Ciencia.-Un prospector de vida para Encélado supera ensayos en Groenlandia

08/04/2021 Un prospector de vida para Encélado supera ensayos en Groenlandia.

Un prototipo de instrumento concebido para buscar vida microbiana en mundos con océanos bajo sus cortezas heladas ha sido probada con éxito en el frío extremo del hielo de Groenlandia.

POLITICA INVESTIGACIÓN Y TECNOLOGÍA
NASA/JPL CALTECH
08/04/2021 Un prospector de vida para Encélado supera ensayos en Groenlandia. Un prototipo de instrumento concebido para buscar vida microbiana en mundos con océanos bajo sus cortezas heladas ha sido probada con éxito en el frío extremo del hielo de Groenlandia. POLITICA INVESTIGACIÓN Y TECNOLOGÍA NASA/JPL CALTECH


MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

Un prototipo de instrumento concebido para buscar vida microbiana en mundos con océanos bajo sus cortezas heladas ha sido probada con éxito en el frío extremo del hielo de Groenlandia.

Científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA han desrrollado WATSON (Wireline Analysis Tool for the Subsurface Observation of Northern ice sheets), un detector de formas de vida en forma de tubo de 1,2 metros de largo, acoplado al taladro profundo desarrollado por Honeybee Robotics.

Una versión más pequeña de WATSON podría viajar algún día a bordo de una futura misión robótica para explorar el potencial de habitabilidad de enigmáticas lunas como Encélado o Europa. El instrumento escanearía el hielo en busca de biofirmas: moléculas orgánicas creadas por procesos biológicos. Si detecta alguno, una versión futura de WATSON, con la capacidad adicional de recolectar hielo de la pared del pozo, podría recolectar muestras para su posterior estudio.

Al utilizar la espectroscopia Raman de láser ultravioleta profundo para analizar los materiales donde se encuentran, en lugar de recuperar inmediatamente muestras de hielo y luego estudiarlas en la superficie de la luna, el instrumento proporcionaría a los científicos información adicional sobre estas muestras al estudiar dónde se encuentran en el contexto de su entorno.

"Sería genial si primero estudiáramos cómo se ven estas muestras en su entorno natural antes de recogerlas y mezclarlas en una suspensión para realizar pruebas", dijo en un comunicado Mike Malaska, astrobiólogo del JPL y científico principal de WATSON. "Es por eso que estamos desarrollando este instrumento no invasivo para su uso en entornos helados: para obtener una mirada profunda en el hielo e identificar grupos de compuestos orgánicos, tal vez incluso microbios, para que puedan estudiarse antes de analizarlos más a fondo y perder su contexto nativo o modificar su estructura".

Para ver cómo podría funcionar el instrumento en la corteza helada de Encelado y las temperaturas extremadamente bajas de la luna, el equipo de WATSON eligió Groenlandia como un "análogo de la Tierra" para las pruebas de campo del prototipo durante una campaña de 2019.

Los análogos de la Tierra comparten características similares con otras ubicaciones de nuestro sistema solar. En el caso de Groenlandia, el entorno cerca del centro de la capa de hielo de la isla y lejos de la costa se aproxima a la superficie de Encelado, donde los materiales oceánicos brotan de los prolíficos respiraderos de la pequeña luna y llueven. Mientras tanto, el hielo destrozado en el borde de los glaciares de Groenlandia cerca de la costa puede servir como un análogo de la corteza helada profunda y deformada de Europa.

Durante la campaña para explorar un pozo existente cerca de Summit Station, una estación de observación remota de gran altura en Groenlandia, se puso a prueba el instrumento. Mientras descendía más de 100 metros, WATSON usó su láser UV para iluminar las paredes del hielo, haciendo que algunas moléculas brillaran. Luego, el espectrómetro midió su tenue brillo para brindarle al equipo una idea de su estructura y composición.

Si bien encontrar biofirmas en la capa de hielo de Groenlandia no fue una sorpresa (después de todo, las pruebas se realizaron en la Tierra), el mapeo de su distribución a lo largo de las paredes del pozo profundo planteó nuevas preguntas sobre cómo estas características llegaron a donde están. El equipo descubrió que los microbios en las profundidades del hielo tienden a agruparse en manchas, no en capas como esperaban originalmente.

"Creamos mapas mientras WATSON escaneaba los lados del pozo y los puntos calientes agrupados de azules, verdes y rojos, todos representando diferentes tipos de material orgánico", dijo Malaska. "Y lo que me resultó interesante fue que la distribución de estos puntos de acceso era prácticamente la misma en todos los lugares donde miramos: no importa si el mapa se creó a 10 o 100 metros de profundidad, estas pequeñas manchas compactas estaban allí".

Al medir las firmas espectrales de estos puntos calientes, el equipo identificó colores consistentes con hidrocarburos aromáticos (algunos que pueden provenir de la contaminación del aire), ligninas (compuestos que ayudan a construir paredes celulares en las plantas) y otros materiales producidos biológicamente (como compuestos orgánicos complejos ácidos que también se encuentran en los suelos). Además, el instrumento registró firmas similares al brillo producido por grupos de microbios.

Los hallazgos han sido publicados en Astrobiology.