimas y reclama un alto el fuego

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA) ha denunciado este martes la "respuesta absolutamente desproporcionada" de Israel en sus bombardeos contra la Franja de Gaza y ha resaltado que "se está bombardeando sin tregua ni pausa", lo que impide a las organizaciones humanitarias entregar ayuda a los afectados.

"Los momentos más intensos de bombardeos en 2014 es lo que estamos viendo ahora desde el inicio de la ofensiva", ha dicho la directora ejecutiva de UNRWA España, Raquel Martí, en una entrevista concedida a Europa Press, en la que ha recalcado que esta situación "está impidiendo a las agencias humanitarias poder acceder a las personas que ahora mismo lo necesitan".

Así ha reclamado un alto el fuego o al menos "una pausa humanitaria" o "un pasillo humanitario" para "poder llegar a las víctimas", antes de recordar que hasta el momento han muerto 213 personas en el enclave, entre ellos 61 niños, mientras que más de 1.400 personas han resultado heridas.

"Cada día los grupos de rescate están sacando víctimas mortales debajo de los escombros de edificios residenciales y de unidades familiares. Realmente lo que estamos viendo es que no hay un respeto al Derecho Humanitario y que no se están llevando a cabo las medidas adecuadas para que no haya víctimas civiles", ha resaltado.

Asimismo, ha manifestado que "los desplazados necesitan alimentos, agua, material de protección y medicamentos, aparte de atención psicológica". "Nuestro personal está bajo las bombas y no puede desplazarse", ha criticado, antes de incidir en que "es una situación gravísima que no se había visto en 2014".

Martí ha hecho así referencia a la operación 'Margen Protector', que dejó más de 2.300 muertos en Gaza, la mayoría de ellos civiles, según datos de la ONU. "En 2014 había pausas humanitarias en las que podíamos desplazarnos a atender a las víctimas y entrar material humanitario y distribuirlo", ha relatado.

Por otra parte, ha lamentado que la UNRWA "no tiene autorización para entrar ayuda humanitaria" en Gaza. "Tenemos personal que quiere entrar, que necesita entrar en la Franja, incluido el comisionado general (de la UNRWA, Philippe Lazzarini)", ha sostenido.

Israel había anunciado a primera hora de este martes que abriría el paso de Kerem Shalom para permitir la entrada de bienes, si bien lo ha cerrado después de que un soldado resultara herido por el impacto de un proyectil disparado desde la Franja de Gaza.

Marti ha destacado que en estos momentos hay "más de 47.000 personas refugiadas en 46 escuelas de la UNRWA, si bien no se está pudiendo acceder a ellas". "Necesitamos distribuir combustible, no hay combustible y hay un hospital que ha dejado de funcionar", ha valorado.

ATAQUES "INDISCRIMINADOS"

Martí ha señalado que "están siendo afectados tanto escuelas como guarderías, centros de formación profesional, comercios, industria, hospitales, clínicas". "Todo esto lo que indica es que realmente se está bombardeando indiscriminadamente la Franja de Gaza", ha argüido.

De esta forma, ha apuntado que hay 47 escuelas dañadas, así como seis hospitales y nueve clínicas de atención primaria, antes de agregar que los bombardeos han provocado un "incremento de las necesidades de la atención médica". Asimismo, ha indicado que entre los edificios dañados figura la propia sede central de la UNRWA, que se ha visto "gravemente afectada por los ataques".

Por ello, ha lamentado que "se está viendo afectada toda la infraestructura civil de la Franja de Gaza" y ha hablado de "un castigo colectivo sobre la población de Gaza". "La población civil de Gaza no tiene la culpa de tener un gobierno como Hamás", ha argumentado.

En esta línea, ha dicho que "incluso se están atacando zonas de acceso a hospitales". "Hay muchísimas calles bombardeadas, con lo que no pueden pasar las ambulancias", ha relatado, antes de manifestar que también se ha visto dañada la red de distribución eléctrica, lo que ha reducido las horas de servicio a una media de "entre seis y ocho horas diarias".

Así, ha denunciado que esto ha afectado "muchísimo" a los servicios hospitalarios, "pero también a los de saneamiento y de servicios higiénicos". "Hay aproximadamente unas 250.000 personas que no tienen acceso a agua potable y otras 800.000 que lo están teniendo de forma irregular", ha detallado.

ALARMA POR LA PANDEMIA

Por otra parte, ha hecho hincapié en que entre los edificios dañados por los bombardeos del Ejército de Israel está "la mayor clínica de realización de pruebas de COVID-19". "En estos momentos prácticamente dentro de la Franja de Gaza no se están realizando estos test", ha confirmado.

Así, ha alertado de "un aumento desproporcionado del número de casos" y ha destacado que la situación en Gaza "ya era una catástrofe humanitaria antes de la escalada militar", con índices de contagio "muy elevados" y más del 50 por ciento de ocupación en camas hospitalarias y en unidades de cuidados intensivos.

"Es una catástrofe porque no hay que olvidar que estamos en plena pandemia de COVID-19 y que Gaza en estos momentos tiene índices de contagio mayores que India", ha dicho. "Se ha dejado de hacer test y ha dejado de ser una prioridad el tema del coronavirus", ha advertido.

"Lo que nos vamos a encontrar cuando haya un alto el fuego es que los niveles de contagio a ser elevadísimos y la población que se ha salvado de las bombas lo que va hacer es acabar muriendo por el coronavirus", ha señalado.

Martí ha recordado que "el número de vacunados en Gaza ha sido reducidísimo" y ha añadido que "ahora mismo no se pueden establecer medidas de distanciamiento social y prevención". "A pesar de que estamos intentando repartir kits de protección para la COVID-19 en los centros de acogida, es imposible frenar ahora mismo la propagación del virus", ha sostenido.

Asimismo, ha predicho que "cuando esto acabe, vamos a ser testigos no solamente de la destrucción física de Gaza, sino de la destrucción psicológica de Gaza". "El número de personas con estrés postraumático y con problemas psicológicos que nos vamos a encontrar va a ser elevadísimo", ha reseñado.

"FALTA DE SOLUCIÓN" AL CONFLICTO

En otro orden de cosas, ha apuntado que "lamentablemente, la situación en Gaza está eclipsando lo que está ocurriendo en Cisjordania, donde siguen los enfrentamientos". "En total hay un total de 20 muertos y más de 4.700 personas heridas. Israel está llevando a cabo un número elevadísimo de detenciones", ha resaltado.

Así, ha dicho que la UNRWA "está muy preocupada" porque "la violencia que estamos viendo en Cisjordania no se veía desde la última intifada" y ha argüido que, si bien "la gota que ha colmado del vaso" han sido las órdenes de desalojo en Sheij Jarrá y que se impidiera a los musulmanes acceder a la mezquita de Al Aqsa durante el Ramadán, la situación deriva de la falta de una solución al conflicto palestino-israelí.

"De lo que estamos siendo testigos es de la falta de una resolución a este conflicto, que dura ya demasiado años, a la existencia desde hace más de 73 años de una población desplazada y desposeída como son los refugiados de Palestina", ha manifestado.

Martí ha apuntado "al hecho de que Israel siga ocupando de forma violenta el territorio palestino desde 1967, el hecho de que Israel se haya anexionado ilegalmente Jerusalén Este", así como al aplazamiento de las elecciones legislativas palestinas por la negativa de Israel a permitir el voto en Jerusalén Este.

"Todos estos factores han desencadenado esta desencadenado esta situación, pero lo que hay detrás de todo esto es la falta de solución a un conflicto que dura ya muchísimos años y la falta de protección de la población palestina y la vulneración constante de sus Derechos Humanos", ha zanjado.